Cómo ser dominatrix

0 176

En la actualidad las prácticas sexuales se han convertido en una oportunidad que las personas están utilizando para lograr la satisfacción plena cuando necesitan cambios en los juegos que les pueda dar placer a ambas personas dentro de una relación de pareja.

Y es que la necesidad de buscar nuevas situaciones que los lleve a sentir más sensaciones nuevas o convertirlos en expertos en el sexo, ha venido a lograr la búsqueda de inventos y accesorios además de juegos de roles que les ayude a ser más felices.

Por ello, el papel del amo y del sumiso llega al plano sexual de una pareja, que los obliga a manifestar diferentes personajes desde dentro de su ser dándole fuerza para aguantar las actividades que se realizan previo a los juegos de estas distintas prácticas.

¿Qué es dominatrix?

Dominatrix viene a ser el papel que toma una mujer frente a su pareja con la finalidad de dominar en todo momento a la pareja en cuanto a las diversas posiciones, actividades y juegos que se pueden realizar mientras se realiza el acto sexual.

Cómo ser dominatrix

Generalmente la dominatrix es la que lleva el mando en todo y usa accesorios en su pareja para aumentar las ganas y el placer sexual de ambos convirtiendo a la pareja en sumiso o esclavo con el que se puede hacer de todo durante los juegos.

Es importante resaltar que los dos tienen la posibilidad de detener el juego en cualquier momento cuando no se aguante más o ya al ver que la situación está tomando un matiz o camino diferente al que se espera con la práctica del amo-esclavo en las relaciones sexuales.

Lo que te convierte en dominatrix

  • Ser la jefa en todo momento
  • Usar el vestuario y los accesorios necesarios
  • Entrar de lleno en el papel
  • Hacer los diferentes juegos con determinación
  • Hacerte obedecer por el sumiso o esclavo
  • Elaborar las reglas del juego antes de comenzar
  •  Imponer las posiciones
  • Establecer las palabras para parar o seguir
  • No dejar que el esclavo se resista antes de terminar todo el proceso
  • Mandar en todo momento con voz dura y sin decaer

Asumir el compromiso de ser dominatrix

El compromiso de comenzar a ser dominatrix es llevar las riendas desde un primer momento buscando a la pareja antes que sea él quien comience a buscarte y hacerlo con dureza y con un poco de rudeza a la vez para que te respete desde el principio.

No es necesario que seas una experta o que busques clases particulares sobre cómo convertirte en dominatrix, basta buscar alguna información sobre ello, los accesorios necesarios además del vestuario que necesitas para lograr ser una dominante.

Además, tu pareja no debe ser el esclavo ideal, pero si dejarse llevar por todo lo que le propongas para así poder llegar a sentir tanto placer como tú al momento de realizar los juegos sexuales entre los dos, una nueva forma de tener sexo con mucha fogosidad.

Establecer bases o reglas para ser dominatrix

Como en todo juego, para lograr ser una dominatrix, es necesario que establezcas desde un principio una serie de normas o reglas base con las cuales podrás darte a respetar y asumir tu papel frente a la persona que tienes delante como tu esclavo.

Si se te escapa la mano, debes estar consciente de saber parar para que no terminen disgustados o por alguna casualidad dejen de hacer el juego de roles que le puede llevar a sentir más placer sexual que las mismas posiciones de antes.

Asimismo tu pareja tiene que saber entrar en su papel y en ningún momento establecer el mismo sus opiniones, puesto que viene a ser como un espectador que espera a la expectativa con las situaciones en las cuales lo vas a involucrar en cada posición de este juego interesante.

Establecer una comunicación abierta

Para que exista una relación sincera y garantizar que cada uno de los dos va a realizar su papel de forma sincera siguiendo las reglas que se impongan al principio, se debe tomar en cuenta el poder lograr una comunicación abierta y sin tabúes que les indique lo mejor para el juego.

Si es necesario pueden establecerse palabras obscenas que los coloque en éxtasis para llevar a cabo la diferencia de papeles que los convierte en ama y esclavo, donde la primera dice lo que se debe hacer y el segundo hace lo que se le indique sin decir palabra.

Muchas veces no se logra el objetivo con la primera vez, pero es importante tener en cuenta que con la práctica, la creatividad y las ganas de tener sexo de manera distinta los puede llevar a tener una relación abierta, sincera y más cómoda entre los dos.

Asumir el rol con responsabilidad

Muchas veces la responsabilidad de hacer bien el papel te puede volver un poco inescrupulosa, por lo que asumir el papel de manera irresponsable te debe dar la necesidad de saber exactamente cuándo debes para o cuándo el juego se ha vuelto más violento de lo debido.

La responsabilidad es determinante si quieres llevar a feliz término tu papel como dominatrix porque te lleva a cumplir con tus obligaciones como dueña y señora de la mejor manera para ofrecer el placer necesario a tu esclavo representado por tu pareja.

La superación y la habilidad de saber detenerte en cualquier momento debe ser parte de tu responsabilidad de jugar el papel teniendo en claro que eres una persona que debe respetar los sentimientos y las necesidades de la otra parte del juego.

Usa implementos para emergencia

Para que haya un entendimiento y una oportunidad de lograr las cosas que mejor salgan en la actuación de roles de amo y esclavo, se debe tomar precauciones de las dos partes por si se necesita en algún momento de dar marcha atrás de inmediato.

Es necesario que tengas a la mano algunos accesorios de emergencia que necesites cuando el juego está tomando un matiz violento y tengas la necesidad de cortar o quitar alguna herramienta que hayas usado durante el juego de manera brusca o rápida.

Por ello, trata de ver qué accesorios vas a usar y cuáles implementos de emergencia necesites para que todo salga de la mejor manera y puedan llegar a sentir plenamente el acto sin tener que llegar a propasarse o a tener cualquier tipo de accidente sin querer.

Ir probando de manera lenta

Para que todo salga de la mejor manera es importante irse introduciendo en el arte de una manera lenta sin prisas y de vez en cuando poder parar para recuperar alguna de la energía que se vaya perdiendo o para descansar haciendo pequeños gestos de cariño.

Es importante que sepas que necesitas pequeños descansos que puedas ofrecerle a tu esclavo en la oportunidad de dejar que piense que estás cansada o que el juego está terminado, para así mantenerlo a la expectativa pensando que no habrá más y de improviso sigues con el juego.

Cómo ser dominatrix

Esto puede hacer que se eleve el nivel de calor y además la excitación sexual del momento haciendo que hasta pueda gritar, gemir o incluso sentir un poco de dolor en el cuerpo lo que hará que al final queden exhaustos los dos, pero con el disfrute de unos momentos mágicos.

Todo queda de parte gusto o la preferencia que tenga la pareja en cuanto a los juegos sexuales, puesto que existen muchas actividades, juguetes y accesorios que pueden usarse al momento de realizar el juego de roles que los hará sentir más deseo sexual.

Crea una palabra para detener y otra para seguir

Para tratar de hacer el trabajo bien es necesario crear una contraseña que les indique que pueden seguir tranquilamente mientras que el juego no se haga más duro y que la persona sumisa o esclava esté aguantando de manera eficaz el “tratamiento” que le estén dando.

Para que todo se dé de la mejor forma, se deben establecer dos palabras con las cuales se van a identificar para que termine en algún momento cuando todo se esté pasando de control o en algún momento puedan sentir que se está volviendo demasiado rudo o violento.

Para ello, se establecen dos palabras fáciles de recordar que les ayude a manejarse bien una para iniciar en cualquier momento y la otra para detenerse, ya sea para terminar el juego o para simplemente descansar de los mal llamados castigos.

Recuerda que están disfrutando los dos y si alguno en algún momento no se encuentra cómodo con la sesión a la cual está siendo sometido o está sometiendo a la otra parte, puede terminarlo de una vez y así estar más tranquilos los dos.

Incluye accesorios que sean cómodos para los dos

En el juego de roles para ser dominatrix, existen muchos accesorios que pueden hacer la tarea más fácil y cómoda tanto para el sumiso como para el que castiga o domina la situación, por lo que tienen la oportunidad de conseguirlos en cualquier tienda.

Para la compra de estos artefactos es bueno además de terapéutico que vayan los dos, es decir, la pareja a buscarlos y elegir aquellos con los que crean se sientan más cómodos para mantener relaciones sexuales en el juego de castigador y castigado.

Muchos de estos accesorios se encuentran en cualquier tienda y pueden indagar sobre su uso, ya sea interno o externo del cuerpo y así aprovechar para hacer preguntas sobre su uso o sobre qué pueden hacer además de las posiciones que sean más eróticas.

El ser dominatrix viene a ser la oportunidad de usar todas las estrategias necesarias para ser feliz, disfrutar y hacer el amor de una manera distinta a las que lo hacen normalmente para mantener el deseo sexual y las ganas de una convivencia única e inigualable.

Usa un vestuario adecuado

El vestuario de dominatrix tiene que ser el adecuado para hacer el juego más interesante con ropa de cuero muy sexy y sensual con el cual demostrar quién es la que manda al momento de estar junto a la persona que va a ser tu esclavo sexual.

Todo tiene que estar completamente combinado y con las mejores intenciones para que la pareja pueda sentir que de verdad está ante un juego donde cada uno realiza su papel sin ningún inconveniente y en oportunidad de lograr la satisfacción sexual, que es lo que se busca.

Por ello, aparte del vestuario el ambiente también debe estar acorde haciendo que la pareja juegue plenamente y sienta que lo que le rodea le ayuda en la forma de establecer el conjunto específico de emociones encontradas que se pueden llegar a sentir.

Dentro de todo esto, el juego de roles se debe implementar para infringir castigo y recibirlo, siempre y cuando se haga de forma natural y adulta, responsable y con miras a que las relaciones maritales puedan ser únicas y con la suficiente fuerza para mejorar cada día.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.