Cómo masturbarse analmente

0 7.465

Masturbarse analmente, en muchos forma parte de ese deseo que es un elemento esencial de la personalidad, la función sexual y es algo eminentemente natural. Sin embargo, por prejuicios sociales y médicos de otras épocas ha sido reprimida y desvalorizada. Esto, ha hecho de las prácticas sexuales un acto conducente a un solo camino. La reproducción en la mujer y a la afirmación de la masculinidad en el hombre. A pesar de los avances médicos y científicos en materia de sexualidad, aún algunos temas siguen representando un gran tabú. Tal es el caso de la masturbación, que se tiene como práctica oculta dentro de la sexualidad. Esto se debe a que la práctica sexual está asociada a la obligación reproductiva y no a la obtención de placer.

En un principio, la masturbación era una práctica masculina, y aún hoy es más practicada por hombres que por mujeres. Su definición más básica es que consiste en la estimulación manual del pene o la vagina para obtener placer sexual. Sin embargo, visto de forma amplia, el placer sexual no se obtiene solamente a través del pene o la vagina. Cada ser humano tiene zonas erógenas comunes y propias que conducen a la excitación. Entonces, se puede obtener placer en diferentes partes del cuerpo, los senos, nalgas, pene, vagina, el ano, etc. Por lo tanto, la masturbación y el sexo puede darse tocando, acariciando o penetrando en cualquiera de estas.

Masturbarse analmente en pareja o la auto estimulación sexual es una práctica sana para conseguir placer sexual siempre y cuando no se prefiera antes que a la pareja o implique la sustitución del acto sexual natural. El individuo satisfecho sexualmente tiene mayor autoestima, salud mental y psicosocial. A pesar de que ha sido satanizada desde la época antigua, la auto satisfacción conduce a un individuo sano. La masturbación conduce a un reconocimiento del propio cuerpo y las caricias o formas que nos causan placer.

El ano como centro de placer sexual

El ano, es la parte externa final de nuestro aparato digestivo. Su zona cutánea, expuesta externamente es la que generalmente llamamos ano. Sin embargo, este es mucho más complejo. Compuesto por terminaciones nerviosas de gran capacidad, que comunican el esfínter interno y externo. Además los esfínteres, controlan su apertura y cierre mediante contracciones voluntarias e involuntarias. Otro aspecto es su ubicación, pues se encuentra en el área del periné, cerca de los genitales, permitiendo el contacto sexual.

Ahora bien, la estimulación anal, no necesariamente debe darse por auto estimulación. La masturbación o estimulación anal de la pareja puede ser una práctica excitante. De hecho, la práctica de la masturbación anal puede ser el preludio para la penetración anal. Así, la penetración anal, suele ser gratificante para el hombre que penetra. Esto, por cuanto el recto es un canal más angosto que el de la vagina. Adicionalmente, las contracciones anales pueden originar mayor placer en el hombre durante la relación sexual. Por ello, cuando la pareja ha convenido practicar el sexo anal, es conveniente practicar la masturbación.

Masturbarse analmente

Entonces, las características del ano que lo hacen susceptible de generar placer sexual son:

  • Está rodeado de terminaciones nerviosas que pueden ser estimuladas fácilmente.
  • A través del ano puede estimularse internamente la vagina en la mujer. Y puede también estimularse la próstata del hombre, que es una zona erógena muy placentera.
  • Las contracciones anales pueden causar placer sexual en ambos miembros de la pareja.

Mitos sobre la masturbación anal

Alrededor de la masturbación anal existen muchos mitos, algunos de ellos basados en creencias ancestrales. Otras, basadas en experiencias clínicas generadas por malas prácticas sexuales. Los 4 mitos más comunes son:

  • Si un hombre se estimula analmente es homosexual.
  • La estimulación, masturbación y penetración anal es dolorosa.
  • Masturbarción y penetración anal son causantes de enfermedades a los órganos sexuales.
  • La masturbación y penetración anal causan enfermedades colorrectales y del ano.

En el primer caso, el mito desconoce el concepto propio de homosexualidad. Si bien la práctica homosexual masculina más practicada es la penetración anal, no es esta lo que determina la homosexualidad. La preferencia sexual por personas del mismo género es la definición de homosexualidad, independientemente del tipo de práctica que luego realice. Entonces, un hombre que prefiera estar sexualmente con otro hombre y no practique la penetración anal es homosexual. Mientras que, un hombre cuyas relaciones sexuales sean practicadas y deseadas con mujeres es heterosexual, aunque practique la estimulación anal. Si posterior a la estimulación anal un hombre desea contacto sexual con otro hombre, seguramente era homosexual antes de esto.

Para el segundo mito, es importante aclarar que ninguna práctica sexual sana y correctamente realizada debe ser dolorosa. Por lo tanto, la masturbación anal o cualquier otra práctica, debe resultar placentera y sin incomodidades. Si durante o después de la masturbación anal sentimos dolor, estamos realizando algo de forma incorrecta.

Finalmente, la masturbación anal, por sí sola y practicada con las adecuadas medidas de higiene, no es causante de enfermedades. La mayoría de las veces, cuando se generan enfermedades no ha sido por la masturbación o estimulación anal. Sino que son el resultado de un descuido de las normas de higiene y limpieza durante esta práctica.

Paso a paso para masturbarse analmente

Una vez que hemos decidido la masturbación anal, debemos realizarla correctamente. Para ello es importante tomar en cuenta algunos pasos:

  • Debemos tener el ano bien limpio, preferiblemente podemos hacer la masturbación anal después de la ducha.
  • Debemos tener las manos limpias y las uñas cortas sin imperfecciones. Las uñas sin limar, las asperezas en los dedos y uñas pueden romper o causar incomodidad. Es recomendable usar guantes desechables de látex para mayor higiene
  • Es recomendable tener a la mano lubricantes íntimos. Aunque podemos lubricar con los flujos de la vagina, en el caso de la masturbación anal en la mujer.
  • Iniciamos con caricias en todo el cuerpo o con la masturbación genital. De esta forma generamos una excitación adecuada.
  • Luego acariciamos desde la vagina o el escroto hacia el ano. Una vez que tocamos el ano, no debemos tocar la vagina con el mismo dedo.
  • Se puede también acariciar y tocar las nalgas.
  • Es bueno dar masajes circulares suaves alrededor del ano.
  • Comenzamos a dar toques continuos en el ano. Luego de los masajes y a medida que aumenta la excitación.
  • Posteriormente, lubricamos el ano. Lo mejor es usar un lubricante íntimo.
  • Al tener lubricación, introducimos suavemente el dedo hasta el primer falange. Se debe sentir un espasmo anal, por eso en un primer instante no debemos mover el dedo dentro del ano.
  • Una vez superado el espasmo de defensa, podemos realizar movimientos suaves.

Es importante que durante la masturbación anal, al igual que en cualquier práctica sexual  sintamos el lenguaje de nuestro cuerpo. No hay una norma para la velocidad o fuerza de la masturbación anal. Cada persona y cada momento sexual es único, debemos practicarlo con respeto hacia nosotros mismos, como el cuerpo dicte.

Estimulación anal en pareja

Masturbarse analmente puede representar simplemente una parte de la vida sexual de la pareja. No necesariamente debe realizarse como auto satisfacción. Por lo tanto, la masturbación anal o la estimulación manual del ano de la pareja puede resultar muy excitante. Para esto, lo primero es conversar, conocer si uno de los dos quiere gozar de la estimulación anal. Debe existir el deseo sexual de uno, por la estimulación anal, y el deseo de la pareja de complacerlo. Como hemos dicho, la estimulación manual del ano, puede también ser el preludio de la penetración anal.

Una vez que decidimos practicar la masturbación anal en pareja, hacerlo es muy fácil. Podemos iniciar con la excitación de la pareja, con caricias, toques o sexo oral. De hecho, se puede combinar la estimulación anal con la penetración o con el sexo oral.

Durante la penetración es más fácil estimular el ano femenino en posiciones en las que ella se encuentra arriba. Estas posiciones permiten una mayor apertura del ano y facilitan la llegada de las manos del hombre durante la penetración. En caso de la estimulación del ano del hombre durante la penetración, las posiciones con él arriba son más convenientes. Debe existir acuerdo entre la pareja para realizar la estimulación anal del otro, pues de forma sorpresiva puede causar incomodidad.

Otra práctica que puede resultar placentera en pareja es la estimulación manual del ano durante el sexo oral. O incluso la masturbación anal de la pareja durante la masturbación genital. Lo importante es que el momento sexual resulte placentero para ambos.

Recomendaciones de higiene para masturbarse analmente

La masturbación anal, si no se practica con las adecuadas condiciones de higiene puede causar enfermedades. Esto se debe a que las bacterias del ano se pueden diseminar a través de la vagina u otras mucosas. Adicionalmente, las heces fecales, aunque microscópicas siempre están presentes en el recto. Por lo tanto, cuando practicamos la masturbación anal es importante:

  • Tener el ano limpio.
  • Debemos tener las manos limpias y las uñas cortas. De preferencia debemos usar guantes desechables de látex
  • Si usaremos juguetes sexuales deben estar limpios y estériles. Es preferible usar juguetes anales desechables.
  • Debemos usar lubricantes íntimos. Aunque se puedan usar fluidos vaginales, no es lo más recomendable, pues estaríamos trasladando bacterias naturales de la vagina.
  • Nunca debemos lubricar con saliva o cualquier otro fluido corporal. Así mismo, debemos ser cuidadosos con el uso de sustancias lubricantes químicas que puedan dañar los tejidos anales.
  • Al finalizar, se deben desechar los guantes sin tocar su parte externa.
  • Se debe lavar adecuadamente los juguetes sexuales que se hayan empleado.
  • Es importante lavar externamente los envases de cremas lubricantes que hayamos empleado. Igualmente debemos lavar todos los envases que hayamos tocado durante la masturbación anal.

Masturbarse analmente

Siguiendo las normas de higiene adecuadas, masturbarse analmente o la estimulación anal en pareja es una práctica segura.

Cuándo evitar masturbarse analmente

No siempre la estimulación anal es recomendable. Recordemos que el ano forma parte de nuestro aparato digestivo. Por lo tanto, debemos cuidarlo de forma correcta. Una de las ocasiones en las que no debemos practicar la estimulación anal, es cuando sufrimos de hemorroides. Durante un proceso de hemorroides, puede haber ardor o dolor en el ano, que se incrementaría durante la masturbación. Además, las hemorroides vienen por lo general acompañadas de estreñimiento, con lo que las heces fecales ejercen presión. Al encontrarse acumuladas en el recto, generan un presión que con la estimulación anal pueden llegar a causar dolor.

La auto estimulación al masturbarse analmente debe evitarse también, en los casos de inflamación del colon y otras enfermedades colorrectales. Esto, por cuanto dicha estimulación puede agravar la condición de salud existente. Más aún si se practica con pocas medidas de higiene.

Una señal de alarma para detener inmediatamente o evitar masturbarse analmente, es la aparición de sangre. Sea porque padezcamos de úlceras sangrantes, diverticulitis o hayamos ejercido excesiva presión. La estimulación o penetración anal, luego de la aparición de sangre puede generar situaciones peores.

Si nos gusta la estimulación anal, lo mejor es mantener el sistema digestivo sano. Una dieta con fibra y tomar abundante agua, mantiene el recto sano y estimula los movimientos intestinales que pueden ser parte del placer.

 

¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.