10 tips para eliminar los puntos negros rápidamente

0 615

Son muchas las personas que dedican varias horas a la semana para estar más guapos. No solamente importa el ir al gimnasio y hacer una dieta para poder tener un buen cuerpo, sino que también hay otras muchas cosas de nuestro aspecto físico que debemos cuidar, como por ejemplo el pelo, el llevar un maquillaje adecuado o una manicura perfecta y, por supuesto, tener una piel lisa, tersa y sin marcas o granos.

Ahí es donde entra este artículo, en la última mención que he hecho a los granos. El tener una piel sin arrugas es algo que todo el mundo quiere, pero que el paso del tiempo puede que complique bastante la tarea. Pero lo de tener una piel lisa y sin granos es algo que está al alcance de todo el mundo, hombres y mujeres, si se aplican los tips adecuados para ello.

Qué son los puntos negros.

Lo primero que tienes que saber es qué son los puntos negros. Básicamente sale un punto negro cuando un poro de la piel (de los cuales tenemos millones en todo nuestro cuerpo) se obstruye. Estos poros se pueden obstruir por muchos motivos, como por ejemplo la contaminación del ambiente en el que vivimos. Pero, lo más normal, es que se nos obstruyan por la propia sebosidad, por la grasa, que provoca nuestra piel.

1. Cuida tu alimentación.

El primer tip que tienes que tener en cuenta es el de cambiar tu alimentación. Si te alimentas de comida basura muy a menudo o consumes mucha comida rica en grasas, tales como frituras o empanados, es normal que tu piel produzca mucha más grasa que si llevas una dieta equilibrada llena de fruta y verdura. En este artículo estamos hablando de tips para eliminar rápidamente los puntos negros, haciendo hincapié en ese adverbio “rápidamente”. Podrás pensar que este tip, el de cambiar tu alimentación, es de todo menos rápido. Pero te equivocas, ya que en cuanto cambies tu alimentación y pases un par de días sin consumir absolutamente nada de grasa, tu piel lo notará al instante y dejará de producir ese sebo que hace que se te obstruyan los poros generando esos antiestéticos puntos negros.

2. Haz deporte a menudo.

El segundo tip que te voy a dar está bastante relacionado con el primero: hacer deporte. Y te preguntarás, ¿qué tendrá que ver el querer eliminar los puntos negros con el hacer deporte? Pues mucho más de lo que te imaginas: cuando haces deporte sudas mucho, por todo tu cuerpo, y también por la cara, que es donde normalmente salen los puntos negros. Esa sudoración hace que los poros se limpien, llevándose consigo restos de impurezas que se quedan acumuladas dentro de los poros. Y, por lo tanto, ese sudor actúa como un limpiador que ayuda a mantener los poros limpios y sin obstrucciones. Lo ideal es que, después de haber realizado deporte, sobre todo si has sudado mucho por el rostro, te apliques con un algodón un poco de tónico facial con el fin de sellar y cerrar los poros que se te han abierto mientras hacías deporte y sudabas. Así, con los poros sellados, evitarás que se te vuelvan a obstruir con suciedad (sobre todo la que proviene de la contaminación exterior).

Este es un tip muy importante, porque las hormonas que se generan mientras se hace deporte también nos ayudan a tener una piel mucho más limpia, más luminosa y más sana.

Así que, si quieres acabar de una vez por todas con los puntos negros, aquí tienes estos dos tips básicos que debes aplicar desde ya mismo: hacer deporte regularmente y llevar una dieta sana rica en verduras y frutas y en la que no existan las grasas ni las frituras.

3. Date baños de vapor.

El tercer tip es un consejo que puede que te dé pereza llevar a cabo, pero que sin duda es el más eficaz y el más rápido de todos: es el de darte un baño de vapor en el rostro con el fin de abrir los poros y poder eliminar toda la suciedad que se ha acumulado dentro de ellos. Para realizar este tip tendrás que hacerte con una olla grande que llenarás de agua (más o menos hasta alcanzar las tres cuartas partes de su capacidad) y pondrás al fuego hasta que hierva. Después tendrás que retirarla del fuego y colocarla en alguna mesa de manera que tú, sentado justo en frente de ella, tengas tu cabeza a la altura de la olla. Entonces echarás unas hojas de eucalipto o bien unas gotas de algún aceite esencial con olor a eucalipto. Estos dos productos los encontrarás en cualquier herbolario o tienda especializada. Incluso es posible que las hojas secas de eucalipto las encuentres en supermercados. Entonces pondrás tu cabeza encima de la olla y te la taparás con una toalla. Mantente así durante unos quince minutos, saliendo de la toalla para respirar si resultara necesario. Gracias a ese vapor, tus poros se habrán abierto, así que con un algodón empapado en tónico facial, podrás eliminar toda la suciedad que se ha quedado atrapada dentro de los poros, eliminando los puntos negros al instante.

4. Mascarilla de yogur con pepino.

Si eres de los que usan normalmente mascarillas faciales, puedes hacer tú mismo una en casa que, además de ser muy nutritiva para tu piel, eliminará de manera eficaz todos los puntos negros de tu rostro. Para ello tendrás que batir la mezcla de un yogur, medio pepino, unas gotas de limón y unas hojas de perejil. Una vez que esté todo bien batido, aplícate la mascarilla en toda la cara, evitando la zona de los ojos y de los labios. Déjala actuar durante unos quince minutos y después retírala con agua tibia. Luego aplícate una crema hidratante, la que suelas usar normalmente, y disfruta de tu piel limpia y sin puntos negros.

5. Mascarilla de gelatina.

Puedes hacer también una mascarilla en casa que ahora mismo está muy de moda y que todos los youtubers anuncian en su canal. Es una mascarilla que no tiene el aspecto de las tradicionales, ya que la textura podríamos decir que se parece a la que tiene la cola blanca, ya que cuando se seca forma como una capa de piel extra encima de la nuestra y la podemos retirar tirando de uno de los lados. Para hacer esta mascarilla tan solo necesitarás una cucharada sopera de leche y una de gelatina neutra sin sabor. Mezcla los dos ingredientes hasta que queden perfectamente homogéneos y luego calienta durante unos diez segundos en el microondas. Retíralo, y aplícalo en el rostro con un pincel. Entonces espera unos diez minutos y retira con la mano. Después aclara el rostro con agua tibia e hidrata con tu crema hidratante habitual.

6. Mascarilla de limón.

Si te gustan las mascarillas, hay otra que también puedes probar. Para esta mascarilla necesitarás el jugo de un limón, un par de cucharadas de aceite de almendras y otro par de cucharadas de glicerina. Remuévelo todo hasta que quede una mezcla homogénea y aplícalo en tu rostro, evitando la zona de los ojos y de los labios, para evitar que se te irriten. Después de que pasen unos quince minutos, retira la mascarilla con agua tibia y, como siempre, aplica la crema hidratante que suelas usar. Este tip puedes repetirlo cada noche antes de irte a dormir, o un día sí y un día no.

El limón, gracias a su poder antiséptico, eliminará todas las bacterias que puedan producirte granos en la piel, por lo que no solamente evitarás la aparición de puntos negros, sino también las molestas y dolorosas espinillas.

7. Mascarilla de manzana roja.

Seguimos con las mascarillas, ya que sus propiedades son muy beneficiosas para la piel. En este caso necesitaremos media manzana roja, con su piel (y a la que habremos retirado las pepitas previamente) y el zumo de medio limón. Licuaremos estos dos productos y después esparciremos el resultado por todo el rostro. Dejaremos actuar diez minutos y retiraremos con agua tibia. Las propiedades de la manzana harán que tu piel luzca radiante y muchísimo más limpia. Y el limón, como ya te dije anteriormente, te ayudará a eliminar todas las bacterias que tu piel no necesita siendo un gran aliado en tu batalla contra los granos y puntos negros.

8. Mascarilla de avena.

Hay otro tip que es muy eficaz, aunque a mí no me gusta demasiado porque me da la sensación de que es un poco más engorroso que los demás. Se trata de una mascarilla de avena. Para ello simplemente necesitarás avena, con una taza de café será suficiente, y que podrás comprar en cualquier supermercado o herbolario. Tendrás que poner esa avena en la licuadora y batir hasta que la textura sea lo menos granulada posible, llegando a parecer harina o polvo. Después mezcla con media taza de agua, preferiblemente tibia, y mezcla todo hasta que quede una pasta lo más homogénea posible. Entonces repártela por todo tu rostro y deja que repose y haga efecto durante unos quince minutos. Después solo tendrás que aclararla con agua tibia y echarte una hidratante para que tu piel quede perfecta.

9. Exfoliante de miel.

El penúltimo tip es uno de los que más me gusta de todos los que he puesto en esta lista. Se trata de una crema exfoliante que puedes hacer en casa con ingredientes que seguro que tienes a mano y que no necesitas ir a comprar. Esta mascarilla exfoliante la puedes hacer mezclando un par de cucharadas de miel (cuanto más pura y natural sea, muchísimo mejor), con una cucharada de azúcar y un poco de canela en polvo que espolvorearás por encima. Mezcla todo bien y, con los dedos, aplica el resultado en las zonas donde te hayan salido los puntos negros que quieras hacer desaparecer. Es importante que ejerzas un poco de presión para que el azúcar, que notarás al extenderte la mezcla, haga el efecto exfoliante que se busca. Lo bueno de esta mascarilla es que el azúcar arrastrará consigo las impurezas que queremos eliminar a la vez que la miel hidrata nuestra piel. Además, gracias a la canela que tiene un efecto astringente, podremos eliminar las bacterias indeseadas para evitar que nos salgan más granos. Después de masajear la zona unos minutos, deberemos dejar la mezcla durante un buen rato. Lo ideal sería dormir toda la noche con ella para aclararla a la mañana siguiente con agua tibia. Te aseguro que notarás los resultados.

10. Exfoliante de bicarbonato.

Y, para terminar te traigo el último tip: puedes hacer en casa un exfoliante que, además de eliminar los puntos negros, regenerará tu piel y la hidratará muchísimo. Para ello solo necesitarás un par de cucharadas de bicarbonato de sodio y otro par de aloe vera. Después puedes añadir unas gotas de algún aceite esencial, siendo el mejor el de limón. Mezcla, reparte por todo tu rostro y deja actuar durante quince minutos. Después retira la mezcla con agua tibia.

Siguiendo estos tips, cualquiera de ellos, acabarás con los puntos negros de una vez por todas.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.