Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

0 149

Los humanos funcionamos con sensaciones. Constantemente estamos sintiendo diferentes sensaciones, muchas más de las que somos capaces de darnos cuenta. Estas sensaciones se producen gracias a la estimulación sensorial, que se produce a través de los canales sensoriales que forman los sentidos. Gracias a ellos, recogemos la información de nuestro alrededor, que viaja al cerebro y adquiere significado para nosotros. Esto ocurre en cualquier momento de nuestro día a día; si fuéramos conscientes de ello, seríamos mucho más felices. Por ello, estimular los sentidos que usamos en las relaciones sexuales pueden ayudarnos a que estas relaciones sean más placenteras.

Si quieres saber cómo podemos estimular nuestros sentidos para conseguir tener más placer sexual, te recomiendo que sigas leyendo este artículo. En él vamos a darte las claves para que puedas darte cuenta de que, a través de tus sentidos, puedes ser más consciente de lo que estás viviendo y de las sensaciones que te produce.

¡Toma nota!

La estimulación sensorial

La estimulación sensorial es el proceso por el que nuestros sentidos recogen todo lo que ocurre a nuestro alrededor y lo integran en nuestro sistema nervioso. Este lo envía a nuestro cerebro, quien dota a toda esta estimulación de significado. Según nuestras experiencias vividas, este significado puede ser positivo para nosotros, o negativo. En función de como sea, sentiremos emociones positivas, o negativas.

Nuestros sentidos están continuamente recopilando información y sensaciones. Con todas nuestras actividades ocurre. También cuando mantenemos relaciones sexuales. El problema es que muchas veces, muchas de estas sensaciones pasan desapercibidas, y no nos damos cuenta del placer que pueden proporcionarnos. Y es que existen sentidos que pueden darnos placer, y gracias a ellos podemos disfrutar más del acto sexual con nuestra pareja.

¿Qué sentidos pueden darnos placer?

En realidad, todos nuestros sentidos pueden ser usados de determinada forma para experimentar un mayor placer.

La estimulación sexual se puede dar a través de diferentes sentidos;

  • Mediante la vista, podemos observar escenas que nos exciten.
  • El oído nos permite escuchar sonidos relacionados con el sexo que aumenten nuestro placer
  • Mediante el tacto, podemos mantener contacto con zonas erógenas que nos puedan acercar al orgasmo
  • Con el olfato podemos oler aromas afrodisiacos
  • El gusto nos permite excitarnos con aquellos sabores que nos recuerdan a nuestras fantasías, o que están íntimamente relacionados con nuestras experiencias sexuales.

Vamos a desarrollar todos y cada uno de estos sentidos, para darle más sentido sexual y poder comprender de qué manera puede ayudar a darnos más placer.

Los sentidos y el placer

La vista

¿Quién no se ha excitado a través de la vista? Este es el sentido principal que provoca gran parte de nuestras sensaciones.

La vista puede aportarnos más placer sexual. El primer signo de ello es encontrar a alguien que nos parezca muy atractivo. Experimentamos la atracción física por la vista, de la misma manera que nos excita ver cómo la persona con la que vamos a disfrutar nuestro acto sexual se va quitando la ropa y va dejando al descubierto todos sus encantos. Además, gracias a la vista nos gusta disfrazarnos de diferentes profesionales, como médicos, para añadir chispa a nuestras relaciones.

Posteriormente, en la consumación del acto sexual, podemos observar las reacciones de la persona, y esto puede provocarnos más placer sexual.

Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

El oído

Si, antes del acto sexual, nos prohibieran usar la vista y solo pudiéramos usar el oído, también nos excitaríamos al escuchar diferentes sonidos relacionados con el sexo. Esto es signo de que, por medio de este sentido, también podemos incrementar la excitación y el placer en la relación sexual.

Existen personas que son más dadas a hablar durante el sexo, y otras que suelen gemir más. Todo ello supone una estimulación sensorial del oído que ayuda a mantener viva la excitación y a darle cuerda al acto sexual.

No solo eso; poner determinada música que acompañe al acto sexual puede ser también muy excitante, sobre todo aquella que facilite seguir el ritmo de nuestros movimientos.

El Tacto

¿Quién no se ha excitado al establecer contacto con las zonas erógenas, aunque haya ropa de por medio? Todas las parejas, en determinados momentos, posan sus manos sobre el trasero o los pechos de sus parejas. Hombres o mujeres, es un gesto que aumenta la excitación, y por ello solo se suele realizar en momentos íntimos.

Además, cuando el acto sexual puede producirse, el tacto se vuelve más importante e intenso, y puede darse por debajo de la ropa. Mediante él, podemos acariciar zonas erógenas directamente sobre ellas, sin ningún tipo de capa entre medias. Este contacto piel con piel aumenta la excitación hasta tal punto que puede producir, por si solo, un orgasmo.

El tacto es el tipo de estimulación que se realiza cuando nos masturbamos a nosotros mismos o a nuestra pareja; por ello, puede ser muy excitante aunque nos encontremos solos. No solo eso; además, cuando disfrutamos de la penetración, el tacto también genera placer. Por ello, podemos encontrar en el mercado preservativos más finos que permiten potenciar el tacto de las zonas erógenas.

Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

El olfato

Actualmente podemos comprar perfumes que facilitan la excitación, debido a las feromonas que contienen. También podemos oler perfumes afrodisiacos. Todo ello puede aumentar nuestra excitación y nuestro placer sexual por medio del olfato.

El gusto

Existen muchas maneras de jugar con el gusto en el acto sexual.

El gusto es uno de los sentidos más importantes cuando se realiza sexo oral. El sabor de los fluidos corporales puede experimentar también la excitación.

Además, podemos usar diferentes tipos de alimentos para recorrer el cuerpo de nuestra pareja con la lengua. Disfrutar de estos sabores también puede contribuir a que nuestra relación sexual sea más placentera.

De esta manera, todos los sentidos pueden ayudarnos a experimentar más placer en nuestras relaciones sexuales, y a construir relaciones más completas. Pueden ser de gran ayuda en el caso de que quieras excitar a una mujer sin penetrarla, o para masturbar a tu pareja.

A tener en cuenta

A la hora de realizar el acto sexual, deberemos tener en cuenta:

  • Usar método anticonceptivo para evitar embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual. El preservativo es el único método anticonceptivo que previene las dos cosas.
  • Respetar a la pareja en todo momento. No obligar a realizar nada que no quiera.
  • No ceder a chantajes ni obligaciones en el acto sexual.
  • Evitar dañar a la persona y evitar dañarnos nosotros mismos.

Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

A modo de conclusión

La estimulación sensorial es clave en nuestro día a día y en nuestro sistema de sensaciones. Continuamente estamos estimulando nuestros sentidos con todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Pero a menudo no nos damos cuenta de ello.

Usar nuestros sentidos de manera consciente nos puede permitir aumentar nuestra excitación y placer sexual cuando estamos disfrutando de la sexualidad con otra persona. En este artículo te hemos dado las claves para que puedas aumentar el placer usando tus sentidos para ello. De esta manera, le sacarás todo el jugo a tu relación y harás que tu pareja la recuerde durante mucho tiempo.

Por último, no deberás olvidar las recomendaciones dadas; usar el mejor método de protección y respetar las peticiones y las negaciones de tu pareja te ayudarán a construir una relación sana y positiva, sin que ningún problema empañe la sexualidad y las ganas de disfrutar el uno del otro.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.