Dieta de la fresa para adelgazar

0 156

¿Últimamente notas, por cualquier circunstancia, que has ganado un par de kilos? ¿Tienes un evento próximo y quieres volver a la talla que tenías antes? Por estas razones, la gente se suele poner a dieta. Es un período, no demasiado prolongado, en el que reducimos la cantidad de comida y eliminamos las grasas no beneficiosas. Un error que se comete es el pasar hambre, es contraproducente y no garantiza que adelgacemos. La clave está en hacer cuatro o cinco comidas ligeras a lo largo del día. En este artículo hablaremos de la dieta de la fresa para adelgazar. Es una opción efectiva y que tiene el componente del sabor de esta rica fruta. Basando la dieta en la fresa, podremos disfrutar de exquisitas comidas y mentalmente no será tan duro como podría ser una dieta al uso. Es bastante probable que también te interese cómo hacer una dieta para definir.

La fresa es una fruta muy baja en calorías y son muy ricas en hidratos de carbono. Es el componente que más abunda en ellas, después del agua. También nos aporta fibra, mejorando y regulando el tránsito intestinal. Esta fruta es una gran fuente de nutrientes, en los que se encuentra la vitamina C, el ácido cítrico, el ácido salicílico, el ácido oxálico y málico y potasio. La vitamina E, aunque en poca cantidad, es un nutriente que nos aporta la fresa. Como hemos podido comprobar, es una fruta muy completa que tendrá un gran impacto en nuestra salud. Con sólo 100 gramos de ellas, tendremos cubierta la necesidad de la vitamina C diaria para una persona adulta que esté sana. Las fresas pueden ser un elemento muy importante si queremos perder peso de una forma saludable. A lo largo del texto también hablaremos de las combinaciones con dicha fruta.

batido de fresa

Datos de la fresa

Entre las ventajas de hacer una dieta basada en la fresa es que tiene muchas propiedades. Al margen de que nos ayuda a perder esos kilos de más, nos aportan mucho en el aspecto nutritivo. Nos dan la energía que necesitamos y equilibran la salud. Gracias a esta fruta antioxidante, eliminamos lipoproteínas, que son las que transportan en gran cantidad las grasas a nuestro cuerpo. La fresa no solamente nos ayudará a adelgazar. Al tener propiedades antiinflamatorias, intervendrá en la sanación de las inflamaciones que podamos tener. Es el equivalente a un Ibuprofeno, con la ventaja de que es totalmente natural y más sano. Otra de las ventajas que encontramos en el consumo de la fresa es que es buena para los huesos. Como tiene vitamina K, potasio y magnesio benefician al sistema ósea en el mantenimiento y desarrollo. Si queremos perder peso en un mes, podremos con esta dieta.

La composición nutricional por cada cien gramos que tiene las fresas es la siguiente:

  • 90 gramos de agua
  • 3 decigramos de lípidos
  • 4 decigramos de cenizo
  • 67 centigramos de proteínas
  • 7,68 gramos de carbono
  • 2 gramos de fibroso
  • 4,89 gramos de azucares
  • 1,5 miligramos de grasas saturadas
  • 4,3 miligramos de ácidos grasos mono insaturados
  • 1,55 decigramos de ácidos grasos polinsaturados

Como podemos apreciar, las fresas no son sólo fresas con buen sabor. Tienen muchas más propiedades y usos de los que seguramente imaginábamos. A continuación, hablaremos de las formas en las que la podemos introducir en nuestra dieta y en según que recetas. Es un alimento que pega con todo, ya sea como elemento principal o como condimento. Otra de las innumerables ventajas es el precio. Podemos encontrarlas en cualquier supermercado, frutería o tienda de barrio a un precio muy asequible. Es importante tener en cuenta la temporada, ya que en cierta época del año salen mejor.

Dieta de la fresa

En este apartado hablaremos de las recetas que puedes realizar a base de fresas e introducirlas en el día a día. De esta manera comprobaremos las posibilidades que nos dan las fresas y puede que también nos aporten nuevas ideas.

Batido de fresa. Con cinco fresas bien lavadas y leche desnatada tendremos todos los ingredientes para el batido. En lugar de la leche, podemos usar bebida de arroz o avena, aunque queda mejor el batido con leche. Una vez cortadas las cinco fresas, podemos echarlas con un vaso de leche. Con el recipiente que tendremos para la tarea, batiremos en él las fresas. Dependiendo del color y de la textura, podremos echar más leche, si lo vemos necesario. Como extra, el batido quedaría más dulce con una cucharada pequeña de canela.

Ensalada de fresa. Al margen de la ensalada tradicional, hay muchas variedades que pueden aportarnos más nutrientes y sabor. La forma de preparar esta receta es muy fácil. Necesitaremos cinco fresas, seis hojas de lechuga y almendra o nueces. Antes de cualquier paso se tendrá que lavar tanto la lechuga como las fresas. Cuando esté perfectamente preparada, como condimento podremos añadir miel de abeja, sal y pimienta al gusto. Con la sal no deberemos abusar, ya que estaremos a dieta.

Fresa en vino tinto. Con un kilo de fresas que estén maduras, una botella de vino tinto, una rama de canela, cáscara del limón, la cascara de naranja y 1/4 de kilos de azúcar ligera tendremos los ingredientes necesarios. La preparación es simple, ya que el primer paso es lavar las fresas y calentar un poco el vino. Una vez dado estos dos pasos, procederemos a echar el azúcar. Por último, en un recipiente que no adhiera, pondremos un poco de aceita de oliva, las cáscaras de la naranja y el limón para que repose veinte minutos. Pasado es te tiempo, pasaremos a colocar las fresas, sin cortar, en dicho recipiente para seguir cocinando cinco minutos más. Debe enfriarse hasta que se temple y para finalizar, y con el fin de consumirlo en frío, lo dejaremos en la nevera hasta que tenga la temperatura a la que lo queramos beber.

plato de fresa

Consejos

La mejor opción para bajar de peso es hacerlo con una dieta sana y equilibrada. Esta dieta es buena y efectiva, pero no hemos de tenerla durante mucho tiempo. Abusar de un alimento en detrimento de otros, por muy sano que sea, no es aconsejable. Nuestro cuerpo necesita de diversas fuentes para conseguir todos los nutrientes y gozar de una buena salud.

Como siempre, ante cualquier cambio en nuestra alimentación significativo, hemos de consultar con nuestro endocrino. Él sabrá mejor que nadie, basándose en los resultados realizados, qué dieta nos conviene. Es un error basar toda nuestra alimentación en un sólo alimento.

La ventaja de esta dieta respecto a otras radica en el aspecto mental, si nos gusta la fresa. En la mayoría de las dietas nos vemos obligados a consumir alimentos que nunca nos han gustado. Esto nos genera cierta ansiedad y cuando terminamos el proceso de adelgazar se suele recuperar los kilos perdidos. Incluso ganar unos poco más. Dicho problema se le conoce como «efecto rebote». Otra de las ventajas, sobre todo en verano, es que es una fruta muy refrescante.

A los batidos de fresa, si nuestra dieta no es muy estricta, podemos añadirle un plátano. Si lo queremos un tanto espeso, dos plátanos o menos leche. También tenemos la posibilidad de añadirle galletas y lograr un batido completo y enérgico. Un plato muy conocido es las fresas con nata, el cual podremos consumir algún día a la semana sin ningún tipo de problema.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.