Cómo combatir el dolor de las durezas de los pies 

0 749

Luego de que se han formado, combatir el dolor de las durezas de los pies puede llegar a convertirse en una molesta preocupación. Más, cuando los pies son una parte muy importante para el soporte de todo peso del cuerpo. Ellos son la base de sostén de nuestra estructura corporal. Debido a eso, están constantemente realizando ajustes para poder cumplir su función principal adecuadamente. Desafortunadamente, muchas veces su labor pasa desapercibida o no la valoramos como se requiere. Y cuando nos damos cuenta, es porque seguramente nos comienzan a aparecer los problemas. Esas molestas y feas durezas que se nos aparecen en los pies ocasionándonos dolor y por ende limitación funcional que progresivamente se puede ir haciendo cada vez mayor. Por eso es muy importante conocer a tiempo que nuestros pies nos sirven, debemos cuidarlos y quererlos como cualquier otra parte de nuestro cuerpo.

Mantener unos pies sanos es indispensable para el mantenimiento del equilibrio, para realizar una marcha normal, para llevar a cabo los diferentes movimientos y porque son una estructura cardinal para regir nuestra fortaleza. Estas partes del cuerpo, se encuentran ubicados en la región distal de los miembros inferiores. Es decir, en los extremos inferiores y libres de las piernas. También, son sensibles, están conectados con las demás partes del cuerpo por medio de un sistema complejo de raíces nerviosas.

Una clave fundamental es cuidar y prevenir las durezas de los pies desde que somos jóvenes. De nada sirve que lo tratemos como un asunto estético, de simple belleza, porque es un asunto de salud. De hecho, por el estado, la cantidad y gravedad de durezas de los pies, podemos saber de nuestra salud general. En tal sentido, existen técnicas y terapias como la reflexología, la biomecánica del esqueleto que orientan y son útiles.

¿Qué puede ocasionarnos dolor y durezas en los pies?

Con mucha frecuencia estos molestos padecimientos pueden deberse a el uso continuo de zapatos inadecuados. Lo que indica que zapatos muy apretados hacen presión excesiva sobre las estructuras óseas y articulares, produciendo su progresivo engrosamiento. Pero, también si los zapatos quedan demasiado holgados, los pies quedan sometidos a un sobre esfuerzo. En consecuencia, para tratar de sostenerlos y como mecanismo de compensación se van deformando. Además, no son solo las durezas en los pies. Sino otros trastornos que se van desencadenando, como el defectuoso funcionamiento del riego sanguíneo o el edema que pueden agravarse.

Entonces, debemos estar conscientes de la importancia de cuidar de nuestros pies. Ya que, son partes vitales de nuestro cuerpo que deben hacer grandes esfuerzos. Entre algunas cosas, son los encargados de transportar nuestro peso corporal. Si los cargamos confinados adentro de zapatos inadecuados, incómodos, estrechos y/o altos, le estamos haciendo mucho daño. Aparte de que si no les proporcionamos cuidados de higiene y de salud. Estaremos contribuyendo en su conjunto a que nos aparezcan durezas en los pies y sus subsecuentes complicaciones. De las cuales, el dolor es una de las más intolerables y molestas.

Durezas de los pies

El primer tratamiento del dolor delas durezas de los pies es la prevención

Como en toda enfermedad la medicina más importante es la preventiva. Debemos darle valor a mantener nuestro estado de salud. Tanto corporal como mental, ya que de ese equilibrio no escapan nuestros pies. Ellos son parte integral, muy importante de nuestro cuerpo y por eso lo ideal es que aprendamos a cuidarlos oportunamente. Para ello, los tips básicos para todos los pies son:     

  • Asearlos todos los días adecuadamente.
  • Hacernos un cuidado de pedicura profunda con regularidad no está de más, es un bien necesario para la salud de nuestros pies.
  • Debemos elegir calzados adecuados, que sean ergonómicos, cómodos, suaves, ni flojos ni apretados. Sino por el contrario, el calzado ideal es aquel que percibimos como guante en nuestros pies y animan a caminar.
  • La relajación y el masaje son terapias que inducen el descanso placentero en nuestro cuerpo. Aparte de que tienen implícito un fin terapéutico porque sirven de tratamiento para muchos padecimientos. Razón por la cual, son idealmente necesarios también para nuestros pies. Ya que son excelentes para combatir el dolor de las durezas de los pies.

La gimnasia para combatir el dolor de las durezas de los pies

  • 1 minuto de dedicación al día

Consiste en tocarnos, reconocernos y estirarnos los dedos de los pies. Es parte de la terapia de mantenimiento y cuidado de nuestros pies. Esta, permite la prevención y el tratamiento una vez que se han formado las durezas de los pies. Además, calma paulatinamente el dolor, reduce e impide la limitación funcional producto del problema. Por otro lado, favorece la circulación sanguínea y el buen retorno de ese flujo sanguíneo que llega irrigando las partes distales del cuerpo. Así, que para terminar, lo mejor es repetirlo una vez más con las piernas en alto y nos sentiremos reconfortados.

  • Ejercicios de puntillas

Es un ejercicio que podemos hacer cada vez que queramos y en cualquier momento del día. Sin embargo, es ideal para ejercitar los pies cuando hemos permanecido de pie durante largos periodos de tiempo. El mismo, consiste en elevarse  estando de pie y subir, apoyándose siempre sobre las puntas de los pies. Luego, bajar pero esta vez apoyándose sobre los talones hasta volver a la posición donde nos encontrábamos al inicio.

  • Estiramiento alternativo de piernas y pies

Es un ejercicio ideal para prevenir y tratar el dolor de las durezas de los pies. Aunque, sirve también para mejorar la circulación y la hinchazón. Además, es muy bueno para cuando permanecemos durante largos periodos de tiempo en posición sentada. Alivia las piernas cansadas, con celulitis u otras molestias. En realidad, éste es un ejercicio excelente porque es muy completo. Se trata de realizar de forma alternativa estiramientos de las piernas hacia adelante. Y movimientos de cada uno de los pies describiendo círculos grandes con el pie completo. Luego, con las puntas de sus dedos, cuidando ir primero en sentido de las agujas del reloj y luego al contrario. Este ejercicio debe repetirse 10 veces en cada pierna y en cada pie.

El cuidado es el piloto para combatir el dolor de las durezas de los pies

Durezas de los pies

A todo nuestro cuerpo hay que dedicarle atención y cariño. Así que los pies no escapan de ese principio, son una parte de nuestra anatomía que hay que mimar mucho. Tanto si ya sufrimos de durezas en los pies. Pero mejor aun cuando todavía no las tenemos, porque es el momento ideal para prevenirlas y evitarlas. Veamos, cómo podemos darnos ese cariñito merecido en nuestros pies, por lo menos una vez a la semana:

  1. A darnos u delicioso baño de pies

Un buen baño de pies es la base de un adecuado cuidado para combatir el dolor y cualquier molestia producida por las durezas de los pies. Para ello, tenemos muchas opciones que nos alivian el dolor. Porque nos proporcionan relajación, mejoran  la circulación sanguínea y reducen las durezas de los pies.  En tal sentido, podemos preparar baños para inmersión de los pies con infusiones  de romero, manzanilla, caléndula, borraja o tomillo. O bien, con diluciones de sustancias con taninos como el vinagre de manzana, el vinagre de uvas o el vino tinto. Ya que, aparte de mejorar el dolor son buenos ablandadores de las durezas de los pies, agradables astringentes y desinfectantes. Por otro lado, podemos usar la corteza de roble para preparar nuestro baño de pies. Porque adicionalmente a estos beneficios, también combate el exceso de sudoración y con ello cualquier olor fuerte.

Lo ideal, es que el agua esté a temperatura tibia, de manera que levante calor levemente de una forma agradable. Luego, debemos mantener en remojo los pies, durante unos 15 minutos. Finalmente, los secamos con delicadeza y mucho cuidado, sobre todo entre los dedos. Opcionalmente, es el momento en el que podemos aplicar unas gotitas de aceite de árbol de té, aceite de oliva o aceite de vitamina E sobre las durezas de los pies donde hemos tenido el dolor, frotando y masajeando, tenue y suavemente.

  1. A matar el problema desde la raíz y eliminemos las durezas

Lo mejor de un problema de salud es prevenirlo. Pero, una vez que ya se ha establecido debemos enfocarnos en resolver la causa que lo produce. Por eso, en éste caso es importante eliminar las durezas de los pies. Para ello, vamos a quitar bien la piel endurecida de los talones, las eminencias plantares, los pulpejos y los dedos. Lo que haremos, es rasparla con mucho cuidado con una lima usada especialmente para las durezas de los pies. De esta forma, estaremos tratando el dolor, previniendo y evitando que nos vuelva a molestar. Pues, si erradicamos o eliminamos  la causa, el problema desaparecerá.

  1. Debemos cuidar por completo nuestros pies

Unos pies sanos, no padecerán de durezas y por ende no sufrirán de dolor. Con lo cual, nos sentiremos a gusto y felices con las bases estructurales que sostienen nuestro cuerpo. En este paso, lo importante es enfocarnos en el cuidado de las cutículas. Entonces, debemos aplicar y masajear sobre las uñas y cutículas algún aceite para uñas, aceite mineral o aceite de oliva. Por último, simplemente procedemos a retirar hacia atrás las cutículas y listo.

  1. Las uñas también son importantes

Si de dolor se trata, debemos mantener unos pies lo más impecables posible. De ese modo no sufriremos de dolor en durezas, porque sencillamente nuestros pies están limpios y sanos. Por esa razón, no podemos dejar de considerar a esos anexos anatómicos que son las uñas de los pies. Y es que de manera muy simple, debemos cortarlas rectas con un alicate diseñado para ello. Después, las limamos con suavidad desde afuera hacia adentro.

  1. Cremas nutritivas e hidratantes para pies toda una bendición

Exactamente, una bendición para nuestros pies. Es la expresión que mejor describe el último paso en los cuidados que debemos tener para combatir las durezas de los pies. Y es que la aplicación frecuente de una crema de calidad, especial para el cuidado de nuestros pies, hace que se mantenga suave nuestra piel y perdure su flexibilidad durante largos periodos de tiempo. Por lo que es una excelente estrategia para prevenir la formación de durezas que nos ocasionarían dolor y muchas molestias más.

En el mercado existen muchas presentaciones con gran variedad de texturas y aromas. Así, que podemos adquirir las cremas que más nos guste. Las hay con perfumes o esencias, con aditivos que inhiben el sudor, con analgésicos, antiinflamatorios, calmantes, astringentes, desodorantes, entre muchos más. Habituarse a usarlas es una de las mejores medidas que podemos poner en práctica. Lo ideal es aplicarla en los pies poco antes de irnos a dormir. Darnos un reconfortante masaje con la crema y ponernos unos cómodos calcetines de algodón. Entonces, la preparación estará actuando durante toda la noche y es un buen hábito para realizar siempre que tengamos gusto.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.