Tónicos faciales caseros y naturales para un cutis limpio y luminoso

0 1.040

Tener la piel limpia, luminosa e hidratada a veces es el mejor maquillaje que cualquier persona podría tener. Si tenemos una piel que se ve sana, sin manchas, sin granos ni sequedades, podríamos permitirnos el lujo de dejar de un lado el maquillaje para lucir con orgullo nuestra piel perfecta.

Pero esto es muy complicado, ya que muy poca gente consigue tener la piel tan sumamente sana como para permitirse no usar maquillaje nunca más. Los cambios hormonales, la contaminación, la falta de sueño, el usar productos que no son adecuados para nuestra piel, maquillarnos en exceso, no quitar bien ese maquillaje o incluso el estrés o la mala alimentación pueden producir que nuestra piel se resienta, haciendo que pierda su hidratación, que nos salgan granos o que se favorezca la aparición de arrugas.

Por eso es tan importante cuidarnos; si estamos sanos, nuestra piel también lo estará. No debemos perder de vista el estado de nuestra piel, ya que dependiendo de cómo esté, podremos saber cómo de bien o de mal está nuestra salud. Si todo dentro de nosotros funciona correctamente, nuestra piel lo demostrará estando visiblemente más sana.

Una vez que hayamos tenido en cuenta eso y sepamos que nuestra salud está perfectamente, es hora de aprovechar los trucos que te traigo hoy para poder lucir una piel todavía mucho más bonita y más radiantes. En este artículo te hablaré de una serie de tónicos que podrás hacer tú mismo en tu casa, con elementos naturales, no abrasivos y que no contienen ninguna sustancia perjudicial para tu piel.

Además, contaras con la ventaja añadida de que sabrás qué ingredientes estás usando en cada tónico, lo que significa que reducirás los riesgos de sufrir cualquier tipo de alergia.

Cuando compras un tónico o una crema en una tienda, muchas veces no sabes qué ingredientes lleva, de manera que puede que al llegar a casa y probarla, te des cuenta de que alguno de los ingredientes que contiene no es apto para tu piel, porque te ha hecho reacción. Por eso siempre es recomendable probar cualquier producto en un trocito pequeño de nuestra piel, para ver cómo reacciona esta ante los ingredientes de ese nuevo producto. Así nos aseguraremos de que si, por lo que sea, nos da alergia, solo nos afectará a una parte mínima de nuestra piel.

Beneficios de usar tónicos.

Estos tónicos tienen el objetivo de hidratar tu piel, pero sobre todo de limpiarla y eliminar el exceso de suciedad y grasa que se queda dentro de tus poros. Esta suciedad puede venir por la contaminación del entorno en el que vives, o porque tu propia piel tiene un alto nivel de grasa y hace que los poros se obstruyan. Estos poros obstruidos son el entorno óptimo para que las bacterias se reproduzcan, dando lugar a los horribles y antiestéticos granos que a todos nos salen de vez en cuando. Por eso, una piel limpia es lo único que necesitaremos para tener una piel luminosa y muchísimo más bonita.

Tónico de pepino.

El primer tónico que te traigo es uno que está hecho a base de pepino y limón. Su preparación es extremadamente sencilla, ya que solo tendrás que licuar un pepino y añadirle el jugo de medio limón. Este tónico lo podrás usar cada noche, después de desmaquillarte, respetando siempre la zona del contorno de los ojos y de los labios, para evitar que se te irriten. El pepino es muy conocido por su gran contenido en agua, por lo que hidratará muchísimo tu piel. Y el limón es un gran limpiador que tiene la cualidad de ser bactericida, por lo que te ayudará a terminar con las bacterias que se acumulan dentro de tus poros y hacen que te salgan espinillas o puntos negros. Puedes conservar este tónico durante más o menos una semana, siempre que lo tengas dentro de la nevera. Y tienes que tener en cuenta de que es ideal para las pieles que tienden a ser grasas, ya que la acidez del limón te ayudará a que los niveles de grasa se reduzcan. Si tienes la piel seca, evita usar este tónico porque conseguirás el efecto contrario: si lo usas, tu piel se secará todavía más y probablemente te acaben saliendo más granos.

Tónico de agua de rosas.

El siguiente tónico tiene muchísimas cualidades. Es el que se obtiene del agua de rosas. Si tienes rosas en casa, puedes preparar el agua tú mismo, dejando unos cuantos pétalos de rosa a remojo durante toda la noche y después colando el resultado. Esa agua resultante es altamente beneficiosa para tu piel. Si no dispones de pétalos de rosa para hacer tú mismo el agua, siempre puedes comprarla en una farmacia, herbolario y en algunas tiendas especializadas en cosmética. Si quieres todavía conseguir más beneficios, a esa agua puedes echarle unas gotitas de aloe vera, para añadir la capacidad de regeneración que tiene esta planta. Usar el tónico de agua de rosas ayudará a limpiar tu piel suavemente, ya que sus componentes son muy delicados y respetuosos con tu piel. Al ser astringente, también eliminará las bacterias de tus poros. Además, te ayudará a terminar con las zonas rosadas de tu piel, que te hayan salido como consecuencia de alguna irritación, por ejemplo.

Tónico de vinagre de manzana.

Otro tónico muy eficaz y cuya elaboración es súper sencilla es el que procede del vinagre de manzana. Este vinagre tiene muchísimas propiedades, pero la que a nosotros ahora nos interesa es que si lo usamos podemos conseguir mantener el pH de nuestra piel en los niveles apropiados.

El tener un buen pH de la piel es imprescindible, ya que gracias a ello conseguimos tenerla hidratada, evitando la sequedad y, por lo tanto, evitando también que nuestra propia piel tenga que crear sebo para mantenerla hidratada, generando la aparición de granos y puntos negros.

La elaboración de este tónico, como he dicho, es muy sencilla, ya que únicamente tendrás que mezclar tres partes de agua con una de vinagre de manzana. Procura que el vinagre sea de calidad y ecológico. Intenta también encontrar uno que no esté pasteurizado, para garantizar así su pureza y asegurarte de que todos los nutrientes se mantienen intactos y que obtendrás todos sus beneficios una vez que lo uses. Entiendo que este tónico te eche para atrás por el olor que posee el vinagre. Pero no te preocupes, porque al estar tan diluido en agua, el olor desaparecerá de tu piel en unos minutos después de que uses el tónico. Así que espero que el olor del vinagre no te impida usar este tónico que es tan beneficioso para tu piel, porque los resultados merecen la pena.

Tónico de romero.

Uno de los tónicos caseros que más me gusta es el de romero. Su elaboración no es tan sencilla como todas las anteriores que te he enseñado, pero lo cierto es que merece la pena invertir un poco de tiempo en hacer este tónico, ya que sus beneficios son muchos y los resultados son increíbles. Para realizar este tónico necesitarás ramas de romero, agua destilada y vinagre de manzana. Tendremos que poner el romero en el vinagre de manzana y dejarlo macerar en el líquido durante un par de días. Después colaremos la mezcla y el líquido que haya resultado de esa maceración lo tendremos que mezclar con agua a partes iguales. Es decir, que si te han salido cien mililitros de vinagre, tendrás que echarle otros cien de agua. Es importante que el agua sea destilada, para asegurarte de que es lo más pura posible. Si este remedio te gusta pero no puedes esperar a que el romero macere, otra solución es simplemente echar unas gotas de aceite esencial de romero en un poco de agua destilada. Esa mezcla también te servirá de tónico, pero no te estarás aprovechando de los beneficios del vinagre de manzana que, como ya te dije en el remedio anterior, son muchos, sobre todo para equilibrar el pH de la piel, que es imprescindible para que esta se vea sana y luminosa.

Tónico de zanahoria.

También puedes usar un tónico de zanahoria. La zanahoria es altamente conocida por su gran contenido en betacaroteno, que tiene la propiedad de proteger nuestras células de los rayos del sol. El tónico es simple: basta con licuar unas zanahorias y esparcir el resultado por nuestra piel, para después aclararla con agua tibia. Lo óptimo sería que también ingirieras ese zumo de zanahoria para que la protección de tus células fuera mucho mayor. Pero no olvides usar protección solar, ya que este tónico por si solo no es apropiado para una exposición de la piel al sol.

Tónico de almendras.

Si tienes la piel muy seca, tu tónico ideal es el de almendras. Es tan sencillo de preparar como mezclar cien mililitros de agua destilada con unos 30 de aceite de almendras. Si quieres, para darle un toque original, puedes añadir a esa mezcla unos pétalos de rosas, para que dejen un aroma muy bueno y femenino. Antes de usarlo, agita bien el recipiente donde tengas el tónico, para que el aceite de almendras se mezcle con el agua (ya sabes que por sus diferentes densidades, estos dos líquidos se quedaran separados cuando estén en reposo). Es altamente nutritivo y muy recomendado para aquellas personas que sufran sequedad en la piel. A mí es uno de los que más me gustan, sin ninguna duda. Si te apetece, también sustituir el aceite de almendras por aceite de argán, por ejemplo, que también tiene muchísimas propiedades nutritivas y será muy bueno también para tu piel.

Tónico de rosa mosqueta.

Si tienes una piel que está castigada por la edad, una buena opción es usar un tónico de rosa mosqueta. La rosa mosqueta tiene propiedades regenerativas, de manera que ayudará a tus células a regenerarse más rápidamente y a dar a tu piel un aspecto mucho más luminoso y sano. Para este tónico tendrás que mezclar cien mililitros de agua destilada con unos veinte de esencia de rosa de mosqueta que podrás comprar en cualquier herbolario. Si quieres puedes añadir a la mezcla unas gotas de aloe vera para que el efecto regenerativo sea muchísimo mayor, ya que estos de elementos ayudan a las células y además tienen propiedades cicatrizantes, por lo que te ayudarán a eliminar las manchas y las marcas que tengas en tu piel.

Tónico de té verde.

El último tónico que te traigo es maravilloso para las pieles grasas, ya que tiene la capacidad de nivelar los niveles de sebo de la piel. Para ello necesitarás una taza de té verde, media taza de manzanilla y el zumo de medio limón. Mezcla bien los tres ingredientes y después aplícatelo por toda la cara. El té verde tiene muchas propiedades antioxidantes y la manzanilla es muy beneficiosa para la piel. Además, el limón es astringente, por lo que te ayudará a controlar los niveles de grasa de tu piel. Puedes usarlo cada mañana y después de dejarlo en tu rostro durante unos diez minutos, retira la mezcla con un poco de agua tibia. Tu piel se verá más sana al instante.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.