Cómo curar la cistitis

0 776

La conocida como “infección de orina” es una de las enfermedades más habituales en la población adulta. En los centros médicos y de urgencias tratan reciben a diario a pacientes que presentan esta afección. Los síntomas de esta enfermedad son muy variados y dependen de cada persona, pero lo normal es que se sienta un dolor muy fuerte al ir a orinar, también escozor. Puede ser que se tenga fiebre. En las mujeres, es normal que la vulva esté enrojecida. También es indicador de esta enfermedad un dolor intenso en la parte de la ingle, como si nos dieran pinchazos en esa zona y es posible también que nos duelan los riñones y la parte baja de la espalda. Pero sobre todo, el síntoma más común es el de sentir la necesidad de orinar cada poco tiempo, se tienen muchísimas ganas de hacer pis, aunque no hayamos bebido ningún líquido y no tengamos la orina suficiente como para ir al baño. Es una sensación muy molesta que nos hace ir al baño cada poquísimo tiempo, para intentar hacer pis, y no se consigue a penas por la baja cantidad de líquido que hay en nuestro interior.

Cómo se contrae la cistitis.

Las formas de contraer una cistitis son varias. Puede estar producida por una bacteria, que es lo más normal, pero también puede ser que todos estos efectos vengan producidos por un hongo o un virus, pero sea como sea, esta enfermedad se produce cuando existen ciertos microorganismos en el tracto urinario que no deberían estar ahí.

Hay esencialmente dos formas de infectarse de esta enfermedad: una, cuando estos microorganismos acceden a nuestro cuerpo a través del pene o de la vulva o bien cuando acceden a través de la sangre. Si se ha producido por la primera vía, la infección se quedará normalmente en la parte baja de nuestro sistema urinario. Por el contrario, si la infección ha venido a través de la sangre, esta se desarrollará en los riñones.

Este artículo donde te explicamos más información sobre los síntomas y el tratamiento de la cistitis seguro que te resultará interesante.

Las personas que más suelen padecer una infección de orina son las personas mayores, aunque es una enfermedad tan común, que puede presentarse a cualquier edad, siendo quizás más común en las mujeres. Sí es cierto que hay personas que están más predispuestas a sufrir esta enfermedad. Puede ser que la sufras una vez y pasen muchos años antes de volverla a sufrir o es posible que, si eres una persona predispuesta, la padezcas más a menudo de lo que te gustaría.

Las causas son variadas pero la más común es la de “haber cogido frío”. Veamos la situación: nos sentamos en el suelo o en una tapia que está húmeda. No le damos importancia, porque no está mojada y va a ser solo un momento. Ese cambio de temperatura y esa humedad constante a la que estamos exponiendo a nuestros genitales aunque sea a través de la ropa, hace que la aparición de microorganismos infecciosos prolifere, atacando directamente a esa zona y creando una infección que en poco tiempo se habrá extendido. Esta es la forma más común de coger infección de orina, por eso es más común padecer esta enfermedad en verano, porque pasar tiempo con una prenda de baño mojada, por ejemplo, es la excusa perfecta de los agentes infecciosos para desarrollarse dentro de nosotros. Pero no es la única forma. En las mujeres, por ejemplo, es común padecerla después de haber tenido relaciones sexuales. No pasa siempre, claro, pero basta con tener las defensas de nuestro cuerpo bajas para que este hecho sea el desencadenante de una infección de orina. También puede deberse a cambios hormonales producidos sobre todo por la menopausia o por los embarazos. Además también puede deberse al uso de anticonceptivos como el preservativo o el diafragma. Y, también, que hay que tenerlo muy en cuenta, por no hacer pis cuando se tienen ganas. El no ir al baño regularmente cada pocas horas o no hacerlo cuando se tienen ganas, puede producir también que se desarrolle una posible cistitis.

Qué hacer si tienes cistitis.

Si se coge a tiempo esta enfermedad no es para nada grave. Es muy común y tiene fácil solución. Pero para que esto sea así, lo primero que tienes que hacer en cuanto notes los síntomas (sobre todo el del dolor intenso a la hora de ir al baño a hacer pis o el de la fiebre) es acudir a tu médico más cercano —o incluso a urgencias si tu médico no puede atender en ese momento— para que los especialistas se pongan manos a la obra y te ayuden a curarte lo más rápidamente posible.

Lo más normal es que cuando acudas a tu médico te pidan que les des una muestra de orina con el fin de hacer un pequeño cultivo para ver cuál ha sido el microorganismo que ha producido la infección y qué medicamento es el más adecuado para tratarte. Como decíamos, lo más común es que se trate de una bacteria, por lo que la cura vendrá de la mano de un antibiótico que será aprobado por tu médico dependiendo del tipo de bacteria que haya provocado la infección. Pero también es muy común tratar esta enfermedad con penicilina. Lo más normal es que se trate con amoxicilina, que es un antibiótico derivado de la penicilina. Su tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y de la expansión de los organismos infecciosos. La posología puede ser de una única toma de una pastilla con mayor carga antibiótica o bien tratarse de una toma un poco más prolongada, siendo lo normal tomar estas pastillas cada ocho horas durante tres días. Pero como decimos, depende de cada caso, ya que este tratamiento puede durar hasta una semana.

Remedios caseros para la infección de orina.

Pero existen remedios naturales que nos pueden ayudar a calmar estos síntomas. Aquí hay que hacer una aclaración: el que existan estos remedios naturales no significa que no debamos ir al médico y no tomar la medicación que allí nos darán. La cistitis, si no se trata, puede ser una enfermedad muy peligrosa. En muchas ocasiones es necesario tomar esos antibióticos de los que hablábamos para acabar con ella. Así que estos remedios caseros simplemente sirven de apoyo a la medicación que el médico nos indique, para intentar curarnos lo antes posible.

Beber mucho líquido.

Lo primero que debemos hacer es beber muchísima cantidad de agua. Tenemos que intentar ir al baño lo máximo posible.

Una buena forma de beber mucho es bebernos un vaso de agua cada hora. Puede ser agua o cualquier otro líquido que nos venga bien, como por ejemplo, té o café. Pero, por supuesto, no te tomes un té o un café cada hora. Simplemente tienes que tomarte un vaso de líquido cada poco tiempo. Evita las bebidas azucaradas y gaseosas. Una buena opción es que en una de las tomas el vaso sea de algún tipo de hierba diurética, como la cola de caballo, para así intentar ir más al baño. El té verde también es bastante diurético, así que otra toma puede ser de este té. Pero sobre todo, bebe agua, todo el tiempo.

No aguantes las ganas de ir al baño.

Por supuesto, ligada a la idea anterior, no aguantes tus ganas de ir al baño. Si de verdad vas a beber toda esa cantidad de líquido, sabrás que tu necesidad de ir al baño será proporcional, de manera que tendrás que ir al baño constantemente y es posible que lo tengas que hacer una vez cada hora. Así que no te aguantes, cada vez que sientas la necesidad de ir al baño, ve. Aunque no consigas echas casi cantidad de orina, lo importante es echar lo que sea.

Aplicar calor.

Para calmar los dolores y los cólicos que pueden causar la infección de orina, una buena idea es aplicar calor en la zona dolorida, ya sea en la parte lumbar donde los riñones o bien en la parte baja del abdomen. Puedes usar una compresa caliente aunque lo que más se recomienda es una bolsa de agua o una manta eléctrica. También puedes darte baños de agua caliente para aliviar el dolor. Si estás embarazada deberás consultar antes con tu médico, ya que el darse baños de agua caliente puede provocar un aborto indeseado. Por lo tanto, si estás en esta situación, consulta siempre a tu médico antes de hacer cualquiera de estas prácticas.

Es probable que para el dolor te receten un analgésico o antiinflamatorio del tipo ibuprofeno, sobre todo si el dolor está localizado en la zona lumbar. Si es así, lo más normal es que te haya recetado una toma de este producto cada ocho horas durante unos tres días.

Buena higiene íntima.

También es muy importante que mantengas una buena higiene íntima. La ropa interior tiene que estar lo más limpia posible y ser de algodón. También es conveniente que la ropa interior sea lo más ligera y suelta posible, evitando prendas que se peguen demasiado a nuestro cuerpo. También tenemos que tener una higiene íntima considerable. No es necesario que te laves cada poco tiempo, pero sí que tienes que controlar que esta higiene sea óptima. También debes evitar usar elementos que pueden dañar el PH de tu zona íntima, como podrían ser toallitas, desodorantes o geles previstos para la zona vaginal, ya que está demostrado que son muy agresivos y que dañan tu PH.

Cuida tu alimentación.

En cuanto a la alimentación, también debes cuidarla si quieres mejorar cuanto antes tu infección de orina. Lo primero que debes saber es que el alcohol inflama las vías urinarias, así que debes evitar tomar alcohol. Si eres una persona propensa a sufrir cistitis, la toma de alcohol no está recomendada, ya que incrementarás el riesgo de padecer esta enfermedad.

El ajo es un buen amigo a la hora de evitar y curar la cistitis. La ingesta de tres ajos crudos al día puede ayudarnos mucho. También el beber un vaso de agua templada con un par de cucharadas de miel pura (no la que viene de una fábrica, sino la que recolectan día a día los apicultores) y con otras dos cucharadas de vinagre de manzana. Si te decantas por esta opción, debes beber un vaso de esta mezcla en cada comida. El bicarbonato de sodio también ayuda en esta lucha: bebe un par de vasos de agua con una cucharada de bicarbonato al día y notarás la mejoría. Por supuesto, la cebolla también es muy buena: si hervimos cuatro cebollas en un litro de agua y nos bebemos el líquido resultante a lo largo del día, notaremos enseguida la diferencia. Esto también está recomendado si lo que sufres es un cólico de riñón —esto lo puedo decir por propia experiencia. Su sabor no es nada agradable, pero es increíble el efecto diurético que tiene, por lo que es muy beneficioso para eliminar infecciones o pequeñas partículas que se nos hayan quedado en el tracto urinario—. Comer frutas y verduras, como la remolacha o el pepino también ayuda.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.