Cómo hacer mascarillas de té verde

0 620
 ¿Conoces las propiedades antioxidantes qué tiene el té verde? ¡son muchas!  Lo puedes tomar como infusión e incluso lo puedes usar de forma tópica para tú piel. Será una mascarilla muy barata, pues ¿quién no tiene en casa una bolsita de té verde? ¡seguro que si! Te vamos a enseñar a cómo hacer mascarillas de té verde ¡te sorprenderán!
¿Conoces las propiedades antioxidantes qué tiene el té verde? ¡son muchas!  Lo puedes tomar como infusión e incluso lo puedes usar de forma tópica para tú piel. Será una mascarilla muy barata, pues ¿quién no tiene en casa una bolsita de té verde? ¡seguro que si! Te vamos a enseñar a cómo hacer mascarillas de té verde ¡te sorprenderán!

¿Qué mascarillas de té verde puedo realizar desde la comodidad de mi hogar?

Mascarilla de té verde con harina preparada de arroz

Ingredientes de esta mascarilla:

  • Tendrás que tener una bolsita de té verde.
  • Harina hecha de arroz. Solo necesitarás cinco cucharaditas pequeñas de este preparado.

Mascarillas de avena, yema de huevo y té verde

Ingredientes:

  • 4 bolsas de té verde.
  • Crema de cara que tenga la función de hidratación.
  • Sal de mesa
  • Avena

Mascarillas de miel, avena y té verde

Ingredientes:

  • Agua.
  • Algunas bolsas de té verde.
  • Una cucharada con vitamina C (en la mayoría de los sitios la venden en formato de polvo)
  • Algunas cucharadas de miel natural.
  • Dos cucharadas de avena, pero que no esté grumosa.

Mascarillas de harina de arroz con té verde de bolsita

Pasos para preparar esta mascarillas con té verde

  • Calienta en el microondas una taza de agua. No metas la bolsita mientras estés calentando el agua. Si lo haces la bolsita puede perder muchas propiedades. Saca el agua caliente del microondas y deja la bolsita en su interior durante un gran rato. Esta bebida la deberás de dejar enfriar. Si tienes prisa la puedes meter en la nevera.
  • Más tarde coge tres cucharaditas del té que hemos enfriado y la unes a cuatro de harina fabricada en arroz. No pongas más de la cuenta para que la mezcla no se quede grumosa. Tendrá que aparecer una mascarilla que sea fácil de poner en el rostro. Si la pasta queda espesa ¡no importa! Podremos poner más té verde en ese caso.
  • Si lo deseas puedes añadir un poco de plátano en pequeños trozos. Cualquier fruta puede aportar a esta mascarilla algo positivo por el poder que tienen estas. Si al final te decides no olvides que todas las frutas tienen que ser aplastadas para su mejor aplicación.

¿Cómo procedo?

  • Tendrás que lavarte la cara con agua abundante y si quieres puedes usar el limpiador que a diario usas. Cuida tú cara y no te seques de forma brusca. La mejor manera será cogiendo una toalla y dando pequeños toquecitos en el rostro.
  • Es el momento de ponerte la pasta en el rostro, cuello y escote ¡no lo olvides!
  • Deja esta pasta en el rostro por media hora.
  • Coge el mejor exfoliante que tengas y lava tú cara para quitar la pasta. Con este gesto arrastrarás todas las impurezas que haya.
  • Cuando acabes de exfoliarte te colocarás tú crema de diario y seguro que te sentirás muy suave y fresca. Esta mascarilla la puedes poner en tú cara, cuello y escote una vez por semana. Si abusas de ella no pasará nada, pero lo mejor será que atiendas a las reglas.

¿Conoces las propiedades antioxidantes qué tiene el té verde? ¡son muchas!  Lo puedes tomar como infusión e incluso lo puedes usar de forma tópica para tú piel. Será una mascarilla muy barata, pues ¿quién no tiene en casa una bolsita de té verde? ¡seguro que si! Te vamos a enseñar a cómo hacer mascarillas de té verde ¡te sorprenderán!

Mascarillas de avena, yema de huevo y té verde

Preparación

  • Primero tienes que coger cuatro bolsas de té verde. Tendrás que romperlas y ponlas en un recipiente.
  • Una vez lo tengas todo en un recipiente pondrás un poco de crema de día.
  • Pon sal. Como sabes este elemento es fundamental para poder exfoliar la cara.
  • Se echan dos huevos y agua.
  • Para darle un buen toque a la mascarilla agrega avena.
  • Haz una pasta con todos los elementos que has añadido al recipiente. Mueve todo muy bien para evitar los grumos.
  • Calienta un poco de agua y lávate la cara.
  • Cuando esté bien limpia se puede echar la pasta que hemos preparado. Déjala actuar por media hora.
  • Para quitarte la mascarilla usa agua tibia.
  • Ponte la crema de día que uses de forma habitual.

Mascarillas de miel, té verde y avena

Preparación

  • Con esta pasta conseguirás aportar a tú rostro mucha vitamina C. Esta ayuda a dar mucha luz y vida al rostro. Cuando tengas un rostro graso ¡no lo dudes! ¡usa esta mascarilla!
  • Pon agua caliente con un poco de té verde. Si quieres puedes usar una bolsa con esta hierba.
  • Saca la bolsa del agua y pon un poco de líquido en el recipiente que vayas a usar para realizar esta pasta. Tendrás que esperar a que esta pasta no esté caliente.
  • Pon a calentar agua y coloca la cara encima. Los poros te lo agradecerán.
  • Puedes limpiar la cara con el limpiador que uses de forma habitual.
  • Coge la miel y únela a la avena. Si usas mucha miel la pasta será mucho menos densa y si pones mucha avena será más densa. Tienes que ver que mezcla prefieres. Dependerá del gusto de la persona que se va a aplicar la mascarilla. Procura  no echar bastante vitamina para que el rostro no se enrojezca.
  • Contra más vitamina pongas en el recipiente más complicado será quitarse la pasta.
  • Cuando tengas la pasta terminada te la puedes poner en la cara, cuello y escote. Deja actuar durante cuatro horas. No te la quites antes. La miel te ayudará a tener mayor suavidad en la piel de la cara.
  • Si ves que la pasta te pesa demasiado en la cara podrás poner un poco de pliego vegetal pegado. La pasta se tiene que cuartear antes de secarse y tenderá a desprenderse. Puede ser que la tengas durante horas en el rostro y la pasta aún esté algo líquida ¡no te asustes! La miel es un elemento que no traspasa con facilidad la piel, pero que ayuda a producir colágeno

¿Conoces las propiedades antioxidantes qué tiene el té verde? ¡son muchas!  Lo puedes tomar como infusión e incluso lo puedes usar de forma tópica para tú piel. Será una mascarilla muy barata, pues ¿quién no tiene en casa una bolsita de té verde? ¡seguro que si! Te vamos a enseñar a cómo hacer mascarillas de té verde ¡te sorprenderán!

Consejos que puedes llevar a cabo para realizar mascarillas con té verde

  • Puedes usar la crema que uses de forma habitual junto con un poco de glicerina. La crema se potenciará con la ayuda de este elemento.
  • Usa papaya o níspero. La utilización de las frutas en la belleza es primordial. Puedes preparar pastas con agua, limón, y té verde. Otra opción sería la de usar papaya en la mascarilla con un poco de té verde. Otra fruta estupenda es el níspero. Toda fruta mezclada con té verde ayudará a rejuvenecer tú piel.
  • Tienes que ser una persona muy constante cuando se trata de belleza. De nada vale que un día te pongas una mascarilla y que no lo vuelvas a hacer pasado un mes.  Las mascarillas se usarán dependiendo del tipo de piel que se tenga. Si la tienes grasa la podrás usar más veces y si la tienes seca mucho menos. Si no la uses de forma conveniente no vas a ver resultados buenos, ni tarde ni temprano.
  • No uses ciertos elementos en tú piel sin probarlo antes en una zona pequeña de ella. Algunos componente aunque sean naturales puedes dar estados alérgicos. El té verde no suele causar ninguna alergia, es más muchas veces se usa para tratarlas. Puedes ser de esas personas que le da alergia todo. Prueba un poco de té verde en el tobillo y verás si tú piel se pone roja. Después de su aplicación tendrás que esperar al menos dos horas para ver si tienes alguna alergia. Si eres de esas personas algo delicadas lo mejor que puedes hacer es no experimentar nada desde casa. Sabemos que cuesta y mucho y más cuando se ven post como el que traemos.
¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.