Artrosis Lumbar – Tratamientos y Consejos

0 420

La artrosis lumbar es uno de los tipos de artrosis existentes. Su nombre hace referencia a la zona donde se encuentra la articulación afectada.

La artrosis es una de las enfermedades más comunes entre la gente mayor de 50 años. Es una enfermedad degenerativa, que consiste en la afectación de las articulaciones. El cartílago que existe entre las diferentes articulaciones se va desgastando, lo que crea síntomas de dolor, sobre todo cuando se desgasta por completo y los huesos chocan entre si al realizar movimientos articulares.

Aunque la artrosis es una enfermedad degenerativa general, podemos encontrar cinco tipos de artrosis, en función del sitio donde se encuentre la articulación o articulaciones afectadas. De esta manera, podemos hablar de artrosis de:

  • Rodilla, cuando la afectación se produce en la rodilla.
  • Mano, cuando la articulación afectada se encuentra en la mano.
  • Cadera, cuando está afectada la articulación situada en la cadera
  • Pie, cuando está en el pie.
  • Columna vertebral, cuando el desgaste se encuentra en esta zona.

La artrosis lumbar es una de los tipos de artrosis de columna vertebral, pues la afectación se da aquí.

Actualmente, se considera una enfermedad crónica, debido a que no existe curación médica; no obstante, si que existen tratamientos que pueden aminorar el dolor e incluso frenar el avance de la enfermedad.

Artrosis lumbar

Artrosis lumbar

Este tipo de artrosis se da por la afectación de las articulaciones que se encuentran en la columna vertebral y se sitúan en la zona lumbar, es decir, en la zona baja de la espalda. También se conoce con el nombre de espondiloartrosis.

Afecta a cinco vértebras situadas entre las costillas y la pelvis. Estas vértebras cuentan con sus respectivas articulaciones, dentro de las cuales se encuentran los cartílagos. El desgaste o la rotura de estos cartílagos producen dolor en la articulación a la hora de mover la zona; por ello mismo, se producen los síntomas característicos de esta enfermedad.

Causas de la artrosis lumbar

Las causas de esta enfermedad degenerativa son:

  • La edad: A medida que vamos cumpliendo años, es posible que nos encontremos con esta enfermedad. Generalmente, la artrosis suele diagnosticarse a partir de los 50, aunque esto no quiere decir que pacientes más jóvenes se libren de padecerla. Es más, la artrosis lumbar suele aparecer un poco antes, a partir de los 40. No obstante, la edad no es la única causa de aparición de esta afectación de las articulaciones.
  • Herencia genética: La probabilidad de padecer artrosis se hereda de padres a hijos, por lo que si alguno de nuestros padres padeció de ello, tenemos más probabilidades de padecerla en un futuro de lo que tienen otras personas cuyos padres no la han padecido.
  • Diferentes lesiones en las articulaciones también pueden propiciar la aparición de la artrosis. En el caso de la lumbar, las lesiones en esta zona pueden provocarla.
  • Adoptar malas posturas durante mucho tiempo puede desgastar los cartílagos e incluso romperlos. De igual manera, practicar deporte extremo durante mucho tiempo seguido, fuerza el cuerpo y con él toda su musculatura y estructura ósea, pudiendo ser una de las causas de este problema.
  • Obesidad: La obesidad no es una causa que propicie la aparición de la artrosis, pero si que fomenta la continuación y el empeoramiento, debido a que nuestra musculatura y estructura ósea soporta todo el peso de nuestro organismo. Si el peso no es elevado, no suele haber problema. Si el peso es más alto de lo que corresponde, estamos forzando a nuestro organismo, todo este peso recae en las articulaciones. Es conveniente ser conscientes de mantener una vida sana y alimentarse siguiendo las pautas de la dieta mediterránea.
  • La menopausia puede ser una de las causas de esta enfermedad, debido a la disminución de los niveles de estrógenos.

Síntomas de la artrosis lumbar

Los síntomas de la artrosis en general son:

  • Dolor en los brazos y piernas: Aunque la articulación afectada se encuentre en la zona lumbar, el dolor puede irradiarse hasta los miembros superiores e inferiores.
  • Rigidez en la zona afectada, de manera que resulta complicado moverse como antes de empezar la enfermedad.
  • Limitación de los movimientos: La articulación desgastada produce mucho dolor, lo que hace que se frene el movimiento. Muchas veces, la persona que lo sufre no puede realizar actividades y acciones que si que podía antes de tener la enfermedad.
  • Crujidos de huesos, y en según que tipos, es muy probable que la zona se termine deformando.

La artrosis lumbar puede darse con estos síntomas, pero también puede ser asintomática y descubrirse de rebote al realizar pruebas por otros motivos.

Tratamiento de la artrosis lumbar

La artrosis puede tratarse con medicamentos. Actualmente, es una enfermedad para la que no existe cura, no obstante podemos frenar su evolución siguiendo diferentes tratamientos médicos.

Es muy importante recordar que, ante la aparición de algún síntoma que nos haga sospechar, debemos acudir a la consulta de nuestro médico. Diagnosticar la enfermedad en fases leves puede ser muy beneficioso para impedir que siga avanzando.

El médico recogerá información que le iremos diciendo, que podrá completar con una exploración y diferentes pruebas de imagen, como radiografías. Con todo ello, tendrá la suficiente información para realizar un diagnóstico de acuerdo a nuestra dolencia y recetar medicación.

La medicación para tratar este problema suele ser de dos tipos:

  • Fármacos de acción rápida, como antiinflamatorios y analgésicos. Algunos de ellos, como el Enantyum y el ibuprofeno, pueden ser muy efectivos. Te recomiendo leer dos entradas que seguro te aportarán mucha información: Indicadiones, usos y efectos secundarios del Ibuprofeno y de Enantyum.
  • Fármacos de acción lenta: Tratan la artrosis a largo plazo, de manera que actúan directamente en el cartílago desgastado, relanetizando el deterioro de la articulación que la produce.

Es muy importante seguir el tratamiento que nos de el médico, realizando la pauta asignada por el profesional, respetando continuamente su criterio. Si, con la toma de medicamentos, creemos que una reducción o aumento de dosis podría ser beneficiosa, deberemos acudir al médico para consultarlo. La automedicación no es un método fiable para curar nuestras dolencias.

Existe también un tratamiento quirúrgico, que consiste en cambiar el cartílago dañado o desgastado por una prótesis. La cirugía se realiza en casos extremos en los que la enfermedad está muy avanzada.

Consejos para la artrosis lumbar

Existen una serie de consejos que valen para prevenir cualquier tipo de artrosis.

Algunos de ellos son:

  • Perder peso en caso de padecer obesidad. De esta forma, liberamos peso a nuestros huesos, mejorando la calidad de vida de nuestras articulaciones. Esto realiza un efecto directo sobre la salud de los cartílagos.
  • Adoptar buena postura corporal y que se convierta en hábito. Muchas veces, la enfermedad viene porque, por la adopción de una mala postura de manera continuada, el cartílago se ha ido descansando.
  • No coger peso con las manos, no descargarlo con la espalda. En caso de necesitar cogerlo, se debe realizar flexionando las piernas. De esta manera, todo el peso recae en las piernas y pies y no sobre la espalda. Mejorar la educación postural es muy importante para prevenir diferentes tipos de enfermedades.
  • Para aquellos momentos en que el dolor es fuerte, puede ser útil aplicar calor en la zona dolorida. Una manta eléctrica puede ser la solución. Darse un baño de agua caliente es otra forma de aplicar calor.

Consejos en la alimentación

Existen algunos alimentos que podemos comer por su aportación. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Frutos secos, semillas. Sobre todo pipias, sésamo, piñones y almendras. Su alto contenido en magnesio es un buen aliado contra la enfermedad.
  • Legumbres: Con ellas, comemos proteínas vegetales y animoácidos. Si lo mezclamos con cereales, el aporte será mayor.
  • La carne animal tiene mucho azufre, un potente aliado contra la artrosis.
  • Verdura de hoja verde, pues también contienen magnesio.
  • La cebolla previene a las articulaciones de perder masa ósea, por lo que también puede prevenir la enfermedad.
  • Para beneficiarnos de todos sus nutrientes, deberemos comer estas verduras sin cocinar.

Alimentos que NO son aconsejable comer:

  • Patata
  • La berenjena
  • Tomate,
  • Pimiento

Artrosis lumbar - alimentos para cocinar

A modo de conclusión

La artrosis es una enfermedad degenerativa y crónica, que puede ser diagnosticada en cualquier punto del cuerpo donde haya una articulación afectada. Cinco son los sitios corporales donde suele diagnosticarse esta enfermedad con más frecuencia; la rodilla, la cadera, el pie, la mano y la espalda. Dentro de los tipos de la espalda encontramos la artrosis cervical y la artrosis lumbar. Esta última es la que se encuentra en la parte baja de la espalda y se debe a tener dañadas algunas de las cinco vértebras que existen entre las costillas y la pelvis.

Las causas suelen ser hereditarias, suelen venir por edad, sufrir sobrepeso u obesidad, lesiones previas, adopción de malas posturas durante largo tiempo…

Aunque la artrosis suele presentar algunos síntomas, como dolor en la zona, rigidez y limitación de movimientos, este tipo puede ser asintomático. Es frecuente que este tipo de artrosis se descubra de casualidad al realizar otras pruebas para diagnosticar otras dolencias.

Existe tratamiento médico, así como cirugía para los casos en los que la medicación no puede frenar los síntomas de la artrosis.

Algunos consejos pueden prevenir la artrosis y aliviar su dolor. Consejos como adoptar buenas posturas corporales, con la espalda recta; no levantar peso en la espalda; aplicar calor en la zona cuando existe dolor; seguir una dieta equilibrada para controlar el peso y una dieta en casos de obesidad; y añadir a la alimentación una serie de alimentos como los frutos secos, la carne animal y la verdura de hoja verde.

No obstante, lo más importante ante cualquier síntoma sospechoso es acudir al médico y que sea él, en función del diagnóstico, quien paute tratamiento.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.