Cómo preparar la piel para el sol

0 415

Cuando se acercan fechas veraniegas, todos queremos lucir un bonito bronceado en nuestra piel. Es entonces cuando se nos ocurre tumbarnos a pleno sol con intención de que la piel vaya cogiendo ese característico color moreno que tanto nos favorece. No obstante, es importante saber que una exposición directa al sol puede ser muy perjudicial para nuestra piel, por lo que necesitaremos prepararla previamente para que los rayos solares no resulten tan fuertes.

Si quieres saber cómo puedes preparar tu piel para el sol, te recomiendo que sigas leyendo este artículo. En él te daremos los pasos necesarios para que la exposición a los rayos solares sea lo más segura posible. De esta manera, evitarás problemas de quemaduras y enfermedades provocadas por el sol, como el cáncer de piel. Por tanto, te recomiendo que sigas leyendo y sigas nuestras recomendaciones antes de tumbarte sobre tu toalla a tomar el sol.

Cómo preparar la piel para el sol

La piel y el sol. ¿Difícil relación?

La piel es la capa externa que separa el interior de nuestro organismo del exterior. Como sabemos, la piel se compone de diferentes capas, de más a menos profunda. Bajo la capa más profunda se encuentran los músculos, las venas y las arterias, y todo el interior de nuestro cuerpo.

La piel, al ser la parte visible de nuestro organismo, suele usarse como decoración. Existe mucha gente que la decora a base de tatuajes, y otra mucha que desea lucirla morena cuando vienen épocas de altas temperaturas, en las que piernas y brazos se dejan al descubierto.

No obstante, debemos de tener en cuenta que el sol no es inofensivo: desprende rayos solares ultravioletas que penetran en nuestra piel, pudiendo dañarla. No solo puede provocar quemaduras, sino también otros problemas más importantes, como el cáncer de piel.

Esto no quiere decir que la piel y el sol estén destinados a tener una difícil relación. Pueden llevarse muy bien, siempre y cuando preparemos nuestra piel para recibir de manera completamente segura los rayos que desprende el sol. Al contrario de lo que mucha gente piensa, para conseguir un moreno seguro debemos seguir una rutina de cuidado cutáneo muy importante. Y es que es muy importante saber cómo ponerse morena correctamente.

¿Cómo puedo preparar mi piel para el sol?

Así que, si tienes pensado ir a algún sitio soleado, extender tu toalla y acostarte sobre ella, te recomendamos que previamente prepares tu piel.

Esto lo puedes hacer siguiendo las siguientes pautas:

1.Exfolia tu piel

El primer paso a realizar será una buena exfoliación de la piel. Con ella, vamos a limpiar la capa más superficial de todas esas células muertas que se han ido acumulando. De esta manera, la piel quedará limpia y será más receptiva a los beneficios que nos aporta el sol.

Para ello, puedes usar diferentes tipos de productos. Existen geles y cremas exfoliantes, aunque lo más común es usar un guante de crin. La función de todos estos productos es rascar las impurezas secas y dejar que la piel viva quede en la epidermis.

No te exfolies cada día, pues está desaconsejado. Lo ideal es hacerlo una vez a la semana, preferiblemente mientras te das una ducha.

También puedes leer sobre cómo exfoliar el rostro, e incluso los labios de manera natural.

2-Come alimentos que contengan vitamina A

Esta vitamina es muy beneficiosa para que nuestra piel se coloree, sin sufrir los efectos negativos del sol. Para ello, deberemos elegir aquellos alimentos que tengan un alto contenido en betacaroteno. Algunos de los alimentos qe lo contienen son:

  • Espárragos
  • Zanahoria
  • Tomate
  • Calabaza
  • Pimiento rojo
  • Sandía
  • Hojas verdes (acelgas, lechugas, espinacas…)
  • Té verde

Cómo preparar la piel para el sol

3-Hidrata tu piel

Tan importante es la alimentación como la hidratación que le aportemos a nuestro organismo y a nuestra piel. Teniendo en cuenta que el sol reseca mucho la piel, es importante tomarse esta recomendación muy en serio. Lo ideal es beber mucha agua regularmente. Además, esto es realmente importante cuando vayamos a exponernos. Tanto antes, durante y después de la exposición, deberemos beber líquidos (preferiblemente agua) e hidratar nuestra piel con una buena crema hidratante.

Recordamos que la Organización Mundial de la Salud recomienda beber dos litros de agua diarios, repartidos en diferentes tomas a lo largo del día. Si quieres saber que otros beneficios tiene el agua, te invito a que leas nuestro artículo «Cuales son los beneficios de beber agua«.

4-Protege tu piel

Una vez se aproxime el momento de iniciar la exposición, deberás tener controlada tu protección solar. Deberá acompañarte cada temporada, y además, deberá ser nueva. Las cremas solares que se guardan de un año para otro van perdiendo eficacia progresivamente, por lo que pueden no ser eficaces cuando las saques del fondo del armario.

La crema solar debe aplicarse siempre que vayamos a exponernos al sol, aunque sea al dar un paseo. Deberemos aplicar la crema por todas las zonas corporales no tapadas con tejidos, una media hora antes de iniciar la exposición. De esta manera, daremos tiempo al solar de crear la protección necesaria en el momento de la toma. Deberemos repetir la aplicación a las 2 horas aproximadas de exposición, y tras bañarnos en la playa o piscina (aunque nuestra crema sea resistente al agua).

Deberás elegir un factor solar alto, pues son los más resistentes a los problemas que causan los rayos solares. Esto no quiere decir que dificulte el proceso de bronceado. Aunque mucha gente cree que con cremas de factor elevado es imposible ponerse morena, lo cierto es que no influye en este aspecto.

Cómo preparar la piel para el sol

5-Conoce la nutricosmética

La nutricosmética supone una ayuda para quien quiera conseguir un moreno más duradero. Aunque podemos lucir un bonito moreno con las recomendaciones anteriores, esta idea puede ayudarnos a que dure más.

Se trata de la ingesta de productos para que nuestro moreno sea más duradero. No obstante, esto es un complemento que podemos elegir tomar, pero no suple las recomendaciones anteriores. Aunque tomemos estas vitaminas, deberemos seguir las pautas anteriormente descritas. Por si sola, la nutricosmética no es capaz de prevenir todos los problemas que puede causar la radiación solar sobre una piel desprotegida.

6-Contrata un tratamiento en centros de belleza

Esta opción es la ideal para aquellas personas que quieran pagar un tratamiento de bronceado que les permita estar morenas sin exponerse al sol. Puede ser buena idea, por ejemplo, para lucir el moreno también en épocas de poco sol y temperaturas bajas.

Existen muchas clases de tratamientos: desde los rayos uva, hasta tratamientos para preparar la piel para la exposición. Generalmente, estos tratamientos suponen un desembolso económico importante, lo que los hace un tanto inalcanzables para muchos. Pero teniendo en cuenta que no son necesarios, se pueden hacer bastante prescindibles.

Hasta aquí los pasos para conseguir una preparación de nuestra piel, antes de exponerla al sol. Es importante y muy recomendable llevarlos a cabo para evitar problemas y complicaciones. Ante cualquier duda o problema, deberemos acudir a nuestro médico.

A modo de conclusión

La piel y el sol pueden tener una relación muy difícil y complicada, pues los rayos ultravioleta pueden causar problemas muy serios en pieles desprotegidas. Por ello, es necesario saber cómo podemos preparar nuestra piel para exponerla al sol de manera totalmente segura. En  este artículo, damos unas recomendaciones para que la exposición sea lo menos dañina posible. Realizando las pautas descritas, podremos conseguir un moreno bonito libre de efectos nocivos para nuestra salud.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.