Cómo durar más en la cama

0 536

Sin duda un tema recurrente y con una gran importancia en nuestras vidas es el sexo. La clave de que una pareja funcione se basa en, un alto porcentaje, si este aspecto de la relación está bien cubierto. No es por el sexo en sí, sino que este es un termómetro que refleja el estado del noviazgo. Si algo falla en el sexo, probablemente sea por otro motivo no relacionado con los temas de cama. Aunque sí hay problemas directamente relacionados con el acto sexual. Uno de los problemas que más preocupan es el tiempo del coito. Los hombres, a menudo, se preguntan cómo durar más en la cama.

En este artículo hablaremos de las posibles razones, de cómo afrontar este problema y de las posibles soluciones. No hay que preocuparse porque es un problema que, con tiempo y paciencia, termina por solucionarse. También hablaremos acerca de los factores que pueden provocar esta situación.
Lo importante es que este problema no afecte a la pareja. Un paso necesario es hablar sobre el tema y buscar la tranquilidad para tener los encuentros íntimos. Una conversación sincera y profunda con tu pareja ayuda a mejorar cualquier problema relacionado con el sexo. Si no nos atrevemos a hablar con nuestra pareja, cosa que deberíamos hacer, podemos pedir consejo a un amigo. O simplemente desahogarnos con ellos. Esto nos ayudará, ya que de ese modo nos liberaremos de esa carga pesada que llevamos en nuestros hombros.

Debemos tener presente que, en algún momento de nuestra vida, dependiendo de muchos factores, es comprensible que pase. Tal y como hemos dicho antes, es importante hablar con la pareja sobre el problema por el bienestar de ambos. Ya que la otra persona puede sentirse culpable, sin razón alguna. El miedo no es un factor que nos ayude.

 

Durar poco en la cama

Causas

  • Hoy en día, con el ritmo de vida que llevamos, es fácil que tengamos mucho estrés. Estos problemas no los dejamos cuando abandonamos el puesto de trabajo, los llevamos a casa. Y por lo tanto a la cama. Seguramente tengamos que reducir el estrés para solventar este problema, o al menos poder afrontarlo. Hemos de tener presente que practicar sexo es un hábito muy saludable y placentero. Si tenemos la cabeza en otras cosas que no sean hacer el amor, posiblemente tengamos este problema u otros de diferente tipo.
  • La poca actividad sexual reciente. Si llevamos una temporada sin tener sexo, es posible que en los primeros encuentros duremos poco. Se juntan varios factores que suelen provocar este problema. Influye mucho las ganas acumuladas por dicho encuentro, las expectativas creadas y la preocupación por estar a la altura.
    -Otro «problema» que nos puede alterar es que nuestra pareja nos atraiga demasiado. Puede que tengamos a esa persona en un pedestal y sólo el hecho de imaginarnos en esa situación hace que estemos ya por terminar. Hay que trabajar mentalmente para no sentirse inferior a la otra persona, ya que nadie es más que nadie. Al sentirnos inferiores sentimos mucha presión, lo que genera nervios. Esos nervios derivan en inseguridad y pérdida del control. El resultado es que no somos dueños de cuanto duramos, haciendo que el coito dure mucho menos de lo esperado.
  • El cansancio influye también. Los músculos están menos preparados para aguantar y no tenemos tanto control sobre ellos.
    Hecho aislado. El problema de que nos pase una vez y no identifiquemos el problema es que puede ser crónico. O, aunque identifiquemos el problema, pensamos demasiado en que pueda volver a pasar. A fuerza de pensar y meternos ese miedo en la cabeza, es probable que pase.

Soluciones

Todo problema tiene solución. Sino no sería un problema. El apartado sexual no es una excepción. Si tenemos problemas del sobre durar más debemos tomar varias acciones para remediarlo. Si seguimos estos pasos tendremos más cerca el ser feliz. Estos remedios no suelen ser inmediatos. Deberemos de tener paciencia y constancia. En este apartado hablaremos de dichas soluciones, como por ejemplo:

  • Hacer ejercicio. Estar en un buen estado de forma siempre es una ventaja para durar más en la cama. A parte de los beneficios que produce hacer ejercicio, como perder peso, hace que liberemos feromonas. También aliviaremos tensión y estrés, lo que nos permitirá disfrutar más del sexo y alargar el tiempo del acto. Así como aumentar la calidad.
  • Los preliminares. Los juegos antes de la penetración son muy importantes, no sólo para lograr mayor excitación. Si empezamos muy rápido corremos el riesgo de acabar también muy rápido. Empezar poco a poco, yendo de menos a más es una buena técnica para tener una sesión placentera más duradera.
    Cambiar de posturas. Si en medio del acto sentimos que vamos a eyacular, una buena estrategia es cambiar de postura. En el momento que tenemos esa sensación, cambiar de postura nos hará parar y volver al estado anterior. Elegir una postura menos placentera también ayudara a bajar la intensidad por nuestra parte.
  • Uso del preservativo. Si nuestro problema es mental, con el uso del preservativo reduciremos la sensibilidad en nuestro miembro. Gracias a este truco duraremos más. No es una solución permanente, pero si puede ser utilizado como un período de transición. De forma gradual, podemos practicar sexo con preservativo a hacerlo sin él.
    La masturbación. La masturbación tiene muchos beneficios. Uno de ellos puede ser, si llevamos mucho tiempo sin eyacular, es que de vez en cuando lo hagamos.

Problemas de no durar en la cama

Consejos

Puede que este problema influya en nuestra autoestima provocando que vuelva a pasar más veces. Un consejo a seguir es tomárselo con humor. No darle importancia es una gran idea para no agrandar el problema más de lo que merece. De ahí la expresión «hacer una montaña de un grano de arena». Ya sea por eyacular antes de lo deseado o no durar demasiado, es un problema que podemos manejar. Siempre desde la tranquilidad y el sosiego. Pensar en cómo nos sentíamos antes y durante el encuentro. Tanto mental como físicamente. Saber todo el proceso nos ayudara a entender la causa y, por tanto, corregirla.
Una terrible solución es no practicar sexo por miedo a que pueda suceder. Esto no debemos hacerlo bajo ningún concepto, ya que no arreglaría nuestro problema. Si te duele un brazo, lo más normal es curarlo, no cortarlo de raíz. Esto es parecido.

Hay que ver el sexo como algo natural, ya que forma parte de la vida. Darle más importancia de la que tiene no es saludable. Si el problema de durar persiste y no somos capaces de solucionarlo podemos acudir a un especialista. Con la ayuda médica podremos enfrentar el problema mejor, o por lo menos así lo sentiremos. Es lo que realmente importa. Debemos hacerle caso y ser sinceros a la hora de contar lo que sentimos y pensamos. De esa forma le facilitaremos el trabajo. Aunque esta es la última opción, ya que sólo hemos de acudir en caso de ser grave y duradero. Se recomienda no tomar ningún medicamento no recetado por un profesional.
La alimentación también puede influir en nuestro rendimiento sexual.  Si tenemos una dieta que nos aporta la suficiente energía estaremos en posesión de nuestras capacidades y por lo tanto podremos durar más.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.