Cómo encontrar el punto G

0 107

El famoso Punto G es el responsable de que la mujer experimente placer en la cama. Cuando el punto G se activa, provoca que la mujer tenga orgasmos maravillosos y muy placenteros. Es por eso que muchas personas quieren saber dónde se encuentra este maravilloso punto y cómo se puede estimular. Esta búsqueda de información corresponde a un deseo de hacer disfrutar a la mujer, así como de ser bien considerado en el tema del sexo. En este artículo vamos a contarte que es el Punto G, donde está  y cómo se puede estimular para que la mujer sienta mucho placer mientras se da el acto sexual. Si te interesa conocer dónde está este punto G, te invitamos a seguir leyendo este artículo. Cuando termines de leerlo, estarás más cerca de ser recordado por las mujeres como un hombre con el que merece la pena jugar.

El punto G. ¿Que es?

Este famoso Punto G es la zona más erógena del cuerpo femenino. Su estimulación produce mucho placer sexual, pues provoca un orgasmo. Por ello, es una zona muy cotizada. No obstante, no todas las mujeres lo tienen; solo el 60% de la población femenina tienen la suerte de contar con este punto. Recibe este nombre gracias a su creador, Ernst Gräfenberg, un ginecólogo alemán que estudió el placer femenino, lo que le llevó a centrarse en este punto. Actualmente, existe mucha controversia alrededor de esta zona. Existen estudios que aseguran que se trata de una zona anatómica del cuerpo femenino, mientras que existen otras informaciones que aseguran que simplemente es una zona sensible del cuerpo de la mujer. También los hay que aseguran que el punto G no existe. No obstante, existir existe. Solo debemos conocer su existencia, y cómo estimularlo.

¿Dónde está el Punto G?

La localización del punto G varía según quien nos facilite esta información. Su misteriosa localización contribuye a alimentar la controversia sobre esta zona erógena femenina. Parece ser que se encuentra dentro de la vagina. Lo encontraremos a unos 6 centímetros de la pared vaginal frontal,  es decir, a unos pocos centímetros de su entrada. No obstante, debemos tener en cuenta que su localización puede variar según el cuerpo de la mujer, e incluso que no todas contamos con este maravilloso botón. Cómo encontrar el punto G

Cómo lo podemos encontrar

No hay mejor forma de encontrar el punto G que experimentar con nuestro cuerpo. Lo haga nuestra pareja o lo hagamos nosotras mismas, si somos unas de las afortunadas en tenerlo, vamos a disfrutar de unos maravillosos y potentes orgasmos. Encontrarlo nos facilitará tenerlos siempre que nos apetezca, pues no tendremos más que estimularlo y prepararnos para disfrutar. Podemos probar lo siguiente para tratar de encontrarlo:

  1. Nos resultará más fácil encontrarlo si nos tumbamos de espaldas. En esta postura, introducimos el dedo corazón en la vagina
  2. Vamos a ir explorando la pared frontal, hasta que encontremos una zona rugosa. Esta zona es el punto G.
  3. Al estimularla, nos dará la sensación de querer orinar. Debemos estar tranquilas, pues solo es una sensación corporal y no tiene por qué ocurrir.
  4. Su estimulación produce orgasmos muy placenteros.

Si quieres tener estos orgasmos en compañía, enséñale a tu pareja sexual cómo encontrarlo y estimularlo. De esta manera, se sentirá muy importante en la cama pues habrá aprendido a darte mucho placer.

Cómo estimular el Punto G

El punto G se puede estimular de diferentes maneras. Entre ellas, encontramos:

La postura

Como hemos comentado anteriormente, una de las posturas más recomendables para estimular este punto es estar tumbada de espaldas. De esta manera, cualquier objeto o miembro que entre en la vagina va a rozar contra la pared frontal interior, haciendo que se estimule este punto. Otras posturas que pueden favorecer a la estimulación del punto G es realizar la penetración estando la mujer sentada, y el hombre de pie cara a ella. Otra forma es acostarse panza para arriba y dejarse explorar por otra persona, o incluso por nosotros mismos.

El tamaño de los miembros

Muchos estudios han demostrado que un pene grande no produce más placer que un pene normal. Ahora bien, los penes pequeños producen menos placer que los más grandes, pues pueden no llegar a estimular zonas interiores. Por tanto, el tamaño si importa, por lo menos de manera relativa. No solo del pene, sino también de la vagina. Una vagina grande necesitará un pene grande que llegue a estimular esta zona. De la misma manera, una vagina pequeña necesitará un pene pequeño. Se trata de que el miembro masculino pueda rozar esta zona, que, como hemos dicho, se sitúa a unos 6 centímetros al interior de la entrada de la vagina.

La excitación que experimente la mujer

Esto es más importante de lo que parece. La excitación produce que la vagina se hinche. También el Punto G. Un Punto G hinchado puede ser estimulado mucho más fácil que si no lo estuviera. Cuando la mujer tiene una buena excitación, este punto se hincha, por lo que es más propenso a producir roces. Cómo encontrar el punto G

¿Penetración del miembro viril, o dedos?

Generalmente, se recomienda introducir los dedos para estimular el punto G. Esto es debido a que se sitúa en un rincón de difícil acceso, y las articulaciones de los dedos nos permiten encontrarlo con más facilidad. Podremos encontrarlo introduciendo los dedos y doblándolos en su interior. Si damos toques contra la pared frontal, posiblemente lo estimulemos y la mujer rompa en un orgasmo. Si has probado la estimulación y no recibes placer, quizás eres una de esas mujeres que no tiene punto G. En este caso, te recomiendo que pruebes otras formas de placer, como la estimulación del clítorios o la masturbación anal, que también te permitirán tener orgasmos placenteros. No olvides que, para tener un orgasmo, necesitas estar predispuesta a ello. Las obsesiones son malas consejeras, por lo que es mejor evitarlas en la medida de lo posible. Si eres capaz de darte placer a ti misma pero no consigues que ningún chico lo haga, quizás debas enseñar a tus parejas sexuales a estimular tu vagina para conseguir tener orgasmos muy placenteros. Te recomendamos, además, usar métodos de protección que puedan hacer de barrera en la transmisión de enfermedades sexuales. Recordamos que una relación sexual sin protección eficaz puede transmitir enfermedades como herpes genital, papiloma humano e incluso el SIDA.

Cómo encontrar el punto G

A modo de conclusión

El famoso Punto G es la zona más placentera del cuerpo de una mujer. Tan solo hará falta estimularla para que la persona rompa en orgasmos maravillosos y muy placenteros. Por ello, encontrar el punto g es, quizás, la tarea más buscada y ansiada por los chicos que pretenden hacer disfrutar a una mujer y que recuerde, durante mucho tiempo, sus encuentros. No obstante, encontrar este punto no es nada fácil. Además, no todas las mujeres lo tienen. Solo el 60% de ellas poseen punto G. El restante 40% deberá conformarse con sentir placer al estimular otras zonas, como el clítoris. En este artículo hemos ofrecido algunas ideas para encontrar y estimular el punto G, que seguro te ayudarán en caso de estar buscando cómo hacerlo. Te invitamos a que pruebes las posturas que recomendamos, así como el modo de estimularlo. Si eres tu la que quiere saber donde está su punto G, te invitamos a autoexplorarte tu misma e intentar encontrarlo. Si eres de las 60% afortunadas, podrás estimularlo siempre que quieras para notar los mejores orgasmos que te puedas imaginar. Una vez lo encuentres con la autoexploración, puedes enseñarle a tu pareja sexual a encontrarlo por su propio pie.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.