Beneficios de caminar todos los días

0 910

Hoy en día es casi un cliché afirmar que caminar diariamente es beneficioso para la salud. Desde tempranas horas de la mañana, muchas personas incorporan esta práctica a su rutina diaria, haciéndonos dudar y preguntarnos si realmente sirve para algo. Pues, en efecto sucede que sí: son incontables los beneficios que las caminatas diarias brindan para nuestra salud, desde mental hasta físicamente hablando, trayendo consigo además beneficios estéticos y sociales.

Son muchas las enfermedades que podemos prevenir y combatir simplemente caminando unos pocos minutos todos los días, al igual que podemos perder algunos kilogramos de más mientras que mejoramos nuestra apariencia, sin mencionar un sinfín de resultados positivos que podemos obtener.

Enfermedades que Prevenimos al caminar diariamente 

Prevenir las enfermedades es mucho mejor que tener que combatirlas, pero son tantos los riesgos de sufrir una variedad de males a la que nos exponemos cada día por el agitado estilo de vida que llevamos, que es prácticamente imposible resguardarse ante todo. Nuestro hábito de alimentación que busca una fuente abundante de energía pero con escaso nivel nutricional, junto con una rutina de ejercicios escasa o nula, procuran las condiciones perfectas para el desastre. Sin embargo, vamos a presentarte una lista de enfermedades que puedes prevenir con tan sólo un mínimo esfuerzo.

Hipertensión

Con algo tan sencillo como incorporar una caminata diaria en tu rutina reduces el riesgo de sufrir hipertensión; y si ya vienes padeciendo de esto, notarás poco a poco una baja en los niveles de tu presión arterial.

Colesterol

Poniendo a trabajar tus pies unos minutos al día reduces considerablemente los niveles de colesterol, previniendo de igual manera la acumulación del mismo en tu organismo, haciéndote bajar de peso.

Diabetes

El sedentarismo aumenta el riesgo de padecer diabetes, ya que la falta de actividad física impide que el cuerpo queme el exceso de azúcar que ingerimos. Practicar un ejercicio de bajo impacto como caminar, contribuye a que podamos deshacernos de esa sustancia de manera eficiente y evitar así los padecimientos de esta enfermedad.

Problemas de circulación

Cualquier actividad física donde trabajemos nuestras extremidades inferiores nos ayuda a combatir problemas de circulación. Caminar diariamente te ayudará a prevenir las várices y a su vez mejora el desempeño del sistema circulatorio.

Ansiedad y estrés

La ansiedad y el estrés se encuentran entre las enfermedades más comunes en nuestros días, debido al agitado mundo que nos rodea y en el que debemos vivir. Estas enfermedades se alimentan de las emociones negativas, tales como tristeza, frustración, enojo, angustia, entre otras, lo que nos puede llevar incluso a la depresión. Por suerte, una caminata le brinda al cuerpo una dosis de endorfinas, la conocida hormona de la felicidad, ayudándonos a reducir notablemente todas esas emociones y reemplazándolas con pensamientos positivos ideales para nuestra salud mental.

Gripe y resfriados

Si eres una persona que tiende a sufrir de resfriados constantes, tal vez pienses que te falta consumir vitamina C, y tal vez así sea, pero otro factor a tomar en cuenta es tu sistema inmunológico, pues si este se ve fortalecido difícilmente logres pescar un resfriado. Y precisamente ese es uno de los beneficios de caminar todos los días, ya que bloqueas la entrada de enfermedades virales desde el interior.

Impotencia sexual

Es más que conocido que los hombres que practican alguna actividad física, ya sea una caminata diaria, han mejorado de forma significativa su desempeño sexual reduciendo la impotencia. Las mujeres, por su parte, han logrado aumentar su deseo sexual a través de esta práctica al igual que su satisfacción.

Bajar de peso caminando

Para la mayoría de las personas, es casi una fantasía hecha realidad lograr bajar de peso con un esfuerzo mínimo, y es precisamente eso lo que puedes conseguir con tan solo caminar unos minutos al día. Pero no te dejes engañar, conseguir bajar de peso requiere de esfuerzo y sobretodo dedicación. No pienses que engordarás menos caminando por un helado al parque, que si vas en coche. Recuerda que cualquier actividad física que se emplee para bajar de peso debe complementarse con una adecuada alimentación.

Los beneficios que se obtienen de una caminata diaria, tienen un impacto en la forma en la que bajas de peso. No es sólo por el hecho de quemar las calorías sino también a través de otras implicaciones positivas. Mira todo lo que logra una rutina diaria de esta actividad:

Quema de calorías

caminar es una actividad física de bajo impacto, tal vez por esa razón podemos llegar a pensar que los resultados a la hora de quemar calorías serán bajos. Pero esto no es del todo cierto. Si bien, todo depende del esfuerzo que podamos imprimirle a nuestra actividad, verás más o menos resultados. Si hablamos de una caminata corta y ligera, es posible que sólo quemes las calorías que ingeriste durante el día; mas si nos referimos a una caminata más larga y con más energía, comenzarás a quemar la grasa que ya se encuentra depositada. Ejercer esta práctica enérgica varias veces al día resultará en tonificación de músculos y definición del cuerpo.

Aumento del metabolismo

Las actividades físicas prolongadas y constantes nos darán como consecuencia el aumento del metabolismo. Un metabolismo acelerado te ayudará a sintetizar de una forma más productiva tus alimentos y te ayudará a quemar grasas mucho más rápido.

Reducción de ingesta por ansiedad

Como ya se ha mencionado anteriormente, a medida que nos ejercitamos, el cuerpo comienza a segregar endorfinas que actúan de manera positiva en nuestra mente, reduciendo los niveles de ansiedad. Es común que las personas tengan la necesidad de comer cuando atraviesan episodios de ansiedad, y los alimentos que les provocan suelen ser saturados en azucares o grasas, que de alguna forma, calman esa sensación. Ahora bien, al reducir los episodios y niveles de ansiedad, evitaremos comer innecesariamente, lo que se traduce en menos calorías que debemos quemar.

Aumento de actividad física

A medida que nos hacemos un hábito, se vuelve mucho más fácil continuar con él ya que se vuelve una parte indispensable de nuestro día. Caminar todos los días, se convertirá en una necesidad siempre que seas constante, lo que al mismo tiempo te dará la fuerza para hacer caminatas cada vez más prolongadas, el cansancio será menor y tu energía mucho mayor.

Otros beneficios 

Caminar todos los días, parece ser una actividad más recreativa que deportiva. Parece mentira la cantidad de beneficios que podemos obtener de una práctica tan sencilla. Pero… ¿ y qué si aún hay más? Vamos a presentarte aspectos positivos adicionales que complementarán tu vida un paso tras otro.

Aumento en los niveles de vitamina D

La vitamina D es necesaria para fortalecer tanto nuestros huesos como nuestro sistema inmune; sin embargo, es una vitamina muy difícil de conseguir a través de los alimentos. A pesar de eso, nuestro cuerpo es capaz de sintetizar la vitamina D por nuestra piel a partir de la luz solar. Si bien cuidarse de la potente luz solar es indispensable, puedes optar por caminar a tempranas horas del día donde su potencia es baja y tolerable sin mayor protección.

Tonifica el cuerpo

Una caminata ligera y constante, poco a poco resultará en piernas tonificadas y más definidas. Si caminamos más enérgicamente durante más tiempo, podemos conseguir levantar nuestros glúteos. Ahora bien, con la postura adecuada y aplicando el esfuerzo necesario podríamos llegar a definir y tonificar nuestro abdomen.

Ayuda a combatir el cáncer de mama

Según investigaciones, las mujeres que han sido diagnosticadas con esta enfermedad, tienen un 45% más probabilidades de sobrevivir si incorporan una actividad diaria en su rutina que las que permanecen inactivas.

Mejora la función cognitiva

¡caminar ayuda a nuestro cerebro! Se ha determinado que es altamente beneficioso, especialmente para las personas de la tercera edad, hacer una caminata diaria, ya que reduce los riesgos de demencia senil, contribuye a la memoria y mejora la concentración.

Fortalece las articulaciones

La falta de actividad física tiene un impacto negativo en nuestras articulaciones, produciendo dolor y dificultad para moverse. Es por esta razón que caminar ayudará a mejorar su movilidad y fuerza, haciéndola ideal para las personas mayores y con obesidad.

Mejora nuestra vida social

Muchas personas van a coincidir en que salir a dar una vuelta solos ayudará a estar en armonía con nuestros pensamientos para reflexionar en calma, y eso está muy bien. Pero una caminata en grupo, o incluso de sólo dos personas, también es altamente beneficiosa para nuestra vida social, ya que nos ayuda a interactuar y a compartir nuestros pensamientos con los demás.

Combate el mal humor

Ya lo hemos dicho antes: caminar produce en nuestro cuerpo un cóctel de hormonas que nos hace feliz. Bajo esta premisa: si caminas todos los días te sentirás de un excelente humor que se prolongará a lo largo del día. ¡No olvides sonreír!

Reduce el insomnio

Si eres del tipo de persona que por más que lo intenta no logra conciliar el sueño por las noches, tal vez necesites una dosis de andar. Los estudios demuestran que las personas que caminan diariamente no sólo logran dormir a los pocos minutos de acostarse, sino que también alcanzan todas las etapas del sueño de forma ininterrumpida.

 

¿cómo complementar mi rutina de caminata diaria?

Nos queda claro que hoy en día debemos adaptarnos a ir de prisa, hace falta tiempo para todas las cosas que queremos o necesitamos hacer en un mismo día. Si estás comprometido a cumplir con tu cuerpo y caminar todos los días para conseguir todos los beneficios que ya te hemos mencionado pero no tienes el tiempo, puedes cambiar pequeños aspectos de tu rutina e ir andando a lugares en donde antes ibas en coche; puedes subir las escaleras en vez de usar el elevador y así con cada oportunidad que se te presente. Pero si estás dispuesto a sacar el tiempo y convertirlo en una actividad indistinta de todas las demás de tu rutina diaria, entonces hay varias formas de complementarla para sacarle el mejor provecho posible.

Hidratación

Aunque parece algo muy obvio, la hidratación es fundamental para obtener los mejores resultados de tu caminata. Recuerda que a medida que transpiramos, perdemos minerales por nuestros poros, así que no dudes en tomar bebidas que repongan los nutrientes de tu organismo.

Un buen calzado

El calzado es fundamental para la práctica de cualquier actividad física que realicemos. Un calzado inadecuado, puede traer consecuencias importantes como lesiones musculares. Lo ideal, es que utilicemos calzados cómodos, ligeros y suaves, cuya forma se adapte a los movimientos naturales del pie. Si las zapatillas son rígidas, podrían lastimar el pie, produciendo dolores en el talón, el arco y tobillo, procurando movimientos erráticos que terminen en consecuencias lumbares.

Atuendo adecuado y otros complementos

Hay que tomar en cuenta que la comodidad es fundamental, pues al caminar vamos a exigirle a nuestro cuerpo y este se agotará, así que evita llevar prendas pesadas o calurosas, recuerda que vas a transpirar. Si es un día soleado, es buena idea que quieras protegerte, pero sin duda es mala idea utilizar una sombrilla para este propósito, pues vas a agotarte más temprano que tarde, para ello es recomendable utilizar viseras y por qué no, algún sobrero ligero que te cubra del sol. Por último, procura proteger tus debilidades, si te encuentras lesionado de la rodilla, del tobillo o alguna otra parte de tus extremidades inferiores, procura vendarlas adecuadamente para evitar que te molesten o que empeore la lesión.

¿A que ahora mola un poco más la idea de caminar? Una actividad que semeja forzosa y aburrida es, en realidad, una oportunidad de vivir experiencias magníficas de camino al trabajo, a la tienda o al hogar. Y si llevas prisa, recuerda salir un buen puñado de minutos más temprano que de costumbre hacia tu destino.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.