Cómo usar un condón femenino

0 106

Todo el mundo tiene información sobre el preservativo para hombres, sobre cómo usarlo y dónde se puede encontrar. Pero muy poco conocemos acerca cómo usar un condón femenino o todo lo que necesitamos saber para comprarlo.
En este artículo aprenderemos a usarlo, sus características, las ventajas y las diferencias que guarda con el preservativo para hombres.

Diferencias entre el condón femenino y el masculino

Si por la razón que sea preferimos o necesitamos otro tipo de preservativo y queremos de dejar de usar el de hombres el condón femenino es una muy buena opción. Están casi a la misma altura que el masculino para evitar embarazos no deseados. También para luchar contra las enfermedades por trasmisión sexual, cuyas siglas son ETS. Ambos ayudan a prevenir el SIDA.

La principal diferencia que guarda respecto al masculino es el lugar para colocarlos. Ya que se trata de la vagina o también se puede situar en el ano. En cualquier caso son efectivos actuando como protector contra las enfermedades por transmisión sexual. En el caso de estar ubicados en la vagina, contra los embarazos. Este anticonceptivo cubre la parte vaginal interior haciendo de barrera para impedir que el óvulo sea alcanzado por algún esperma. El nombre con el que son conocidos es condones internos.
Si este profiláctico es colocado en el ano, el uso que se le da es, únicamente, prevenir contagios de enfermedades por transmisión sexual. Reduciendo las posibilidades de que el semen, el líquido que sale antes de eyacular o simplemente la piel estén en contacto. Es importante este punto para evitar las ETS y también saber cómo se contagia el SIDA.

Ventajas de usar el condón femenino

Guarda una similitud con el preservativo masculino. No es necesario estar en posesión de una receta o identificarse para hacerse con uno de ellos. El condón femenino esté menos al alcance del usuario que el masculino. Pero hoy en día lo podemos comprar en Internet, en algunas tiendas y también en centros para planificación de familia. Es una método anticonceptivo de tamaño menor, se puede llevar en el bolsillo por lo que también es discreto.

El sexo no es sólo responsabilidad de una persona. Aunque con el condón femenino tendrás el control sobre la utilización de un método anticonceptivo. Ya que en ciertas ocasiones con las prisas o por descuidos si a tu pareja o compañero se le olvida. Al no poder usarlo puede que te dejes llevar antes que dejar pasar la oportunidad de tener sexo. Por este motivo, con el condón femenino tienes el control absoluto en cada momento.

En su correcto uso por cada práctica de sexo que tengamos, estos preservativos para mujeres son efectivos a un 95% en la prevención de embarazos. Para un uso correcto de este anticonceptivo tiene que estar en todo momento bien colocado antes del contacto entre genitales.
Se desaconseja activamente no usar al mismo tiempo el preservativo femenino y el masculino. Ambos productos están creados para usarlos por separado y no se consigue más protección usándolos a la vez. Incluso podría poner en peligro el porcentaje de efectividad de cada uno.

El condón nos protege frente a las ETS

Uso del condón femenino

El primer paso antes de usarlo es consultar la fecha de caducidad que viene en la caja. También hemos de abrirlo con cuidado para que no se rompa o su integridad se vea comprometida.
A la hora de colocar el preservativo femenino se debe de hacer en una postura lo suficientemente cómoda para su colocación. Es algo parecido a las posiciones que adoptarías para ponerte un tampón. Luego se debe apretar los lados en el aro interior en el lado cerrado del preservativo. Más tarde deslizar el anticonceptivo en el interior vaginal, similar al procedimiento del tampón. No debe estar retorcido y al mismo tiempo es necesario empujar el aro hasta llegar al cuello uterino.
Llegado a este punto, se saca el dedo dejando que el aro exterior quede, más o menos, dos centímetros y medio fuera.

Preparados ambos para empezar con las relaciones sexuales, introducir el pene dentro del condón. Así estarás segura de que no se desvía ni queda fuera del preservativo.
Si quieres usar este método anticonceptivo en el ano, el proceso es el mismo que hemos descrito para ponerlo en la vagina.

Usar el condón como método anticonceptivo

Cuando el sexo haya terminado, para quitarlo se ha de apretar y enrollar el aro exterior. Esta es la parte del preservativo que queda, más o menos, dos centímetros y medio colgando manteniendo así el semen en la funda sin que se filtre.
El siguiente paso es sacarlo de manera suave del sitio que hayamos elegido para darle uso con el objetivo de evitar un derrame del semen.
Nunca se ha de tirar al baño porque hay un riesgo de obstrucción. Lo mejor es tirarlo a una basura.

Consejos

No es posible que sean  utilizados otra vez, al acabar la sesión de sexo habría que usar otro para la próxima.
En el caso de que tu compañero haya eyaculado en la vagina directamente hay una opción anticonceptiva que es una píldora para el día después. Como precaución no se debe dejar pasar más de cinco días.

Cómo última opción, si se han detectado los síntomas de un embarazo, queda el aborto provocado pero es una decisión sobre la que hay que meditar y estar segura.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.