Cómo masturbar a los hombres con los pies

0 153

El sexo es una función indispensable que se reviste de especial importancia para el ser humano, sobre todo cuando se complementa de forma mutua con el amor y el resto de los sentimientos que deben acompañar la relación de pareja, aumentando la curiosidad por conocer cómo masturbar a los hombres con los pies, buscando esas estrategias que nos hagan hacer de nuestro encuentro sexual un momento inolvidable.

Aunque para muchos no sea tan sencillo de imaginar, con nuestros pies podemos hacer maravillas. No solo desde el punto de vista sexual. Porque de hecho en la reflexología podal existen puntos que representan a los genitales. Y que cuando son estimulados correctamente se reflejan en esa área. Aportando múltiples beneficios, de los cuales la excitación sexual  es apenas uno de ellos. Esto, si hablamos de los pies en sí mismos. Pero, por otra parte está, el poderlos emplear como una herramienta ideal para producir y/o desencadenar sensaciones excitantes en todo el cuerpo. Por ejemplo, los masajes con los pies en pareja o las simples caricias que relajan, reconfortan o estimulan.

Además, masturbar a los hombres con los pies, puede terminar siendo una novedosa manera de poner en marcha excitantes preliminares. Aparte de ser una de las herramientas más eróticas para unos juegos sexuales fantásticos. Por supuesto, siempre y cuando tengamos unos pies bien cuidados y suaves. Cuyo aspecto, por sí solo, ya sea apetecible para experimentar y dejarse llevar a un encuentro sexual diferente. Donde la imaginación y los pies son la combinación perfecta para proporcionar un exquisito placer.

Algunas consideraciones importantes para masturbar a los hombres con los  pies

  • Cuidar diariamente nuestros pies y de esa forma garantizar que se encuentren libres de durezas, sucio o enfermedades. Porque lejos de ser excitantes, son sumamente desagradables y su presencia arruinaría el encuentro con nuestra pareja. La falta de higiene y enfermedades en los pies, son situaciones en su mayoría previsibles y reversibles. Por lo general, evitables con hábitos cotidianos correctos con los productos adecuados a nuestra morfología y tipo de piel.
  • Lucir una hermosa pedicura puede ser una excelente aliada. Tanto por higiene, como por estimulante visual para incitar al sexo. Incluso, nos sirve de ayuda para hacer a nuestros pies mucho más sensuales. O bien convertirlos es perfectos fetiches en nuestra relación. Mucho más, si tomamos en cuenta la atracción y la sensualidad que provocan nuestros pies en la mayoría de los caballeros.
  • Poner en práctica mucha imaginación, con sensualidad y muchas ganas. Hará de masturbar a los hombres con los pies una estrategia perfecta de seducción.
  • Utilizar una crema hidratante de calidad y un lubricante íntimo adecuado. Son herramientas geniales para facilitar el contacto de nuestros pies con el cuerpo y con el pene de nuestro hombre. Ya que, contribuyen a mejorar el desplazamiento, aumentar la percepción de sensaciones eróticas y el placer.

Masturbar a los hombres con los pies

Un delicioso masaje erótico para masturbar a los hombres con los pies

Los masajes son técnicas de manipulación superficial y profunda que se realizan en todo el cuerpo. Por ello, cada parte, así como el aparato genital masculino tiene su método y sus trucos para hacerlos todavía mejor. Además, existen diferentes maneras de realizarlos de acuerdo a la región del mundo de donde provengan. Lo que hace que en cualquiera de sus formas, podamos utilizarlos para masturbar a los hombres con los pies. Porque nos ayudan a despertar innumerables estímulos y respuestas sensitivas. Dado que los masajes deben ser orientados a que se active la percepción recogida por las terminaciones del sistema nervioso que inervan a los órganos sexuales. De ese modo, elevaremos progresivamente, de una manera sana, la libido o deseo sexual durante la masturbación.

Asimismo, realizar masajes eróticos para masturbar a los hombres con los pies, es una opción además de excitante. También, terapéutica y saludable, porque al mismo tiempo que podemos masturbar a los hombres con los pies, estamos estimulando el pene, promoviendo una mejor circulación de sangre a nivel local, favoreciendo una mejor erección, entre otros beneficios que harán más fluida y sana la relación sexual. Además, es una práctica que empleada con frecuencia es de utilidad en el desenvolvimiento sexual masculino. Y para la mujer también, porque es una fuente importante de placer que ella disfrutará con mucha satisfacción.

Masturbar con masaje podal paso a paso

  1. Debemos tener presente que se trata de una masturbación mutua aunque el objetivo sea nuestro hombre. Ya que, al masturbar a los hombres con los pies lo mejor es utilizar las zonas erógenas por excelencia. Las que corresponden a la reflexología podal son los talones y la cara interna de los tobillos. Porque son metámeras o las correspondientes equivalentes a distancia de los genitales. Por lo que ambos nos estaremos masturbando automáticamente cuando estimulamos a nuestra pareja con los pies.
  2. Apliquemos crema hidratante en nuestros pies y/o un poco de lubricante íntimo en el pene de nuestro hombre. Esto podemos hacerlo paulatina mente con los mismos pies con movimientos sensuales y proporcionados que sean percibidos de manera agradable.
  3. Realicemos movimientos circulares sutiles de frotación con los talones sobre el pene. Suavemente, de forma estimulante, con leve presión y movimientos tenues de rotación. Al principio es un poco difícil lograr el punto perfecto de excitación. Pero después con la práctica será cada vez más alucinante.
  4. Es importante el máximo estado de relajación posible. Porque es de vital importancia. Ya que, en conjunto con la concentración que tengamos podremos lograr masturbar a los hombres con los pies exitosamente. Debido a que ambos cuerpos obtendrán la máxima concentración y preparación para recibir y generar al máximo los estímulos sensitivos. Al mismo tiempo, nuestro sistema nervioso enviará señales para contribuir a la producción de sustancias químicas relacionadas con el confort y la euforia, como las endorfinas. Además, ambos estamos proporcionándonos un intercambio de energía vital.

Masturbar con el simple tacto de los pies

  1. Tocar de manera muy suave con los pies, desplazándolos a través del aparato genital masculino.
  2. Es sumamente importante que ambos estemos en una posición muy cómoda, que nos permita permanecer relajados y disfrutar. Para ello, lo mejor es que el hombre se eche acostado boca arriba, exponiéndonos por completo todo su pene y el resto de su cuerpo. Tendido y preparado para recibir todo el placer que vamos dispuestas a ofrecerle. Entonces, la mujer toma el control de la situación mientras él permanecerá en una postura pasiva y totalmente relajada. Luego, por encima comenzaremos nuestras caricias y el contacto con testículos, zona perineal y pene.
  3. Hacer los tradicionales movimientos de arriba hacia abajo y viceversa. Para ello, es necesario que coloquemos el pene entre las plantas de nuestros pies que es importante estén suaves e hidratados. Porque eso determinará dar y recibir placer con gran satisfacción.
  4. Caminar delicadamente desde el rafe medio de la zona perineal, el pubis, los testículos y terminar en el pene. Es otra experiencia delicada y al mismo tiempo excitante.
  5. Un poco de diversión erótica no falla, comenzamos halando el prepucio hacia arriba y luego hacia abajo. Descubriendo cada vez más el glande o cabeza del pene, a la que toqueteamos mientras halamos con mucha suavidad con nuestros pies.

Alternemos con los pies

Al masturbar a los hombres con los pies, no solo se trata de emplear las técnicas que hemos conocido. Sino, también de innovar y saber combinar los pies con otros juegos sexuales que también resultarán exquisitos. Para ello, es indispensable introducir al máximo nuestra imaginación y si gozamos de una relación con estrechos lazos afectivos; el hecho de usar los pies como herramienta de placer tendrá una connotación ideal para profundizar la complicidad en pareja.

Trabajemos simultáneamente cuando masturbamos con los pies

Para ello, con nuestro hombre tendido y relajado totalmente, expuesto hacia arriba, nosotras podemos ubicarnos en posición sentada sobre él. Acercamos a su cara, nuestros glúteos y/o la vulva para que él también tenga acceso a estimular nuestra área genital. Al mismo tiempo que nos inclinamos hacia adelante para succionar de manera intermitente su pene. Mientras que vamos masturbando de forma cíclica hacia arriba y hacia abajo. Lo que nos permite, descubrir totalmente el prepucio y exponer el glande que es el objetivo de estimulación con nuestra lengua. Inicialmente, debemos hacerlo de manera suave, sutil y sensual. De forma que paulatinamente, vaya despertando en él deseo de pedir más y más cada vez. Entonces, allí es cuando iremos intensificando nuestro ritmo y variando los movimientos estimulantes. Pero siempre con la precaución de no lastimarlo, debemos recordar que nuestro objetivo es enloquecerle de placer.

Masturbar a los hombres con los pies

Incluso, para que él llegue al orgasmo sin penetración

Una manera, de ir observando que vamos haciendo bien los procedimientos es sentirnos cómodas. A la vez que notamos su comodidad y que va trabajando a gusto de forma simultánea con nosotras. Asimismo, que sentimos la intensidad y el deseo con que él nos atiende sexualmente, vamos viendo la erección que él va ganando. Allí, podemos expresarle con palabras que nos encanta su pene, con expresiones como que “nos encanta así de grande, que queremos aún más, que él y su pene son lo máximo, que estamos felices y que lo necesitamos”. Muchas veces, los resultados pueden volverse asombrosos porque son detalles muy estimulantes que los hombres no resisten y que les derrite. Por ejemplo, son sumamente útiles para romper el hielo entre la pareja, para ayudar a nuestro hombre cuando atraviesa algunos problemas con su erección e incluso con la eyaculación.

Un momento ideal para degustar semen

Por lo general, cuando vamos trabajando en darle placer y vamos expresándoselo; estamos estimulando su entorno físico y también el psíquico. Inmediatamente, la respuesta de su cuerpo es hacer una erección todavía más grande para nosotras. Porque se estimula la circulación sanguínea y la secreción de sustancias neuroendocrinas estimulantes del confort y felicidad, entre otros mecanismos. Por lo que, si en conjunto utilizamos nuestra boca, cuando todo esto ocurre en el mismo momento de forma simultánea. Posiblemente, nuestro hombre hasta se nos venga con una buena eyaculación. Si eso nos ocurre, es el instante oportuno para aumentar nuestra intensidad. Podemos hacer presión con nuestros pies sobre sus testículos masturbando constantemente. Notaremos que estarán totalmente en tensión ya elevados, lisos y los podremos percibir como duros porque se avecina la eyaculación. Mientras que atendemos con nuestra boca al pene que se encuentra cada vez más erecto, con muestras de líquido seminal.

Acariciamos y acariciamos

Seguimos, tocamos, siempre con delicadeza, sensualidad, variando la intensidad y nos preparamos para recibir en nuestra boca la eyaculación. Ya que, es un buen momento para tragar su semen chupando y succionando con fuerza. Mostrándole que lo disfrutamos y que estamos ansiosas de satisfacción con lo que estamos experimentando. De seguro, esta es uno de los métodos con los que podemos hacer a nuestro hombre adicto de que lo masturbemos con los pies. No querrá que lo dejemos por nada, si hemos hecho las cosas muy bien y lo condicionamos a ese final feliz. Además, su satisfacción la expresará en hacernos felices a nosotras también, porque sus ganas lo pondrán a trabajar en nosotras de una manera que lo disfrutaremos de una forma tal que tampoco lo dejaremos ir a él.

Con lo cual, habremos convertido las técnicas de masturbar a los hombres con los pies en una tarea de complicidad que unirá y fortalecerá los vínculos de la pareja.

“Una pareja que se brinda, da y recibe amor en todos los aspectos cotidianos, emocionalmente  equilibrada, satisfecha sexualmente es una pareja feliz”

 

 

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.