Cómo curar el dolor de garganta

Cómo curar el dolor de garganta

El dolor de garganta es uno de los males que están azotando el mundo ahora mismo, tanto en el invierno, como en el verano. Este dolor es difícil de curar, ya que se manifiesta de muchas formas y puede aparecer cuando menos te lo esperas.

Lo malo de este dolor es que podría venir de cualquier sitio, ya que puede estar causado por temas de estar expuesto al frío o por estar expuesto a alguna bacteria. También suele ser el síntoma de alguna enfermedad, como por ejemplo la gripe y esto hace que sea preciso diagnosticar la causa exacta de este mal.

El dolor de garganta tiene el grave problema de que es una sensación muy pero que muy desagradable. Por ejemplo, vamos a tener un dolor cuando traguemos cualquier comida, por pequeña que sea, haciendo muy difícil el poder comer de la forma normal. Sin embargo, esto puede ser todavía peor si lo vamos dejando.

Por ejemplo, el dolor de garganta podría volverse crónico si lo vamos dejando, ya que se podría resentir la garganta de tal manera que quedaría el dolor durante bastantes meses. Por este motivo, hacer un tratamiento rápido es la prioridad que tenemos que tener en cuenta si queremos lograr el éxito absoluto en esta tarea, sin lugar a dudas.

Por este motivo, vamos a ver todos los pasos que tenemos que dar para poder curar el dolor de garganta de forma efectiva, paso a paso y así lograr una curación completa.

Limón y la miel

El primer remedio casero que vamos a usar es el del limón y la miel, un remedio que es muy conocido para realizar la curación de todo tipo de dolencias, ya sean del tipo que sean . La razón es que ambos tienen efectos antibióticos, es decir, que van a lograr acabar con los virus y otros microorganismos infecciosos que se encuentren en nuestro cuerpo.

Lo que tenemos que hacer es coger un pequeño vaso de cristal y allí mezclar el limón y la miel, con un poco de zumo de limón y una par de cucharaditas de miel. Ahora debemos remover con la cuchara, para que nos quede una mezcla totalmente homogénea, la cual nos sirva para así poder tener una bebida que nos cure.

Ahora debemos hacer gárgaras con ella, ya que sólo de esta forma llegará todo a los microorganismos que se encuentran alojados en nuestra garganta. Una vez que lo hayas logrado, vas a tener que repetir esto unas tres veces al día, justo después de cada comida y justo antes de lavarte los dientes. Pronto notarás como el dolor va desapareciendo poco a poco.

Bicarbonato

El bicarbonato es otro de los remedios caseros más populares, ya que es uno de los remedios que usaban nuestras madres y abuelas para curar las enfermedades cuando nosotros éramos niños. El bicarbonato es un compuesto alcalino, el cual es todo lo contrario que un compuesto ácido.

Lo bueno es que debido a su elevado PH, va a eliminar los microorganismos de la garganta de una forma fácil. Además, al equilibrar el PH de la misma, vamos a tener mucha menos acidez en la misma, logrando así que nos duela menos al tener una acidez muchísimo menor a la normal.

Lo que tenemos que hacer es coger un vaso de agua y una cuchara, para después echar una cucharada de bicarbonato, no hace falta mucha cantidad, ya que no se disolverá. Ahora removemos y hacemos gárgaras, de la misma forma que lo hemos hecho con la miel y el zumo de limón. De esta forma, vamos a lograr tener un gran alivio del dolor en la zona de la garganta, mejorando así nuestra salud.

De nuevo, repite justo después de cada comida, haciéndolo en una especie de ritual junto a la miel y limón. Es indiferente que sea antes o después, simplemente con que sea antes de lavarse los dientes es suficiente.

Infusión de salvia

La salvia es sin duda, una de las infusiones curativas más famosas del mundo, la cual es usada por millones de personas en todo el mundo para curar su garganta de todo tipo de dolencias y enfermedades. La salvia se toma en infusión y se vende en casi todas las superficies, a un precio que sin duda es muy barato.

Lo que debemos hacer es tomarnos una infusión justo después de comer, a modo de postre y otra antes de acostarnos. Las hierbas curativas reforzarán las defensas del cuerpo, matando así a los microorganismos infecciosos que tengamos y logrando limpiarnos completamente de los mismos, con una mejora de la salud que debemos tener en cuenta sin lugar a dudas.

También puedes usar otras infusiones como Manzanilla, las cuales tienen grandes propiedades medicinales. Sin embargo, la salvia es nuestra favorita por sus propiedades superiores al resto.

Reposo y evitar el frío

Sin duda, este es el mejor consejo, ya que además de mantenernos alejados de la enfermedad, es gratis. Lo que debemos hacer, es tapar la garganta, para así lograr evitar el frío. De esta forma, dejaremos al cuerpo actuar de forma correcta y esto nos ayudará a eliminar fácilmente todos los microorganismos infecciosos de la garganta. Además, evitará que entren nuevos microorganismos.

Si el dolor es fuerte, incluso se aconseja guardar cama, sobre todo si está causado por alguna otra enfermedad como la gripe. Así, el cuerpo podrá encargarse al 100% de eliminar todos los microorganismos infecciosos de nuestro cuerpo, ya que tendrá todos los recursos disponibles para esta tarea.

Además, esto nos sirve para prevenir la enfermedad, ya que digamos que una de las mayores causas del dolor de garganta es la exposición de la misma al frío. Por este motivo, mantener la garganta alejada del frío te ayudará a poder evitar que los microorganismos entren a tu cuerpo, garantizando así una mejor salud de tu garganta y de tu cuerpo, evitando todo tipo de problemas en el futuro.

Beber mucha agua

El agua es sinónimo de vida y es totalmente cierto, ya que estamos hechos de agua y la hidratación es fundamental. Cuando no bebemos suficiente, la garganta se seca y por este motivo, se irrita todavía más, logrando que el dolor aumente. Es más, esta es una de las causas de que la enfermedad se vuelva crónica, ya que lo que antes fue por una bacteria, ahora es por el desgaste de la garganta.

Por este motivo, se aconseja beber agua para curarse antes, ya que además de lograr mantener la garganta totalmente hidratada, vamos a poder tener unas mejores defensas en nuestro cuerpo. Como el cuerpo se compone de agua, con el agua vamos a estar más despiertos y vamos a poder combatir mejor todo tipo de enfermedades, sin riesgo alguno.

Eso si, procura que el agua no esté demasiado fría, ya que el remedio podría ser peor que la enfermedad. Trata de que esté a temperatura ambiente o incluso un pelín templada, con el toque justo de frescor para que nos sepa bien, pero obviamente sin pasarnos con este tema, para así evitar males mayores.

Antinflamatorio para el dolor de garganta

Si el dolor es muy intenso y no se puede soportar, vamos a tener que recurrir a un antiinflamatorio, ya que esto puede aliviar el dolor de forma instantánea. Estos medicamentos se venden sin receta y si no abusas, no son inofensivos. Los más conocidos son paracetamol e ibuprofeno, siendo el segundo el más potente y el que más te aliviará el dolor.

Recuerda que no se puede tomar más de uno cada 8 horas, para evitar intoxicación y que se deben tomar con agua para mantener la hidratación y evitar atragantarse.

Eso si, este remedio yo lo usaría cuando el esto falla, ya que el cuerpo podría llegar a tolerarlo y que dejase de hacer efecto. Lo que hay que hacer es usarlo cuando no puedas más o necesites tener la garganta fresca para hablar o trabajar, de lo contrario, recurre mejor a los remedios naturales.

Acudir al médico

Si llevas varios días con este dolor de garganta y no se pasa, acude inmediatamente a tu médico de cabecera. El doctor es el único que tiene facultad para observarte bien y lo hará para determinar la causa. Muchas veces podrías tener alguna enfermedad como la gripe o alguna bacteria que esté causando este dolor. En estos casos, hay que realizar un tratamiento para curar todo y que la garganta esté bien.

En el caso de la gripe, suele ser reposo absoluto y algún antiviral. Si es una bacteria, se recurrirá a antibióticos, para eliminar al microorganismo infeccioso y justo después curar todos los síntomas. Pase lo que pase, no te automediques, escucha al médico todo lo que te tenga que decir y después céntrate en curarte.

Si te automedicas, corres el riesgo de equivocarte y ponerlo peor, ya que por ejemplo tomar antibiótico teniendo virus, te hará eliminar tu propia flora bacteriana y no hará efecto sobre el virus ni detendrá el dolor de garganta. Por este motivo, siempre debes escuchar al profesional, ya que es el que de verdad puede determinar lo que te pasa.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *