Consejos caseros para acabar con las estrías

0 869

Muchas personas saben lo molestas y desagradables que son las estrías, esas marcas en la piel que dan mal aspecto cuando aparecen en los lugares más inoportunos de nuestro cuerpo, obligándonos a disimularlas de cualquier forma. Estas extrañas marcas en la piel, suelen asociarse mayormente a las mujeres embarazadas, atribuyéndole como causa el repentino cambio de peso que se sufre. Pero la verdad es que todas las personas, incluyendo a los hombres, pueden tenerlas en cualquier momento y en diferentes lugares del cuerpo, y tanto sus causas como su apariencia son diversas.

 

Todo lo que debes saber sobre las estrías

Hay mucho que desconocemos de ellas. Algunas son diferentes a otras, a veces desaparecen solas, a veces no; pican, arden y en ocasiones ni siquiera nos damos cuenta que llevan tiempo allí. Así que aquí te presentamos todo lo que debes saber sobre las infames estrías.

¿Qué son y cómo puedo reconocerlas?

Las estrías son marcas en la piel de características finas y alargadas, éstas principalmente ocurren cuando la piel se estira o se encoje debido a cambios bruscos de peso en un corto plazo de tiempo. Cuando la piel se estira de esa forma, lo que sucede en su interior es que el colágeno que se encuentra en ella se rompe y se forma esta especie de cicatriz como evidencia de eso. Al principio, las estrías suelen ser rojas y abultadas, que es cuando más molestas son, pues producen ardor y picor. Luego de un tiempo, van atenuando poco a poco su color y se tornan blancas nacaradas con un aspecto más delgado y fino. Este proceso puede llegar a tomar hasta un año, y dependiendo de lo graves que sean. Las estrías pueden desaparecer hasta perderse en la piel o simplemente no lo hacen.

Causas

Genética:

Las estrías pueden tener un trasfondo hereditario, pero no es tan contundente como marcas en la piel (por ejemplo, los lunares), pues las estrías no están escritas en el código genético destinadas a aparecer de la misma forma y en el mismo lugar en cada miembro de esa línea de parentesco. Lo cierto es que la elasticidad de la piel sí es algo que tenemos registrado en nuestro ADN y que se transmite a la siguiente generación, por lo que si tus padres no tienen mucha elasticidad en la piel, probablemente tú tampoco la tengas y eso aumenta el riesgo de producir estrías.

Efectos hormonales:

Estos casos se ven principalmente en adolescentes y mujeres embarazadas, mas no se trata de una hormona que afecte directamente a las células de la piel, produciendo las estrías como consecuencia; sino que consiste en el crecimiento rápido de los individuos afectados por las hormonas que obligan a la piel a estirarse violentamente produciendo así la ruptura del colágeno.

Actividad física excesiva:

Una persona que practique un actividad física, como el levantamiento de pesas, y no prevenga el agrandamiento de sus músculos, dejando que estos aparezcan rápidamente y sin control, aumenta el riesgo de aparición de las estrías.

Deshidratación:

La piel es un órgano que necesita mantenerse hidratado para cumplir parte de sus funciones en el organismo. Una piel reseca y áspera no tiene las mismas cualidades elásticas que una más suave y tersa, por lo que la hidratación es fundamental para evitar el quiebre en su interior.

Estrés:

Una vida agitada, preocupaciones, angustia y todo lo relacionado con el estrés tiene un impacto negativo en nuestro organismo, pues estas situaciones evitan que las células se alimenten apropiadamente de oxígeno y como consecuencia, órganos como la piel, a falta de células sanamente oxigenadas no puede estirarse y el quiebre en ella es inevitable.

 

¿Dónde son más comunes?

Las estrías saldrán donde exista el quiebre del colágeno, donde la piel se estire o se contraiga bruscamente, ellas no discriminan las partes de nuestro cuerpo para aparecer. Sin embargo, suelen ser más comunes en lugares como los glúteos, las caderas, los senos, el abdomen, brazos y hombros, muslos, rodillas y lugares tan poco comunes como la cara.

Riesgos

Las estrías una vez que han aparecido han realizado ya el mayor daño que pueden causar a nuestro cuerpo; por ende, el riesgo que ellas representan a nuestra salud es absolutamente nulo. Sin embargo, los daños emocionales que ellas representan, son considerables.

Muchas personas tienen estas terribles marcas, y a pesar de que la mayoría no las presume con orgullo, las asumen como algo que no pueden remediar (aunque sí es posible). Sin embargo, algunas personas se sienten en extremo acomplejadas por ellas, al punto de que tienen vergüenza de exhibirse ante cualquiera. Para éstas personas, existe un gran temor de ser juzgadas por los demás, sufren de baja autoestima y no disfrutan de interacciones sociales comunes como lo sería un día en la playa o la alberca.

Cómo prevenirlas

Seguro piensas que es difícil prevenir algo que no sabes dónde ni cuándo va a aparecer. ¿Parece algo imposible, verdad? La realidad es que hay muchas maneras de prevenir las estrías, en especial una vez que sabemos las qué la causan y por qué aparecen.

Bebe mucha agua:

Anteriormente mencionamos los efectos de la deshidratación en la piel. No es de extrañar entonces, que mantenernos hidratados sea el primer paso para evitar las estrías.

Cremas hidratantes:

No solo debemos mantenernos saludables por dentro, sino también complementar nuestra hidratación directamente en la piel. Desde una crema sencilla hasta una con altas propiedades pueden ser de mucha ayuda. Lo importante es que diariamente apliquemos crema en la piel en las zonas donde las estrías son más propensas.

Vitaminas:

Que nunca falten en tus alimentos vitaminas del tipo A, B y E, que son fundamentales para propiciar y mantener el perfecto estado de la piel y sus cualidades.

Masajes:

Para intensificar los efectos y prevenir de una manera óptima la visita de las estrías, puedes masajear las zonas que son más vulnerables para nuestra piel. Ésta es una práctica ideal para los jóvenes en crecimiento, las mujeres embarazadas y aquellas personas que estén atravesando por cambios bruscos en su peso. Tenemos que ayudar a la piel a que se acostumbre a periódicamente a su nueva forma, y la mejor forma de lograrlo es a través de los masajes.

 

¿Cómo eliminarlas profesionalmente? 

Los expertos en dermatología, entienden lo molestas que son estas terribles marcas para las personas que las padecen, y es por eso que hoy en día existen diversos procedimientos que pueden ayudarte a salir de ellas y olvidarlas para siempre. ¡Pero aguarda! Al no ser consideradas un riesgo para la salud, no encontrarás servicios públicos para tratar a las estrías, pues se les considera más un problema estético que médico; por lo tanto, estos procedimientos suelen ser altamente costosos.

 

Métodos no invasivos

Los centros de estética tienen a su disposición métodos no invasivos realmente eficaces para resolver el problema de las estrías. Uno de ellos es la Mesoterapia Virtual, una técnica que consiste en introducir los principios activos en la dermis, a través de electroporación, el cual es un tipo específico de corriente. En otras palabras, introducen en la piel diversas sustancias que restauran el colágeno. Básicamente el resultado regenera la piel haciendo que las estrías desaparezcan. El Peeling químico es también un método no invasivo eficaz contra la aparición de las estrías, que actúa sobre las capas superficiales de la piel. Otra solución profesional es la Radiofrecuencia, un procedimiento donde a través de un choque térmico se genera elastina y colágeno. Es importante aclarar que en cualquiera de éstos métodos es necesario dejar que la piel atraviese un proceso de regeneración progresivo.

 

Tratamientos según el nivel de las estrías

Existe un tratamiento que utiliza láser para la eliminación de las estrías. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no es lo mismo tratar un estría joven que una ya madura, pues lo daños en la piel de la primera son recientes y más simples de remover, mientras que en estrías con más tiempo, mejor conocidas como estrías blancas, los daños llevan tiempo asentándose en la piel. Éste tratamiento con láser, introduce microrayos de energía que a su vez generan microcolumnas de coagulación para remodelar las propiedades naturales de la piel, lo que a su vez corrige la pigmentación superficial que es lo que vemos en las estrías rojas. De igual forma se utiliza éste tratamiento para las estrías maduras, con la diferencia de que se procura introducir el láser en un nivel mayor de profundidad, complementándolo con un tratamiento de mesoterapia para conseguir mejores resultados.

 

Remedios caseros

¡De acuerdo! Ya sabemos por qué estás aquí, más allá de los métodos profesionales que existen para eliminar las estrías, lo cuales implican muchas sesiones largas e interminables que cuestan mucho, estás buscado una solución que esté a tu alcance mientras que te ahorras algo (o más bien mucho) de dinero. Pues aquí podrás hallar algunos remedios simples que pueden ayudarte a reducir notablemente las estrías con ingredientes que consigues en casa o en el súper que cuestan muy poco.

Café:

Luego de que prepares tu café de las mañanas, no deseches los desperdicios del café. Resérvalo y mézclalo con alguna crema hidratante que tengas en casa (no importa su composición, la crema sólo sirve para darle forma a esta pasta de café). Unta la pasta de café en el área afectada procurando masajearla suavemente. La textura arenosa del café actuará de exfoliante y profundizará en las estrías, luego déjalo secar por media hora y retíralo con abundante agua. Repite este procedimiento cada dos días por tres meses y los resultados te sorprenderán.

Aceite de ricino:

El aceite de ricino es conocido por sus propiedades curativas en el tratamiento de la piel, por lo que no es de extrañarnos que sea beneficioso a la hora de combatir las estrías. Aplica un poco de aceite de ricino en el área que necesites tratar y masajea durante 15 minutos, luego retira el aceite con una toalla húmeda y a continuación aplica calor en la zona tratada con la ayuda de una bolsa de agua caliente durante 30 minutos. Repite este tratamiento todos los días durante un mes.

Áloe vera:

No hace falta decir que el áloe vera es uno de los remedios naturales más populares y eficaces del mundo. Coja una penca de esta planta, extraiga el gel de su interior, frótelo a lo largo y ancho de la superficie afectada por las estrías y luego de unos minutos limpie con un paño húmedo. ¡Así de simple! Los resultados se harán evidentes a lo largo de unas semanas.

Jugo de limón:

El ácido que contiene el jugo de limón tiene propiedades que ayudan a reducir las estrías y otros padecimientos de la piel. Aplique un masaje en forma circular en las estrías con el jugo de limón durante 10 minutos diariamente. Evite exponerse al sol durante este procedimiento ya que podría causar manchas en la piel.

Claras de huevo:

Las claras de huevo son ricas en proteínas y aminoácidos que son beneficiosas para el tratamiento contra las estrías. Aplique una capa gruesa de claras de huevo sobre la piel utilizando un pincel o brocha, deje secar por completo y enjuague. Repita diariamente estos simples pasos y en dos semanas notará la diferencia.

Manteca de cacao:

¿Sabías que la manteca de cacao es utilizada para combatir arrugas y líneas de expresión? Imagina lo que puede hacerle a tus estrías. Sólo es necesario aplicar un poco en ellas cada día para hidratar la zona, al cabo de unos meses habrás notado el cambio.

Aceite de oliva:

El aceite de oliva contiene entre sus propiedades agentes antioxidantes y nutrientes que son beneficiosos en el tratamiento de la piel. Sólo es necesario aplicar un poco de aceite ligeramente caliente en el área afectada y masajear durante unos minutos todos los días. Al poco tiempo notarás los cambios.

Jugo de patata:

La patata es rica en minerales y vitaminas que promueven la restauración de la piel. De una patata mediana, tome dos rebanadas gruesas y frótelas sobre las estrías, cuando el jugo se seque enjuague la zona con agua tibia.

Azúcar:

El azúcar es un exfoliante natural, el cual favorece enormemente en el tratamiento de lesiones de la piel. Mezcla el azúcar con un poco de aceite y frótalo en círculos en la zona afectada por las estrías durante 30 minutos cada dos días. En pocos meses verás como habrán desaparecido.

Glicerina y limón:

Una excelente manera de mantener la piel hidratada es agregando algunas gotas de glicerina en la mitad de un limón para luego frotarlo directamente en las estrías durante 10 minutos. Hay que repetir este proceso dos veces al día hasta ver los resultados.

 

La piel es un órgano flexible capaz de modificarse drásticamente para cumplir con nuestro crecimiento y en otras etapas importantes de nuestra vida, es por esta razón que debemos procurar el mejor cuidado para ella. Mantenernos hidratados es el primer paso para prevenir no solo las molestas estrías, sino también cualquier daño que ésta pueda sufrir, ya que a pesar de ser resistente también es altamente vulnerable.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.