5 Posturas para Penes Pequeños

0 120

Si hay algo, durante gran parte de nuestra vida, a la que le damos casi máxima importancia, es el sexo. Tener unas buenas relaciones sexuales,a parte de hacer milagros para nuestra salud, nos ayuda a reducir el estrés acumulado. Para hombre y mujeres por igual, la importancia del sexo ocupa un gran puesto entre la lista de prioridades marcadas. Aparte del placer y de los buenos momentos que nos proporciona esta práctica, durante ella se comparten momentos íntimos. Es donde más conocemos a una persona y la manera en la que más nos sentimos cercana a la pareja. Aunque puede haber dificultados, como falta de tiempo, de libido u otros contratiempos. Por eso, en este artículo hablaremos de 5 posturas para penes pequeños. Si tenemos este problema, puede que afecte a nuestra confianza, pero hemos de saber que todo problema tiene solución. Abstenerse del sexo por esto no es solución.

Tener un pene pequeño puede que nos haga tener menos ganas de intimar, por miedo al rechazo o por vergüenza. Estos sentimientos son totalmente normales, pero injustificados. A parte de algunas posturas que nos facilitan y nos garantizan tener plenas relaciones sexuales satisfactorias para ambos, hay otras. Es posible aumentar el tamaño de nuestro miembro, pero para ello debemos pedir consejo de un profesional que tenga conocimientos. Hay tratamientos, productos y ciertos ejercicios para lograr ganar algunos centímetros. Antes de tomar cualquiera de estas decisiones, primero hablaremos con nuestro médico para que nos recomiende un especialista.

Antes de dar este paso, debemos comprobar si realmente tenemos un pene pequeño o el problema está más en nuestra cabeza. Para ello, es importante saber que la media en España es de 13 centímetros. Si estás cerca de esta medida, no debes preocuparte. A partir de 10 u 11 no es considerado problema.

problemas del pene pequeño

Penes pequeños y posturas

En este apartado hablaremos de varias posturas sexuales que son muy beneficiosas para los penes pequeños. Es importante hacerlas con tranquilidad y tener una comunicación fluida con nuestra pareja acerca del tema. Esto nos ayudará a afrontar el problema los dos y no permitir que nos distancie.

1- En esta posición, la mujer poca arriba levanta las piernas flexionadas como si fuera a tocar el pecho con las rodillas . El hombre, aprovechando esta postura puede penetrar fácilmente. Tiene un ángulo favorable y desde ahí puede llevar el control del ritmo. La ventaja de esta opción es que es más factible estimular el pungo G. Un posible obstáculo es que la mujer tiene tener cierta capacidad de flexibilidad y estar en, más o menos, buena forma para aguantar así.

2- La postura parecida al perrito es buena si tenemos un pene pequeño. Es una posición, a parte de favorecer la penetración, muy placentera. También nos permite estimular su clítoris al mismo tiempo de la penetración. Si la mujer, en esta postura, inclina la pelvis hará que la penetración sea más profunda. Y como beneficio, lo notará en sus paredes vaginales y su pungo G.

3- Con la postura del misionero como inicio, la mujer quedara ligeramente de lado. De esta manera, habrá más contacto y mucha más excitación.

4- Esta posición es ideal para que ella tome el control del acto. El hombre sólo tiene que sentarse en una silla o el borde de una cama. La mujer se sienta en él y ambos entrelazan los pies, con las rodillas flexionadas. Lo mejor es que, debido a la cercanía, los penes pequeños no salen.
5- La mujer tumbada en la cama, adopta la postura del puente y eleva su pelvis. El hombre la ayuda agarrándole las caderas. Es una buena opción.

Ideas y alternativas posibles

Al margen de estas posturas, podemos probar otras más que nos pueden dar los resultados esperados en las relaciones sexuales. Echar un vistazo al kamasutra nos puede ayudar a ampliar nuestro conocimiento en este campo y nos facilita el camino. A veces, es simplemente cuestión de probar y encontrar la adecuada que nos proporcione el placer de unas relaciones plenas. No hay que forzar ninguna postura y si sentimos molestias o algún tipo de dolor, es mejor parar. Seguir haciendo caso omiso a estas señales puede provocar alguna lesión o accidente.

No debemos subestimar el poder de los preliminares. Teniendo en cuenta que un alto porcentaje de las mujeres no llegan al orgasmo durante la penetración, dato a considerar. Esto nos puede señalar el camino. Aunque no tengamos el pene pequeño, no debemos infravalorar los preliminares. Antes de empezar la penetración es clave llegar a este punto con un alto grado de excitación. Esto hará que la penetración tenga mucho más impacto y efecto.

Entre los preliminares tenemos dos posibles opciones. Una es la masturbación, que consiste en estimular su vagina con los dedos. Podemos empezar estimulando el clítoris con la yema de los dedos suavemente, ya que es una zona muy sensible. Podremos ir incrementando la velocidad en función de la excitación de la mujer. Más tarde podemos introducir los dedos, dos o tres en función de la capacidad vaginal y seguir con la masturbación. Y, por último, mientras masturbamos podemos usar nuestra lengua para lamer el clítoris, lo que le dará todavía mucho más placer. Es importante estar atento a sus reacciones, ya que en base a ello podemos seguir haciendo lo mismo o cambiar de táctica.

Como hemos visto, tenemos muchas opciones para dar placer a la mujer y disfrutar al mismo tiempo. Es cuestión de imaginación.

posturas para el pene pequeño

Consejos

No debemos dejar que este problema nos quite las ganas de tener sexo, ya que nos puede producir mal estar. Es beneficioso saber cómo curar ansiedad para encarar el problema de la forma adecuada y que no nos afecte. Si lo llevamos de esta manera, nuestra relación se volverá más fuerte y con confianza para hablar de ciertos temas. Un obstáculo siempre es una oportunidad para avanzar y mejorar, da igual el tema o las circunstancias que podamos tener. Los problemas solamente son soluciones que todavía no se han presentado, por lo que es importante dominar nuestros posibles miedos. SI dejamos que el problema nos domine a nosotros, nos afectará, aparte de en las relaciones sexuales, en otros aspectos de nuestra vida. Cambiando nuestro ánimo, nuestra forma de ser y hasta nuestro grado de sociabilidad. Nosotros somos más fuertes que las circunstancias, ese es el pensamiento que debemos tener.

Siguiendo estos consejos y las posturas anteriormente descritas nos ayudará a mejorar en esta faceta y a ser feliz. Si nuestra pareja ve que nos esforzamos y le ponemos interés, se sentirá mucho más orgullosa y cercana a ti.
Ante todo, si el tema nos preocupa podemos pedir consejo a un especialista. Él nos podrá dar más información acerca del tamaño, de si es normal o no y de las posibles opciones que hay sobre la mesa. Con especialista, también nos referimos a terapia. Lo creamos o no, no hace falta estar «loco» para ir al psicólogo. Todos tenemos problemas y entender cómo funciona el cerebro nos ayudará a superarlos. Y lo más importante, a crear procesos mentales que eviten que caigamos en los mismos baches. Si el tema del pene pequeño nos está afectando mucho y tiene impacto en nuestra vida social y laboral, es aconsejable acudir al especialista.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.