Carta a mis sombras

0 262

Querida sombra: te cuento mis penas e inquietudes porque eres la amiga, confidente y especial compañera de mis días que van en detrimento de mi caída, pero te cuento en este momento que no lo voy a dejar, voy a hacer valer mis ideas y pensamientos sobre todo lo negativo.

Yo valgo y soy indispensable, quitarme la careta de desastre que todos dicen que tengo; ser la mejor en cuanto a mi día a día, enfrentando con gallardía la actividad que me espera, con orgullo decir lo que siento frente a todos sin callarme nada, debo aprender a expresar los sentimientos en mi interior.

carta-a-mis-sombras2

No es necesario que me des fuerza, eso ya lo tengo desde que decidí tomar las riendas de mi vida, nada ni nadie puede detenerme si soy yo quien va delante de ti y eres tú quien cuida mi retaguardia. ¿Somos un equipo? Por supuesto que sí y las dos debemos enfrentar lo que sea juntas.

¿Te animas? Sigue aquí conmigo y emprendamos juntas este camino para llegar a un mejor porvenir, así unidas nada nos va a detener o a tratar de apagar ese fuego interno que nos obliga a buscar la felicidad en cualquier parte que se encuentre. Ven conmigo, y aprendamos la una de la otra.

El comienzo del fin

La mañana llega, viene el descenso de mi fortaleza casi ciega encontrada la noche anterior, me tiemblan las piernas no sé qué hacer querida sombra, dame fuerzas; las mismas fuerza que me diste la noche anterior mientras conversábamos a la luz de las velas.

Llega el miedo de nuevo. ¿Qué hago? ¿Qué? Ya me hablaste diciéndome qué hacer y sí seguiré tu consejo. Debo vestirme con mi traje de entereza y firmeza, para enfrentar todo con gallardía, no soy una chiquilla que tiene miedo al monstruo del armario. Soy grande.

Deslumbro y brillo como una estrella, entrego todo mi ser en el trabajo que tengo que defender. Tengo todo, no es el comienzo del fin, es el comienzo del inicio, el inicio de algo nuevo y lleno de vida, que debe ser dejado delante de los que me rodean, ofreciendo mi conocimiento y haciéndolos callar.

Mis miedos e incertidumbre

Mi muy querida sombra, llegan mis miedos, el temor al fracaso, a no hacer todo bien, mi fiel compañera sé que estás como mi guardaespaldas. Atrás siempre como una perrito faldero, eres tú quien ilumina mis días y llena mi copa de soledad, para no hacerme sentir triste y melancólica.

Mi fiel consejera, mi amiga leal. ¿Ya es tiempo de salir? Es hora de la verdad, voy como reo al paredón, pero con la frente en alto y con todo el conocimiento en mis manos que me aporta la confianza que lo haré bien y todo va a estar en orden sin necesidad de repeticiones absurdas.

Infinidad de pensamientos corren por mi mente, en concordancia con lo que se muestra a mi frente, derecha o izquierda. Silencio mudo. Todas las miradas en mí y yo sin abrir la boca. Por mi garganta no sale ningún sonido y los demás en espera de lo que yo diga. ¿Acaso no va a terminar esto?

Mi fiel consejera

Mi fiel consejera, mi sombra amiga, querida. ¿Todo es tan complicado? ¿Por qué todo lo que nos rodea no se hace simple? Es algo que debe dentro de las leyes, el que todo pase por simple casualidad y nada se deje a lo seguro, así todo saldría bien.

Pero, ¿Qué digo? ¿Qué pienso? No todo debe dejarse al azar, ya que sería algo desordenado y sin estructura. No dejes que el terror hable, eres segura y puedes lograr todo lo que te propones, no desmayes que si lo haces pierdes. Mantén el límite de tu fe en alto.

Ya no hay que mirar atrás, todo gira en torno a lo que digo. Ya no es mi sombra quien me escucha, son los ojos saltones que están sobre mí, que me ponen atención, pendiente de mis palabras, deseando que me equivoque y así terminar con todo y yo erguida. Inerte.

Una ayuda en mis peores momentos

carta-a-mis-sombras3

Y tú mi querida sombra, a mi lado. Apoyándome. Por momentos te pierdo y no te veo, mi seguridad se va al subsuelo. ¡No! Pero aún al suelo, del suelo, del subsuelo y es entonces que por un débil haz de luz, llega un pedacito de tu etéreo cuerpo agigantado y me devuelves la tranquilidad.

Un auxilio en mis peores momentos, una ayuda incondicional. ¿La respuesta a mis plegarias? La soledad y tristeza es mi peor enemiga, pero estando contigo me siento libre, llena de vida y capaz de enfrentarme al mundo, solas las dos somos una fuerza inquebrantable.

Por eso hablo de una ayuda en mis peores momentos, quien decide mi vida en adelante desde atrás la cola que no me deja, y me sigue a todas partes. Comienza otro nuevo día y un nuevo enfrentamiento, con la seguridad que todo va a salir con óptimos resultados.

¿Soy insignificante?

Y de nuevo la duda. Las palabras que hieren. No sirves y de ahora en más hay otros que hacen las cosas mejor que tú. Mi autoestima por el subsuelo y de nuevo la tristeza me llena. En eso apareces tú, mi salvadora. Querida sombra, ¿Soy insignificante? ¿Valgo algo? Y tú silenciosamente, no respondes.

Callada de nuevo. En eso la luz llega a mi mente, te quedas callada porque no soy desestimable, sí soy una persona con un gran valor y con conocimientos que en otro lado pueden ser aprovechados, para el bien de otras personas y para mejorar algún aspecto de la vida de otros.

No me torturas, más bien me das aliento. Eres tú mi querida sombra quien está en esos momentos de desconsuelo, por entre lugares ocultos llegas y te pierdes, pero en algún momento te vuelvo a encontrar para ser la principal fuente de mi optimismo y felicidad.

Responde a mis sospechas

Surgen sospechas negativas. Mis miedos vuelven a levantarse. ¿Estoy siendo racional? Debo dejar que lo que me rodea no me afecte tanto, elevar el nivel de todo lo que nos rodea, dejando de lado cuanta tristeza se encuentra sin que me afecte, debo pensar en positivo.

Nadie es mejor que otro. Por el contrario, todos en algún momento necesitamos de alguien que nos ayude a seguir adelante y, sin embargo, yo te tengo a ti mi querida sombra como mi fiel compañera llena de negrura noche, pero con el alma blanca que me reconforta y me llena.

No dejarme golpear por la incertidumbre de no intentar tener lo mejor. Mi vida en adelante no será un camino de rosas, sin espinas, pero en mis manos llevo las tijeras y los guantes que las cortan sin hacerme daño, y obteniendo lo mejor de cada rosa, desechando las púas y aguijones.

Mi vida en tus manos

Mi fiel consejera, mi alma gemela. Mi parte negativa del yo mismo, la que está pegada a mis pies, cual dulce ilusión que tiene mi vida en mis manos. A ti te cuento todo y tú en silencio me respondes, yo guío tus respuestas sin poner atención que soy yo misma quien las ofrece.

Te necesito a mi lado, mi fiel amiga. Sé que contigo puedo salir adelante, airosa y llena de vida. Son muchas las ideas que tengo, las voy a poner en práctica para lograrlo y sé que con tu ayuda, tenderé la solución correcta y así poder estar bien de un todo.

No dejarme entristecer más porque no hay razón para hacerlo, los miedos, frustraciones y angustias son meros artilugios de la conciencia que nos quiere jugar una mala pasada deseando que acabemos en un abismo para perdernos en el fondo sin alma y sin control.

¿Qué hacer ante lo inevitable?

carta-a-mis-sombras4

Dejar de mirar el futuro con cierto temor, ya que en nosotros mismos está la solución ante problemas mínimos y no diezmar una razón, aunque simple y sencilla se vea, podamos entender que somos quienes tenemos la fortaleza de superhéroe en nuestro interior.

Nada nos va a detener si hacemos lo que queremos con el libre albedrío que se nos ha dado, un don precioso que hay que aprovechar para mejorar nuestra vida y la de los que nos rodean, con cierta visión de un mundo donde todos debemos ser felices y convivir juntos.

Y tú mi querida sombra, me has dado la respuesta y solución de todo lo que me rodea, teniendo en consideración una ilusión por la cual hay que luchar y seguir adelante sin mirar el pasado, porque ni para coger impulso se debe mirar atrás, sólo se debe vivir el presente y tener una mirada hacia el mañana.

No lograrás nada terror interno

Ese interior negro que nos llena de temor, hay que sacarlo hacia afuera tratando de mejorar cada parte de nuestro ser en comunión con todas las maravillas de la creación que nos rodea, en miras de obtener una vida plena y llena de sabiduría, amor, control, paciencia y tolerancia.

¿Valores? Todos. Así veremos que el mundo es capaz de cambiar por sí solo, a través de una enseñanza personal hacia aquel que comete la falta y hace de existencia un enigma incapaz de ser solucionado, pero si se llega a presentar la oportunidad, demostrarle que esa no es la forma de convivir.

Los miedos, temores, angustias, ansiedades vienen de nuestras actividades diarias y tenemos la fortaleza que es el de darnos cuenta que si seguimos como vamos, iremos al desastre por nuestros propios pies y algunas conciencias han cambiado de parecer.

¿Ves mi querida sombra? Si se puede lograr cambios. Yo lo estoy haciendo, sacando mi pánico interior hacia el exterior, con tu ayuda y por supuesto la fuerza de voluntad necesaria para surgir hacia lo desconocida y si fallamos, levantarnos y volver a empezar de nuevo.

El triunfo de mi inquietud

carta-a-mis-sombras5

El triunfo se logra en la medida que se cambie el pensamiento, generando ideas productivas que mejore nuestra calidad de vida, en oportunidad de estar pendiente de lo que el mundo que nos rodea sea un mejor lugar donde podamos vivir sin ningún tipo de desasosiego.

Eres tú mi sombra quien saca lo mejor de mí, porque eres mi copia negativa y yo soy la parte blanca y positiva que busca mejorar los aspectos que deben ser arreglados para una mejor predisposición de resolver cuanta fuente de problemas nocivos para la vida, con gallardía además de valentía.

Mi sombra, querida amiga, he resuelto a partir de hoy que nada va a detenerme. Ya salió mi tren de la estación a gran velocidad, pero lo pude alcanzar, logrando montarme para llegar más rápido en la solución positiva de cada uno de los recelos y espantos que se encontraban en mi interior.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.