Cómo blanquear los dientes

Cómo blanquear los dientes

Blanquear los dientes es una de las grandes preocupaciones estéticas. Todos pensamos que tener unos dientes alineados y blancos hace de nuestra boca y sonrisa perfectas.

Existen muchos métodos para blanquear los dientes debido a esta necesidad de hacer lucir a nuestros dientes más bellos. Además, unos dientes blancos dan sensación de estar más limpios y cuidados, además de que aportan más luz al rostro.

Si deseas saber cómo blanquear los dientes sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a explicarte distintas formas de conseguir unos dientes más blancos.

Dentista

Acude a un centro odontológico donde un dentista especializado puede hacerte una valoración del estado y color de tus dientes.

Si estás en condiciones de someterte al procedimiento podrás blanquear tus dientes con la atención de un profesional y de un equipo especializado. En primer lugar, deberás hacerte una limpieza en profundidad, así se eliminará el sarro y toda la suciedad acumulada y se podrá ver el color real del esmalte de tus dientes. Algunas veces incluso con la limpieza se obtienen grandes resultados y no es necesario continuar con el blanqueamiento profesional.

El blanqueamiento no suele durar más de una hora y en una sesión es muy efectivo. En un principio podrás notar los dientes muy sensibles, sobre todo en el caso de las temperaturas, por lo que evita ingerir alimentos muy fríos como los helados o muy calientes como las sopas recién hechas. Además, normalmente solo será necesario una sesión, pero eso también deberá valorarlo tu dentista.

Esta opción es la más recomendada, puesto que el procedimiento estará vigilado por un profesional, y no corres el riesgo de dañarte el esmalte de los dientes, pero también es la opción más costosa y puede que no esté al alcance de todos.

Tratamientos blanqueadores

También existen algunos tratamientos blanqueadores que podrías encontrar tanto en farmacias como en centros con parafarmacias, los cuales pueden componerse de líquidos, cremas, e incluso algunos moldes para colocar en los dientes con cremas. Deberás seguir las instrucciones de estos tratamientos ya que cada marca puede tener un procedimiento propio y un tiempo estimado para que este tratamiento haga efecto. Por otro lado también podemos encontrar otros productos que además del molde y la crema blanqueadora se adjunta una especie de linterna con luz led específicamente para que actúe con la crema y potencie sus capacidades obteniendo un gran resultado final.

Remedios caseros para blanquear los dientes

Bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio es un poderoso blanqueador y si quieres usarlo para blanquear tus dientes sólo debes mezclar una pequeña cucharadita de bicarbonato con unas gotas de agua para formar una pasta. Deberás cepillarte los dientes como siempre. Después moja un cepillo de dientes diferente al habitual en la mezcla de bicarbonato y vuelve a cepillarte los dientes de forma normal. Recuerda enjuagarte muy bien después de esta limpieza y procura no tragar nada.

Bicarbonato de sodio y zumo de limón. En este caso a la mezcla anterior del bicarbonato de sodio le añadiremos algunas gotas de un limón natural. El limón también tiene propiedades blanqueadoras y además es ideal para acabar con las bacterias, pero debes tener cuidado y no usar demasiado limón o con demasiada frecuencia, ya que el uso prolongado del limón puede dañarte el esmalte.

Cáscara de naranja. Debes usar la cáscara de una naranja por la parte interior (la parte blanca que se encuentra entre la corteza y los gajos). Frota esta cáscara contra los dientes durante 50 segundos. Espera media hora y después podrás cepillártelos como de costumbre.

Fresa y bicarbonato de sodio. La fresa también es un fruto que tiene propiedades blanqueadoras, que junto con el bicarbonato de sodio podemos potenciar sus efectos. Debemos coger una fresa y aplastarla para que quede la fruta bien molida, después añadiremos una cucharadita pequeña de bicarbonato de sodio y mezclaremos muy bien la pasta. Coge la pasta y aplícatela en los dientes dejándola actuar durante 20 minutos. Después podrás enjuagarte sólo con agua. No podrás cepillarte los dientes como siempre hasta que hayan pasado 30 minutos. Hay que tener cuidado, ya que no se deberá abusar mucho de este remedio natural. Puedes aplicártelo una vez a la semana, aunque es mucho mejor incluso hacerlo cada 15 días.

Salvia. La salvia también nos puede ayudar tanto para refrescar la boca como para blanquear. Tan solo deberemos hervir agua y añadir dos cucharas grandes de hojas de salvia por cada vaso de agua. Dejaremos enfriar y usaremos este líquido para hacernos enjuagues bucales después de cepillarnos los dientes como de costumbre. Otra opción también es masticar una hoja de salvia fresca después de cada comida.

Agua oxigenada. Puedes hacer una mezcla de una cucharada de agua con dos cucharadas de agua oxigenada. Usa un algodón para coger un poco de este líquido y frotar con cuidado los dientes que estén muy manchados. Después debes hacerte algunos enjuagues con agua para eliminar todos los restos del agua oxigenada.

Levadura de cerveza. Para realizar esta pasta blanqueadora usaremos una cucharada de levadura de cerveza, dos cucharadas pequeñas de sal, y unas gotas de agua. Después usa esta pasta a modo de pasta de dientes y cepíllate los dientes como de costumbre.

Plátano. La cáscara de plátano contiene ácido salicílico, lo que la convierte en un blanqueador natural ideal. Lo bueno es que puedes frotar tus dientes cada día las veces que quieras con el interior de la cáscara de plátano durante dos minutos cada vez. Aunque sea un gran blanqueador no es tan corrosivo y no corres tanto riesgo de dañar el esmalte.

Consejos para mantener tus dientes blancos

A continuación, vamos a señalar algunos consejos que te ayudarán a mantener tus dientes blancos.

Evita tomar muchos líquidos de color oscuro, como el vino tinto, los refrescos de cola y el café, ya que estos tienden a oscurecer el esmalte de los dientes.

Deja el tabaco, el tabaco es realmente perjudicial para la salud, y también para tus dientes. Puede que tardes más o menos en ver los efectos del tabaco en los dientes, los cuales son: unos dientes más amarillos y la aparición de manchas más oscuras en los dientes. Además del mal olor y sabor de boca que deja.

La higiene es fundamental para conservar unos dientes blancos. Debes cepillarte los dientes con movimientos desde la encía hacia el exterior del diente. Usa un cepillo en buen estado y si puedes usar un cepillo eléctrico el resultado es mucho mejor. Cepíllate los dientes después de cada comida, y también realízate enjuagues bucales con un flúor para mantener un aliento fresco y terminar de acabar con las posibles bacterias que haya en la boca. Además, debes pasarte el hilo dental entre los dientes una vez al día para retirar los restos hayan podido quedar entre los dientes.

Es importante que sepas que los blanqueamientos dentales no son definitivos, y que su duración puede durar entre tres meses y tres años dependiendo del procedimiento que hayas usado y de ti mismo, ya que en cada persona esta duración es distinta.

Ahora ya sabes cómo blanquear los dientes, y que si no puedes permitirte gastarte grandes cantidades de dinero en un blanqueamiento dental siempre puedes recurrir a estos remedios caseros y conseguir grandes resultados a muy bajo coste y realizándolo en tu propia casa.

¿Te ha gustado?

Un pensamiento en “Cómo blanquear los dientes

  1. Pingback: Cómo tener unos dientes bien blancos - Salud Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *