Diabetes – Cómo controlar y prevenir la diabetes

0 859

La diabetes es una enfermedad metabólica que se manifiesta de una forma muy clara, con un aumento de la glucosa basal en sangre. Suele deberse a una alteración de la producción de insulina en el páncreas o presenta una alteración en los receptores de la misma. Hoy desde el equipo de SaludRespuestas queremos explicarte un poco más acerca de esta enfermedad.

A día de hoy es la principal causa de morbimortalidad en los países desarollados.

¿Cuáles son los indicadores más habituales de diabetes?

Las personas que son diabéticas pero que aún no han sido diagnosticadas, notan que sus heridas y quemaduras tardan más en cicatrizar, presentar prurito y unas ganas de orinar de manera constante.

Otro rasgo característico de los diabéticos son la sed constante y el hambre.

Tipos de diabetes

La OMS divide a los diabéticos en dos grandes grupos:

  • Diabetes Tipo I: También conocidos como insulino-dependientes, estos pacientes no producen insulina y necesitan inyectarse insulina. Sólo un 10% de los diabéticos son de este tipo.
  • Diabetes Tipo II: es más conocida como la diabetes del adulto  el 90% de los diabéticos son de Tipo II. En este caso si que existe una producción inicial de insulina y existe una resistencia a la misma por parte de los receptores. Para compensarlo, el páncreas, decide producir aún más insulina. Llegado el momento las células del páncreas se debilitan y la prodcucción de insulina es menor, lo que hace que el azúcar en sangre vaya en aumento. Otros causantes de la diabetes tipo II son el sedentarismo, una mala alimentación y puede aparecer tras el parto
  • Diabetes gestacional: Seguro que conocéis alguna mujer embaraza que tiene que hacerse la prueba de la glucosa, pues es que algunas mujeres pueden «volverse diabéticas» mientras están embarazadas y desaparecer tras el parto.

Factores de riesgo

Me gusta hablar de los factores de riesgo cómo una serie de botones que apretamos, cuanto más botones pulsamos, mas posibilidades hay de que la puerta se abra.

Sobre la diabetes tipo I, no existen estudios que hablen de factores de riesgos claros, pero podemos decir que los factores ambientales y la predisposición genética.

Sobre la diabetes tipo II si que tenemos más estudios consolidados y podemos hablar de los siguientes factores de riesgo:

  • Edad: las personas mayores de 45 años que tienen sobrepeso. Pero debido al aumento de casos de niños obesos también podemos hablar de casos de diabetes tipo II en niños.
  • Sobrepeso: los estudios apuntan que aproximadamente el 80% de los diabéticos tipo II tiene sobrepeso, cuanto mayor es el grado de obesidad, más posibilidades de sufrir diabetes.
  • Antecedentes familiares: la mayoría de personas diagnosticadas, tienen algún familiar que la haya sufrido. En este caso existe una predisposición genética a sufrir diabetes.
  • Sedentarismo: la falta de ejercicio físico en el día a día hace que tengamos más posibilidades de ser diabéticos.
  • Embarazo: algunas mujeres desarrollan esta enfermedad metabólico durante el embarazo.

Tratamiento dietético del paciente diabético

  • La principal medida que se debe tomar con el paciente diabético es asegurarse que se encuentra dentro de su peso ideal, para ello, puede ponerse al paciente a dieta para que alcance un peso normal.
  • Aportar a los nutrientes necesarios par evitar que el diabético enferme.
  • Normalizar los niveles de glucosa en sangre.
  • Deben vigilarse otra enfermedades relacionadas con la obesidad cómo la hipertensión, arteriosclerosis, colesterol…
  • Debe vigilarse también el estado de los riñones
  • Evitar la cetoacidosis metabólica.

En este caso la dieta es el factor más importante para normalizar al paciente diabético, es este caso no podemos hablar de una dieta modelo para diabéticos, ya que cada uno tiene unas condiciones especiales y casi siempre suele ir ligada a otras enfermedades. La dieta puede organizarse de 3 formas:

Recomendaciones alimentarias

Cómo el tratamiento de la diabetes es de por vida, el diabético debe saber cómo alimentarse y cómo hacer la compra, para ello se le dan al diabético una serie de pautas que deben seguir, en este punto entraría en juego algo de lo que seguro habéis oído hablar el índice glúcemico y la carga glucémica.

Nuestro cuerpo obtiene la energía del azúcar liberada por los alimentos con contenido en hidratos de carbono, la forma en la que este azúcar llega a la sangre (más rápida o más moderada) se conoce cómo índice glucémico (desde ahora IG) si el azúcar llega a la sangre de una manera rápida hablamos de un IG alto, por el contrario si la liberación es progresiva hablamos de un IG alto.

El contenido en fibra hace que el IG sea menor porque retarda la entrada de glucosa en sangre. El ejemplo más sencillo lo tenemos si nos imaginamos la comida cómo un gran muro de piezas de LEGO cada ladrillo corresponde a una molécula de glucosa. Puedes para poder tener todas las piezas de glucosa y usarla como fuente de energía necesitamos que estén separadas unas de las otras y este proceso de «destruir el muro» conlleva más tiempo que deshacer parejas de glucosa cómo sería el caso de los azúcares simples presentes en la fruta.

Bajo el mismo fundamento encontramos que el método de cocción también influye el proceso de hervir la pasta produce roturas en nuestra pared de LEGO, es decir favorece la hidrolización y el cuerpo tiene algo del trabajo hecho, lo que facilita que la glucosa llegue antes a la sangre. Por ello la mejor forma de tomar la pasta es aldente.

ACLARACIÓN: DIFERENCIA ENTRE CARGA GLUCÉMICA E ÍNDICE GLUCÉMICO

La carga glucémica se obtiene dividiendo el IG de un alimento entre 100 y multiplicando por los gramos de carbohidrato que tiene una ración de este alimento; este dato es más práctico a la hora de elaborar menús, ya que el IG tiene algunas limitaciones, por ejemplo: el IG son datos obtenidos cómo respuesta del organismo ante la ingesta de un alimento en condiciones de reposo y  las cocciones y la ingesta de otros alimentos aumentan o disminuyen dicha cantidad.

Por ejemplo un alimento puede tener un IG muy alto pero si tomamos una ración pequeña no va a tener tanta incidencia sobre la glucemia.

Por ejemplo el plan blanco tiene un IG alto (95)  sin embargo una ración de pan tiene una carga glucémica media (15)

Por el contrario la pasta con IG medio (45) tiene una carga glucémica alta (23) porque la ración de pasta es mayor.

Aunque la carga glucémica sea un término más versátil y tenga en cuenta los gramos de alimento que se consumen el IG sigue siendo importante para los diabéticos, aunque también deben tener en cuenta la carga glucémica..

¿Puede un diabético consumir lácteos? SI

Aunque deben ser siempre desnatadas o semidesnatadas es un alimento que no se restringe en un paciente diabético por su contenido en calcio de alto valor biológico.

¿El paciente diabético puede consumir verduras? SI

El paciente diabético debe consumir verdruas y hortalizas ricas es fibra, ya que esta hace que la liberación de glucosa sea más lenta. Además aportan una buena cantidad de vitaminas y minerales.

¿Y la fruta? Siempre que sean de IG bajo

Las frutas cómo las uvas, los plátanos y las naranjas deben consumirse con moderación ya que tienen un IG alto.

Las frutas secas como las pasas o los dátiles deben evitarse.

¿Puede el diabético comer frutos secos? Debe comerlos

Son una buena alternativa para comer a media mañana, son una buena fuente de grasas poliinsaturadas, ideales si el paciente sufre alguna dislipemia.

Dieta personalizada sin insulina

Una dieta personaliza se preescribe cuando el paciente diabético tiene otra patalogía asociada cómo la obesidad, colesterol o insuficiencia renal. No se utiliza en pacientes tratados con insulina.

En este caso, se le realiza al paciente una encuesta dietética para conocer sus horarios, sus posibles alergias o intolerancias, la cantidad de energía que necesita…

Una vez conocemos al paciente, la dieta se estructura por porcentajes:

  • Proteínas: según las necesidades del paciente pueden rondar entre el 10-15% de la energía total de la dieta. Superar el 15% puede dañar el riñón del diabético.
  • Hidratos de carbono: pueden suponer hasta el 55% de la energía total de la dieta, siempre proveniente de carbohidratos complejos.
  • Grasas: Se permite hasta un 30% de grasa con algunas puntualizaciones: las grasas saturadas nunca deben suponer más de un 6% del total de las grasas. Siempre deben ser ácidos grasos poliinsaturados cómo el oleico del aceite de oliva o el Omega 3 del pescado y algunos frutos secos.

Dietas personalizadas por raciones

La dieta por raciones permite al paciente intercambiar los alimentos de la dieta. Se trata de saber cuántos gramos de cada macronutriente puede consumir.

En este caso, debemos formar al paciente o facilitarle unas tablas de composición de alimentos para el mismo pueda organizarse sus menús.

Como controlar la diabetes

 

  1. Debes seguir la dieta o recomendaciones dietéticas que le haya dado el profesional.
  2. Practica deporte, numerosos estudios relacionan la vida activa con un control de la glucemia.
  3. Con el aparato que ves en la imagen, puedes medir tu glucosa en sangre, saber cuándo y cómo debes tomarla te ayudará a conocer tu estado de salud. Lo más habitual es la medida en ayunas.
  4. Toma los medicamentos de manera regular.

Consejos para prevenir la diabetes

Cómo hemos visto durante los diferentes puntos de este artículo, uno de los factores que más influye en sufrir o no diabetes es nuestro estilo de vida.

Para prevenir la diabetes debes mantenerte en un peso saludable y evitar las grandes oscilaciones de peso durante tu vida.

Si no quieres sufrir diabetes, practica algún deporte, aunque solo sea salir a caminar todos los días.

Evita la comida basura o precocinada.

Ojo con el azúcar que no ves.

  • Galletas saladas: A pesar de que el nombre nos pueda llevar a error, se elaboran con harinas refinadas y aditivos azucarados; 2 galletas saladas  pueden aportar hasta 5 gr de azúcar.
  • Barritas de cereales: Una barrita de 30gr  puede contener 3 cucharaditas de azúcar. ¡Ojo!: Las que son bajas en grasas son ricas en azúcares.
  • Salsa teriyaqui: El pollo con salsa teriyaqui es un plato típico de la cocina japonesa, pero es una opción calórica y es que esta salsa a base de soja, licor y azúcar suman 16 calorías por cuchara.
  • Vinagre de módena: Concretamente, el balsámico es una mezcla entre vinagre de vino, mosto, calamelo, colorantes y estabilizantes, lo que da cómo resultado 15gr de azúcar en 100ml de producto.
  • Cereales de desayuno: Casi nadie se ciñe a la porción recomendada de 30gr que contiene 8 gramos de azúcar; y la mayoría de la población duplica y hasta triplica la ración recomendada.
  • Bebidas energéticas: ¿Cómo nos dan energía? Con cafeína, taurina y azúcar ; sobretodo azúcar. Estas bebidas pueden alcanzar los 30gr de azúcar.
  • Salsas preparadas: Las salsas comerciales para pastas, barbacoas, ketchup, salsas agridulces… pueden llegar a contener hasta 25 gr de azúcar por 100 gr de producto; es decir algunas son 25% azúcares. ¿Queréis que haga un post con recetas de salsas caseras menos calóricas? Dejádmelo en los comentarios.
  • Zumos preparados: Concentran el azúcar al desechar la fibra, asi mismo algunos fabricantes añaden azúcar para mejorar el sabor; los néctares de frutas son los que más azúcar contienen.

Tips para reducir el azúcar que consumimos «conscientemente»

  • Disminuye la cantidad que echas al café, puedes ir reduciendo la cantidad añadiendo canela o sustituye por stevia.
  • Los alimentos que son bajos en grasas, suelen ser ricos en azúcares.
  • Reduce en un 30% el azúcar de las recetas y añade fruta desecada.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.