Cómo curar un piercing infectado en el ombligo

Cómo curar un piercing infectado en el ombligo

Seguro que alguna vez has visto a alguien con un piercing infectado en el ombligo, una dolencia muy común que puede traer problemas si no se trata a tiempo.

Un piercing es una perforación de la piel con fines decorativos, el cual suele hacerse en muchísimas partes del cuerpo. El piercing del ombligo es uno de los piercing más comunes que existen, sobre todo en mujeres, ya que da un toque impresionante al ombligo de una persona.

Sin embargo, como el ombligo suele ser una zona donde se tienden a acumular bacterias y demás, algo que provoca que el piercing tan bonito que tienes en el ombligo, se convierta en un piercing infectado que te puede causar muchísimos problemas a largo plazo.

Un piercing infectado puede hacer que te quede una cicatriz de por vida, la cual nunca se irá, quedándote un ombligo muy antiestético sin lugar a dudas.Sin embargo, este no es ni mucho menos el peor de los problemas.

He conocido casos muy graves de infecciones por piercing infectado, las cuales te pueden causar desde molestias e infecciones varias que se pasan a los intestinos,hasta la muerte en el peor de los casos.

Si notas como te ha salido pus o que el piercing está de un color que no es normal,seguramente tengas el piercing infectado y tengas que desinfectarlo. Hazlo cuanto antes, ya que si no lo haces podrías sufrir problemas a largo plazo en este sentido.

Si no sabes bien cómo desinfectar el piercing, no te preocupes, ya que has llegado al lugar correcto.Tus plegarias han sido escuchadas y te voy a ayudar a desinfectarlo de una vez por todas, para que puedas volver a tener un ombligo sano y saludable

Agua con sal

En primer lugar, vamos a aclarar que voy a ir subiendo en la escala de remedios para tratar la infección. En primer lugar, empezaremos con remedios caseros, pero luego iremos subiendo hasta los remedios más radicales. Lo que te aconsejo es ir aplicando los remedios caseros por orden, ya que de esta forma podrás ir aliviando los síntomas sin tener que recurrir a remedios más extremos.

El primer remedio que vamos a explicar es el del agua con sal,un remedio muy sencillo,pero eficaz al mismo tiempo. El agua con sal es uno de los mejores desinfectantes que existen a la hora de tratar un piercing en el ombligo, ya que la sal es un eliminador de bacterias de forma natural.

La forma en la cual vas a aplicar este remedio casero es bien sencilla. Lo único que debes hacer es lavar con un poco de agua y sal el piercing varias veces al día. De esta manera, lograrás que se vayan eliminando las bacterias que este contiene, ya que la sal es capaz de eso y mucho más, logrando así una completa desinfección del mismo.

Aplicar calor al piercing infectado

El siguiente remedio casero que vamos a ver es el de aplicar calor al piercing infectado, algo que nos ayudará también a combatir la infección fácilmente, sin gastar demasiado dinero y sin demasiadas complicaciones a la hora de hacerlo.

El calor es un remedio casero muy conocido en este mundillo, ya que sin duda alguna es capaz de eliminar un montón de infecciones a la vez que es capaz de ayudar a eliminar la inflamación producida por las bacterias del mismo.

En este caso lo que debes hacer es aplicar calor al piercing, algo que podemos hacer de varias maneras. La forma que yo más recomiendo es la de aplicar calor con una manta eléctrica, un aparato que es capaz de generar calor con la ayuda de la electricidad.

Además de la manta, también podemos aplicar calor de otras formas, como por ejemplo usando una estufa o usando una compresa con agua caliente, la cual vamos a colocar directamente sobre la superficie del piercing, logrando así que se elimine la infección tal y como nosotros queremos.

La forma de hacerlo es aplicando calor unas 3 veces al día, algo que te permitirá lograr que el piercing vuelva a su estado natural si lo hacemos de la forma correcta y si la infección no está ya muy avanzada.

Cremas con antibiótico

La mayoría de infecciones en el tema de los piercing del ombligo tienen que ver con el tema de las bacterias, ya que es una zona donde entran muchos elementos externos y con ellos las bacterias. Por este motivo, una forma de eliminar la infección es tratando directamente las bacterias con antibiótico.

La mejor forma de hacer esto es usando una crema con antibiótico, la cual nos servirá para eliminar las bacterias que se encuentran en el interior del piercing, haciendo que los síntomas remitan debido a la muerte de estas.

Los antibióticos de crema se deben aplicar directamente sobre la infección para aprovechar al máximo sus efectos. Después de esto, se deben dejar un rato, para que la piel vaya absorbiendo la crema y luego esta haga su efecto y se vayan eliminando las bacterias que se encuentran en nuestro organismo.

Estas cremas se venden en cualquier farmacia y sin duda son uno de los mejores remedios que existen para tratar esta temida infección. Eso si, ya se deben usar cuando hay una infección más grave, en la cual haya pus o algo similar dentro del piercing, ya que sino será muy fuerte.

Peróxido de hidrógeno en caso de pus

El peróxido de hidrógeno es sin duda la solución final y definitiva contra los piercing del ombligo, pero también es la solución más peligrosa si no se sabe usar correctamente. Digamos que es como un potente arma, la cual es tan poderosa que puede dañarnos a nosotros mismos.

La forma en la cual se debe usar esta poderosa arma es aplicándola en la superficie del piercing infectada, algo que provocará la eliminación total de la infección y de la herida incluso. Este producto reseca la piel del piercing infectado y digamos que abrasa a las bacterias literalmente.

Sin embargo, este remedio tiene algunos efectos secundarios si no se usa correctamente. En caso de usarse demasiado, podría haber una resecación extrema de la piel en estas zonas, algo que sin duda es un problema para ti y para la gente que tiene infección en el piercing del ombligo.

Lo que debemos hacer es usarlo sólo cuando la infección es grave y cuando hemos probado los otros remedios caseros y no han tenido ningún efecto, ya que si no hacemos esto, podríamos sufrir graves efectos secundarios a largo plazo, los cuales afectarán no sólo al piercing, sino a nuestra salud en general.

Quitar el piercing

Aunque nos guste mucho el piercing y la estética que nos da, muchas veces digamos que no queda más remedio que eliminarlo completamente del cuerpo, ya que nos podría dar más problemas que beneficios y por ello es mejor su eliminación.

El piercing del ombligo muchas veces es rechazado por nuestro cuerpo, ya que lo ve como un cuerpo extraño y por ello ha generado la infección, para eliminarlo. En este caso lo mejor es quitárnoslo y evitar ponernos un piercing similar.

A veces es debido al material usado en el piercing, ya que por ejemplo la bisutería barata suele causar que la piel se pudra y que por eso tengamos esos problemas. Aparte de eso también tendremos otros problemas con metales y otros productos similares, así que en estos casos debemos tratar de cambiar el material para ver que pasa.

Esto es la prueba de que la salud siempre es más importante que la estética y que por esta razón, nunca se puede anteponer la salud a la estética bajo ningún concepto, ya que si se hace esto,es cuando vas a sufrir problemas de verdad.

Cómo evitar la infección

Como siempre decimos por aquí, la prevención de una enfermedad es su mejor curación, ya que además de evitarnos el dolor de la infección, nos va a resultar más fácil prevenir la aparición de una dolencia que curarla por completo.

En el caso del piercing del ombligo, debemos saber que para evitarlo tenemos que seguir las indicaciones de quien nos ha puesto el piercing, siempre que este sea un buen profesional. Por cierto, si aún no te has realizado el piercing, te recomiendo ponerte en manos de un profesional cualificado para realizar tal tarea.

Este profesional te recomendará correctamente en temas relacionados con la higiene del piercing y su correcto mantenimiento. Si le haces caso,es probable que no te pase nada malo.

Sin embargo, hay casos en los que no se puede evitar la infección, como por ejemplo la alergia a los metales. Antes de realizarte un piercing, te aconsejo realizarte una prueba de alergias, algo que te permitirá comprobar si el metal que te pongan te dará problemas o sin embargo, todo vaya como la seda y no tengas ningún problema de este tipo.

Lo que siempre te recomiendo tener en cuenta es que antes de la estética va la salud. Está muy bien tener un piercing ahí, pero está mejor no tener ninguna infección.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *