Respuestas Específicas a preguntas sobre la Salud. Encuentra la respuesta a tu pregunta sobre la temática Salud de la mano de Expertos

Cómo mejorar mi autoestima

0 67

Si has pensando en algún momento ¿cómo mejorar mi autoestima? Continúa leyendo porque te vamos a contar unos consejos para elevar la confianza en uno mismo.

En este mundo actual que vivimos, es imprescindible contar con una autoestima que te respalde en esta jungla de hormigón. Si no tienes la suficiente confianza en ti mismo, esta vida te acaba comiendo a pedacitos.

Por eso nos centramos en el artículo de hoy en cómo mejorar mi autoestima. Exponer unos ejercicios, unas pautas que pueden ayudar a ganar confianza en uno mismo. Tener una buena autoestima, es favorecer la salud mental y física.

Autoestima

La opinión que tenemos sobre nosotros mismos, nuestras cualidades, modos de sentir, capacidades o maneras de pensar que nos atribuimos, construyen nuestra propia imagen personal.

La autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos basándonos en las sensaciones y experiencias que nos han ido ocurriendo durante nuestra vida. Nos podemos sentir inteligentes o estúpidos, válidos o inútiles, nos aceptamos o no.

Esta forma de auto examen resulta muy importante. Esto es así porque determina en gran parte la realización de nuestros logros en la vida y nuestro potencial como persona.

Aquellas personas que cuentan con una buena autoestima, es decir, que se sienten bien consigo mismas, son capaces de enfrentarse y resolver los problemas que la vida plantea. Por otra parte, aquellas personas cuya autoestima es baja suelen tener un límite auto-impuesto y fracasar.

Cómo mejorar mi autoestima

Cómo mejorar mi autoestima

La autoestima se puede trabajar y mejorar. Podemos potenciar nuestra autoestima haciendo uso de varias técnicas:

Convierte lo negativo en positivo

Nunca te des por vencido a la hora de pensar en positivo. Procura dar la vuelta a todo lo que parezca negativo o que no tiene solución.

Todo en la vida tiene una parte positiva, aunque muchas veces, es casi imposible poder verla. Tienes que hacer el esfuerzo de llevar tu persona hacia el lado positivo. Si pierdes el trabajo, es la oportunidad de comenzar una etapa nueva, y quizá mejor.

Atrévete un poco más

Intenta ir un poco más allá. Trata de superar donde terminaste por última vez. Sin pasar el límite, no es necesario forzar.

Estas pequeñas superaciones te darán una gran confianza. Si te parece necesario, acompáñate de alguien o también puedes pedir ayuda.

Hoy solamente

En determinados momentos puedes tener la intención de emprender nuevas cosas, que implican un grado de compromiso que no estás seguro de querer adquirir.

Por ejemplo, puede ser ir a clases de guitarra o quedar con alguien nuevo.

Quedar con alguien nuevo no te obliga a que tengas que volver a hacerlo. Lo mismo pasa con las clases de guitarra. Puedes probar y luego ya decides.

Este ejercicio se basa en esto. Cuando quieras hacer algo pero no quieras adquirir un compromiso duradero, simplemente piensa: hoy solamente.

Respeta tus valores

Es fundamental que identifiques tus valores para vivir conforme a ellos. Así, estarás tratando de vivir de manera íntegra, y entonces tienes la confianza en ti mismo de que estás actuando de manera correcta.

Aprovecha las oportunidades

Cuando no lo intentas, no hay ninguna posibilidad de conseguirlo.

Cuando permites pasar la oportunidad, se genera un sentimiento de pérdida además de arrepentimiento. Esto se acaba asociando con no tener el valor para realizar la acción asociada a esa oportunidad.

Cuando te vuelva a surgir una oportunidad, no lo pienses demasiado, y aprovéchala.

Respeto por ti mismo

El respeto por uno mismo es una de las bases fundamentales de la autoestima.

Esto significa que cuando sea posible trata de tener en cuenta tus propios valores. Cuando no lo haces, aparece la culpabilidad, que ayuda a tener una baja autoestima.

Además, para que también te respeten las demás personas, tienes que comenzar por tener respeto a ti mismo.

No generalices

De las experiencias negativas que ocurren en ciertos ámbitos de la vida, no debemos extrapolarlo de una manera general. Tenemos que ser capaces de aceptar que podemos tener fallos, sin tener que echar por tierra el resto de aspectos de nuestra vida.

Acepta tu parte negativa

Acepta tu parte negativa

Todos tenemos miedos y miserias. Aceptar tu lado negativo te hace humano.

Cuando no aceptas tu parte negativa, quiere decir que rechazas lo que eres.

Abandona la zona de confort

Salir de tu zona de confort significa hacer ciertas cosas que provoquen incomodidad. Cuando sales de tu cómoda rutina, y haces algo nuevo, diferente, que te cuesta cierto esfuerzo, la superación se disfruta mucho más.

Cuando logras avanzar sobre esa pequeña incomodidad, te sientes con la confianza necesaria para las veces que haga falta.

Aprende a perdonarte

Tienes que dejar atrás lo que hace que te sientas culpable. Tienes que avanzar, porque te paraliza cuando tienes que hacer cosas.

Cuando tienes el sentimiento de culpable, es difícil sentir valía. Cuando te preguntes: ¿Cómo mejorar mi autoestima?, acepta que no hiciste las cosas como te esperabas, para perdonarte y poder continuar tu camino.

Ve la parte positiva

Hay que forzarse a observar las cualidades buenas que tenemos. Todo el mundo tiene algo realmente bueno de lo cual se puede sentir orgulloso. Hay que esforzarse por valorarlo y tenerlo en cuenta cuando nos evaluemos a nosotros mismos.

No seas victimista

Todos tenemos problemas, por lo que no debes ponerte excesivamente en el papel de víctima.

Cuando te sientes víctima te haces sentirte inferior. Esto te lleva a pensar que no eres capaz de superar los obstáculos.

Si te quejas de forma continua, estás endosando el problema en una razón externa, debido a que te sientes incapaz de solucionarlo.

Se responsable de tu vida

Siguiendo con el punto anterior, tomar la responsabilidad en tu vida resulta una magnífica manera de terminar con el sentimiento de victimismo.

Si aumentas tu habilidad para ser responsable, te sentirás capacitado, y por lo tanto tendrá una mayor sensación de confianza.

Hábitos satisfactorios

Este ejercicio se basa en ayudar a tu cerebro a establecer ciertas rutinas que generen satisfacción y confianza.

Es como nuestro tenista favorito, que se coloca el pantalón antes de sacar. Es un ritual sencillo, que le aporta confianza. Pero tampoco lo conviertas en una obsesión.

Encuentra tu pequeño hábito que te genere satisfacción y confianza en ti mismo. Algo que te ayude a poder decir: logré mejorar mi autoestima.

Cómo mejorar mi autoestima

Cambia la rutina

Este se orienta a realizar cosas fáciles que no sueles hacer de manera habitual.

En tu subconsciente esto se transforma en una nota de osadía, atrevimiento. Esto aumentará tu pro-actividad, algo vital para mejorar mi autoestima.

Se consciente de los logros

Una de las maneras de mejorar nuestra propia imagen consiste en hacernos conscientes de los logros conseguidos en el pasado y trabajar por tener nuevos éxitos en el futuro.

Todos deberíamos ser capaces de reconocer cuando hacemos cosas bien en ciertos ámbitos de nuestra vida. También, tenemos que saber que hay que esforzarse por conseguir los éxitos que deseamos para el futuro.

Acaba con lo que comiences

Si no acabas algo que ya has comenzado, estás fallando en un compromiso realizado contigo mismo. Esto mina tu sentimiento de capacidad de ejecutar cosas. Esto significa un miedo mayor al fracaso, y por tanto en no actuar debido a ese miedo.

Actívate

Cuando pasas a la acción en lugar de procastinar, activas tu energía para lograr aquello que deseas. Sí, cometerás errores y te rechazarán, pero así es la vida.

Te has quedado sin trabajo, ¿Crees que van a venir a casa a buscarte? Tienes que pasar a la acción. Hacer cosas diferentes. Meterte a voluntario, practicar deporte, escribir un blog, grabarte en vídeo…

Ponte objetivos realizables

Lo mejor es establecer pequeños objetivo, que sean alcanzables. Cuando los hayas logrado, incrementa el nivel.

Cuando te pones una meta demasiado complicado, puede resultar que acabes terminando a medias. Eso no ayuda a mejorar tu autoestima.

Con esto no se quiere decir que no establezcas metas ambiciosas, sino que se dividan en pequeñas partes alcanzables.

No te compares

Todos somos diferentes. Todos tenemos partes positivas y negativas. Siempre ocurrirá que nos veamos peores que otros en algunos aspectos, pero también hay que ser capaz de ver que somos mejores en otros. En consecuencia, no tiene ningún sentido compararnos ni sentirnos inferiores a otras personas.

Marca tu rumbo

Es muy habitual en las personas sin confianza en ellas mismas, que prefieran que otros les indiquen el rumbo.

Cuando se funciona así, pasa mucho que el rumbo que te indican no sea el que tu en realidad deseas.

Si estás pensando en “cómo mejorar mi autoestima”, es básico tomar decisiones. Siente y escucha tu instinto en vez de dejarte llevar tanto por los demás.

Comienza poco a poco, con cosas sencillas y ve incrementando el nivel de la importancia de la toma de decisiones.

Confía en ti mismo

Es de vital importancia poder confiar en nosotros mismos, en nuestras cualidades y en nuestras opiniones. Hay que procurar actuar siempre que se pueda, de acuerdo a lo que somos, pensamos y sentimos. En determinadas circunstancias, no tiene sentido preocuparse en exceso por la aprobación de los demás.

Céntrate en la solución

No te centres solo en el problema, y no estés de manera permanente en la búsqueda de más problemas.

Es muy fácil no hacer nada cuando solo ves el problema. Lo difícil es ver la solución, y sobre todo, tratar de atajar el problema con la solución.

Cuando propones alguna solución, generas confianza en ti mismo.

Confía en ti mismo

Acéptate a ti mismo

Debemos aceptarnos como somos. Con nuestras virtudes y defectos. Somos, sobre todo, personas importantes y valiosas. Es muy importante saber aceptarnos para poder lograr mejorar mi autoestima.

Termina una tarea inacabada

Todos tenemos algo pendiente. Lleva meses en la lista de cosas que hacer, pero no va a tomar más de cinco minutos resolverlo.

Elige algo de tus cosas pendientes y hazlo. La agradable sensación de éxito será muy satisfactoria y te ayudará a aumentar la autoestima.

Trabaja para mejorar

Una de las formas de mejorar la autoestima es intentar superarse en aquellos aspectos en los que no estamos satisfechos. Cambiar esos aspectos que deseamos mejorar es un impulso para la autoestima.

Para ello es fundamental identificar qué es lo que nos gustaría cambiar de nosotros mismos o qué nos gustaría lograr. Después hay que establecer algunas metas a conseguir y esforzarse en realizar esos cambios.

Arriésgate

Cierto es que quién no arriesga no gana. No es cuestión de asumir riesgos sin tenerlos en cuenta, sino de evitar actuar con demasiada cautela.

Está muy bien mantenerse en la zona de seguridad. Pero si algo te preocupa cuando llega el momento de arriesgar, intenta solucionarlo en el siguiente punto.

Qué es lo peor que podría pasar

Piensa en qué es lo peor que podría ocurrir, y estudia si es una amenaza real.

Esto es algo que ha de servir para vencer los miedos y ganar confianza. En contadas ocasiones, las decisiones pueden tener consecuencias irreversibles.

Bueno, hasta aquí llegamos con este artículo dedicado a: Cómo mejorar mi autoestima. Esperamos que te haya podido servir de ayuda alguno de los consejos que hemos mencionado.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.