Respuestas Específicas a preguntas sobre la Salud. Encuentra la respuesta a tu pregunta sobre la temática Salud de la mano de Expertos

Cómo tratar la flatulencia

...an emission of intestinal gas from the anus
0 20

Seguramente en muchas ocasiones te hayas forzado a pelear contra un enemigo inesperado, un enemigo conocido como la flatulencia. La flatulencia es un enemigo poderoso que te puede estropear un gran día y que por lo tanto, se debe combatir de la forma correcta.

La flatulencia es el nombre por el cual se conoce al exceso de gases en el cuerpo, un exceso de gases que se expulsan o bien por los llamados “pedos” o bien por los llamados eructos. Cuando estamos con esta condición, tendemos a expulsar estos gases de forma involuntaria y a veces de forma violenta.

Lo peor de la flatulencia es que en muchas ocasiones se produce un desagradable olor cuando sale, el cual te hará quedar fatal en cualquier reunión social. Además a veces suenan bastante y no te permitirán disimularlo, quedando como una persona descuidada y poco higiénica.

Lo malo es que muchas veces las flatulencias se producen por otras causas, causas que se deben de conocer para poder tratar de forma correcta, ya que significan que tienes un problema mayor entre manos que debes de tratar antes de que sea demasiado tarde.

La flatulencia puede significar que tienes algún tipo de problema digestivo, un problema alimenticio y un problema de hábitos. Por este motivo, si consigues tratar de raíz las causas de las flatulencias no sólo vas a eliminar a los famosos pedos, sino que también vas a mejorar en gran medida tu estado de salud.

Lo malo es que, aunque todo el mundo haya tenido problemas de exceso de gases alguna vez, nadie sabe muy bien cómo tratar estos problemas, ya que no se nos ha enseñado de la forma correcta a hacer esto.

Si eres de los que siempre ha querido saber cómo tratar la flatulencia y no sabías cómo, estás de enhorabuena, ya que vamos a ofrecerte con todo lujo de detalles y paso a paso como tratar este problema rápidamente y para siempre.

Toma infusiones

En esta web siempre hemos sido partidarios de las infusiones, ya que estas hierbas tienen grandes propiedades para mejorar tu salud, tienen un gran sabor y además son baratas de conseguir. En este caso, volvemos a apostar por ellas para mejorar este pequeño problema.

La razón por la cual estamos apostando por ellas es porque las infusiones te ayudarán a eliminar los gases sobrantes del cuerpo. Esto además te va a hacer tener una mejor digestión, algo que te servirá para eliminar gases. La mayoría de gases se producen por una mala digestión, así que si consigues que la digestión sea mejor, vas a conseguir también que no haya ningún problema relacionado con los gases.

La forma de hacer esto es tomar un par de infusiones al día, una después de cada comida. En cuanto al tipo de infusión, pues la manzanilla es una buena infusión, aunque también es buena la salvia o el té, los cuales te van a ayudar a tener una estupenda digestión después de esa determinada comida.

Come despacio

Cuando comemos muy deprisa, vamos a tener gases, así que si comemos despacio, no vamos a tenerlos. Esto que parece tan sencillo y tan dicho a la ligera, tiene su compleja explicación de por qué esto es así.

Cuando comemos muy rápido, vamos a notar como entra un exceso de aire al comer, ya que al comer rápido entra más oxígeno junto con la comida. Todo este aire se va a acumular en el estómago y luego será expulsado o bien por la boca o bien por el recto, produciendo las flatulencias.

Además, al comer muy rápido, vamos a tener una digestión mucho más pesada y complicada, ya que los trozos de comida son mucho más grandes. Al hacer esto, vamos a notar como tenemos más flatulencias que si comemos más despacio.

Por este motivo, lo que debemos hacer es comer un poco más despacio, algo que sin duda te va a ayudar a no tener más flatulencias. Mastica y traga despacio, saboreando la comida y tratando de no tragar aire y de que la comida entre limpia a la boca.

Evita usar pajitas

Las pajitas están muy de moda entre las personas que salen de fiesta y entre las personas que toman bebidas como el cacao en polvo. La pajita es un instrumento que permite aspirar la bebida y tomarla de una forma más cómoda, algo que lo hace un instrumento preferido de muchas personas.

Sin embargo, las pajitas tienen su lado malo, un lado malo que viene a significar que al aspirar vamos a tragar mucho más aire del que vamos a tragar sin usar una pajita. Esto supone un grave problema, un problema que nos va a producir un exceso de gases, ya que si tenemos un exceso de aire, vamos a tener un exceso de aire.

Por este motivo, siempre que tomes cualquier tipo de bebida, trata de hacerlo como toda la vida, es decir, por la boca y tragando de una forma normal. Con esto no quiero decir que dejes de beber bebidas en pajita para siempre, sino que lo que debes de tener en cuenta es que no debes abusar de las pajitas y dejarlas solo para ocasiones especiales, evitando su uso sobre todo cuando tengas problemas de flatulencias.

Evita los refrescos y las comidas copiosas

Aunque dejar las pajitas sean una buena forma de evitar el exceso de gas, no es suficiente con esto para tratar de tener un estómago limpio y libre de gases. También debemos de tener en cuenta que hay que evitar el consumo excesivo de refrescos y comidas copiosas.

Los refrescos tienen un montón de gas, el cual obviamente se queda en el estómago y luego tiene que salir por algún lugar, produciendo las temidas flatulencias. Además hay personas que tragan mucho aire al beber, algo que hace que el problema sea todavía mayor. Por si fuera poco, la mayoría de refrescos tienen azúcar, el cual dificulta las digestiones todavía más.

En cuanto a las grandes comidas, suelen conllevar a digestiones pesadas, con muchos gases. Cuando comemos mucho, también estamos metiendo mucho aire al cuerpo, algo que se agrava si encima somos de comer rápido, ya que como ya dijimos antes, si comemos rápido vamos a tener muchos gases.

Por este motivo, trata de no tomar bebidas con gas y trata de evitar los banquetes a menos de que sea estrictamente necesario, ya que, si no lo haces, seguramente vayas a acabar teniendo problemas de flatulencias no muy agradables que digamos.

No abuses de la fibra

Normalmente la fibra es algo que se recomienda tomar, ya que la fibra sirve para que vayamos al baño las veces que hay que ir y sirve también para tener una salud intestinal correcta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando tomamos algo bueno en exceso, se puede convertir en algo malo, siendo peor el remedio que la enfermedad.

En el caso de la fibra, si tomamos demasiada fibra vamos a notar como vamos a tener un exceso de gas en el cuerpo, un exceso de gas que nos va a producir flatulencias. La razón es que la fibra es un causante de ir al baño, algo que va acompañado de muchos gases.

Lo que hay que hacer en este caso es tratar de no abusar del consumo de fibra, evitando comer en exceso alimentos con granos y alimentos integrales. También trata de consumir alimentos como el arroz, que tienen el efecto contrario.

Eso sí, esto no quiere decir que suprimas la fibra, ya que si haces esto vas a acabar con estreñimiento. Lo que hay que hacer es tomarlo todo en su justa medida, sin abusar y sin dejar de tomarlo del todo, sino hacerlo todo en la proporción correcta.

Trata de defecar

En algunas ocasiones, las flatulencias nos están llegando por avisos de que algo va a ocurrir. Cuando tenemos ganas de ir a defecar, vamos a tener flatulencias durante un tiempo, hasta que no vayamos al baño y soltemos todo. Esto se debe a que los gases están alojados en el intestino y no van a salir hasta que no sueltes todo lo que tienes.

Además, estos gases son los más peligrosos, ya que generalmente son los que huelen y los que más problemas te van a dar. Por esta razón, trata de defecar cuando te encuentres en esta situación, ya que seguramente después de salir del baño, vas a notar como el problema ha desaparecido para siempre.

Eso sí, debes tener en cuenta que no siempre es así y que a veces las flatulencias están causadas por otras cosas. La forma de saberlo es ir a defecar. Si después de hacerlo tienes ganas todavía de tirar gases, es que el problema es otro. Si en cambio desaparece, es que la causa era esa.

También hay otros remedios menos conocidos para eliminar los gases, como por ejemplo hacer ejercicio para favorecer el movimiento de los mismos y la de aplicar calor en la zona del abdomen. Sea como fuere, con los remedios propuestos aquí, es muy probable que los gases desaparezcan. De no ser así, es mejor que se ponga en contacto con su médico de cabecera.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.