Cómo hacer aceite de almendras

0 936

El aceite de almendras puede ser difícil de conseguir o muy caro. Por lo que fabricarlo en el hogar facilitará obtener sus beneficios de forma económica. Además se pueden elaborar cantidades más grandes que las de tiendas. De esta forma siempre tendremos aceite de almendras al alcance de nuestra mano.

Cómo hacer aceite de almendras

El proceso es sencillo y si se siguen las instrucciones se logra un muy buen producto. No requiere demasiados ingredientes o elementos.

Ingredientes:

  • Olla o sartén limpia
  • 1 kilo de almendras frescas
  • Paño de tela o gasa para colar la pasta resultante
  • Palillo o cuchara de madera
  • Frasco o envase con tapa

Preparación de las almendras

Las almendras deben ser frescas pero estar maduras. Mayor sea la madurez mejor será el aceite, sin embargo, deben estar en su punto justo. Por lo tanto deben estar maduras pero no rancias o pasadas. Una vez elegidas las correctas, hay que lavarles la tierra o suciedad. Para ello se colocan debajo del agua del grifo en un colador o cuenco.

No hay que dejarlas en remojo ni que tomen humedad. Una vez enjuagadas poner en horno muy bajo o al sol para secar, estar atento a que no se quemen o sequen demasiado. Lo que se requiere es que pierdan humedad pero no en su totalidad, incluso se pueden dejar secar en un cuenco con paños intercalados unos días antes de elaborar el aceite.

Pasos para preparar el aceite de almendras

  1. Coger el procesador, licuadora o mortero. Poner de a poco las almendras e ir moliéndolas hasta lograr una pasta. Separar las que ya estén bien procesadas en cuenco y seguir con el resto hasta que todas estén picadas.
  2. A fuego bajo poner la sartén u olla. No colocar nada en la misma, ningún otro aceite o aditivo. Incorporar la pasta de las almendras y revolver lentamente con el palillo o cuchara. Empezará a soltar el aceite poco a poco. Dejar el tiempo que requiera cocinarse la pasta, sin descuidarla. Debe tomar un color más oscuro pero no quemarse.
  3. Cuando se haya producido la cocción, se podrá ver el aceite liberado por el calor.
  4. Colar y envasar
  • Se utilizará la gasa o paño elegido. En el mismo, colocar la pasta de almendras y envolver. Puesto el cuenco que vamos a utilizar debajo, comenzar a presionar la pasta para separar el aceite.
  • Con fuerza o con un palo presionar para que el aceite comience a caer. Quitar los excesos que ya estén exprimidos y continuar con el resto.
  • El aceite que haya quedado en el cuenco puede ser colado nuevamente con un paño limpio, para no dejar residuos.
  • Finalmente, envasar en la botella o frasco que hayamos elegido y tapar. Para su conservación dejar en lugar oscuro, fresco y seco.

Consejos y detalles para la preparación del aceite de almendras

La higiene de manos en la elaboración es importante. Si se desea un aceite sin impurezas, lavar bien las manos o utilizar guantes de látex. Con respecto a la ropa, arremangarse y utilizar delantal o ropa vieja, esto se aconseja porque el aceite puede dejar manchas en la ropa difíciles de sacar.

Por otro lado, en la preparación del aceite de almendras jamás agregar aditivos de ningún tipo. No agregar esencias, otros aceites ni colorantes. La cantidad que se suele obtener de 1 kilogramo de almendras frescas, es medio vaso de 125 centímetros cúbicos. Por lo que si se quiere obtener un litro del aceite se necesitarán alrededor de 4.5 kilogramos de almendras.

Beneficios y usos del aceite de almendra en la piel

Con respecto a la hidratación es ideal para tratar eczemas y sequedad. Su compuesto con ácidos grasos aporta gran nivel de nutrición a la dermis. Además contiene vitaminas, entre ellas la E, con grandes propiedades. La vitamina E ayuda como antioxidante, detiene o retrasa el envejecimiento cutáneo y ayuda a mejorar su tensión.

Receta con aceite de almendras para eliminar estrías

Mezclar aceite de almendras con una cápsula o pastilla molida de vitamina E, potencia sus beneficios. Con una cucharada de aceite y una dosis de vitamina E, mezclar y hacer una pasta. Aplicar con movimientos circulares por lo menos 2 veces al día.

Tratamiento para el acné

Tanto para infecciones bacterianas en piel, como el acné, como para puntos negros o piel grasa este tratamiento es efectivo. La mascarilla a realizar lleva como ingredientes: yema de huevo, manzana y 40 ml de aceite de almendras. Con la manzana pelada, hacer un puré. Añadir la yema y el aceite e integrar bien.

Aplicar sobre el rostro previamente lavado con agua tibia para abrir los poros. Dejar actuar 25 minutos y enjuagar con abundante agua tibia. Se puede luego aplicar una crema de hidratación que no promueva la oleosidad. Realizar este procedimiento de acuerdo a la necesidad por la afección.

Removedor de maquillaje o limpieza del rostro y reducción de ojeras

Dada su textura, ayuda a que los poros eliminen todas las impurezas y productos. Sólo se debe colocar unas gotas de aceite de almendras en un disco de algodón o esponjita. Luego, con masajes circulares quitar la suciedad con este producto libre de químicos. Para reducir las molestas ojeras, sólo colocar aceite de almendras en la zona durante la noche previo a ir a dormir.

Pies y manos, reemplaza la crema con aceite de almendras

En pies agrietados, talones con durezas, cayos o codos ásperos. Reemplazar la crema de uso habitual por el aceite de almendras. Dada su alta concentración de Zinc y otras vitaminas, aporta una hidratación de buen nivel.

Su fragancia es deliciosa así que no es necesario enjuague o preocuparse por usarlo en cualquier momento del día. Con utilizarlo una semana ya se notarán cambios que provocarán flexibilidad, suavidad y cicatrización de grietas.

Beneficios del aceite de almendras para el cabello

Con su potente capacidad de hidratación, es muy beneficioso para quienes sufren resequedad. También aporta sus nutrientes para otras afecciones como caspa o caída del cabello.

Se lo puede utilizar en forma capilar reemplazando al acondicionador o como emulsión. Su uso en emulsión es sencillo, colocar aceite de almendras con las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo y masajear circularmente unos minutos. No enjuagar, dejar actuar.

Para brillo y revitalización del pelo, colocar gotas a lo largo del cabello hasta las puntas y peinar desparramando el aceite. En las puntas si ellas están muy secas se puede colocar con los dedos y realizar un masaje. No enjuagar.

Almendras para los huesos y uñas

Sus aportes nutricionales son muy variados. En cuanto al sistema esquelético, sus micronutrientes y el calcio que entrega ayudan a mejorar la densidad ósea. Gracias a la vitamina E, manganeso y cobre comer algunas almendras al día, ayuda con problemas de osteoporosis.

Mejora la resistencia de los huesos ayudando a fortalecerlos. Para problemas de textura en uñas o uñas resquebrajadas, aplicar sobre las mismas y masajear. Realizar esto todos los días al menos una vez al día.

Con el aceite de almendras se pueden realizar masajes sobre músculos y articulaciones. Estos masajes mejoran la circulación sanguínea pero también aportan relajación integral.

Almendras para la memoria y el colesterol

Consumir almendras hidratadas ayuda a aumentar la memoria. Para esto, poner las almendras en remojo unas horas, dejar que tomen volumen. Dado que tienen L-Carnitina y Riboflavina, aumentan la potencia del sistema neurológico. Además para el colesterol HDL, producido por partes neuronales, las almendras contribuyen a mantener buenos niveles.

Diabetes y enfermedades cardiovasculares

Para enfermedades como la diabetes, es primordial tener en cuenta la alimentación. El aceite de almendras ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre. Su consumo regular previene también la aparición de esta enfermedad, ya que combate microorganismos del estómago que fabrican el azúcar luego de las comidas ingeridas. Por otro lado, el consumo de almendras para el sistema cardiovascular, ayuda a fortalecer las arterias y entrega grasas sanas.

Sistema inmunológico y digestivo

Si el consumo de aceite de almendras es frecuente y no excesivo, fortalece el sistema inmune. Esto nos ayuda a generar defensas, enfermarnos menos o combatir con más fuerza infecciones o bacterias.

Con respecto a la parte intestinal, comer almendras reduce el riesgo de cáncer de colon. Para el estreñimiento, es un laxante natural que actúa sin generar dependencias químicas. Algunos estudios sugieren que también calma síntomas de colon irritable.

Sobrepeso

Ante los mitos que hablan del contenido calórico de las almendras, hay que tener en cuenta que un producto puede tener muchas calorías pero su desintegración ser más que beneficiosa. En el caso de estas, además de brindar sensación de saciedad y calmar ansiedad, sus componentes ayudan a controlar el peso. Esto se debe a que aportan grasas saludables, mejoran los niveles de colesterol, contribuyen con el sistema hormonal y la asimilación de nutrientes.

Por lo tanto, comer unas almendras al día o consumir su aceite sólo trae beneficios y aportes saludables. Hay que tener en cuenta que esto es referido a 10 o 15 almendras por día, no a grandes cantidades ni abuso de los productos como su aceite.

Tratamiento para los oídos

El doloroso padecimiento de oídos como otitis que afecta frecuentemente a niños, puede ser tratado con el aceite de almendras. Se debe mezclar con agua tibia, y colocar 2-3 gotas en el oído con un gotero.

Es un producto seguro que no produce infecciones o agrava el dolor, está recomendado para dolores crónicos. También se utiliza para eliminar la cerilla excesiva, despejar el canal auditivo y prevenir molestias.

Ante cualquiera de estos usos consultar con un médico o farmacéutico, ya que en niños por ejemplo suelen ocurrir casos de objetos metidos en el canal auditivo, y no siempre son infecciones.

Batido proteico con aceite de almendras para deportistas

Si se entrena todos los días, es importante recuperar los músculos y el sistema luego de la fatiga. Para ello, es recomendable un buen nivel de proteínas. Algunas personas se vuelcan a los batidos que se venden, estos están repletos de químicos y hormonas. Generan adicción y problemas a futuro muy diversos. Por ello, este batido rico en proteínas puede sustituir a cualquiera de esos químicos indeseables para nuestro organismo.

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras frescas
  • ½ taza de algún fruto rojo como frutillas o arándanos
  •  ½ taza de otra fruta fresca cítrica
  • 2 cucharadas de aceite de almendras
  • ½ taza de yogurt griego
  • Hielo a gusto

Mezclar en licuadora, integrando bien los ingredientes. Se puede consumir en cualquier momento del día, como desayuno o para saciar el apetito. Es ideal para momentos posteriores al ejercicio físico intenso, ayuda a reanimar el cuerpo en sectores musculares y estado anímico.

Si se desea realizar un consumo frecuente, se pueden sustituir las frutas cítricas y frutos rojos con otros componentes. Por ejemplo avena, miel o cualquier sustituto natural que aporte fibras y proteínas. Otras frutas recomendables son la banana y el mango.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.