Respuestas Específicas a preguntas sobre la Salud. Encuentra la respuesta a tu pregunta sobre la temática Salud de la mano de Expertos

Enfermedad de Crohn – Síntomas y Tratamiento

0 64

La enfermedad de Crohn es una inflamación crónica que afecta todo el tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. Compromete toda la pared del intestino con lesiones granulomatosas en parches o mosaicos discontinuos, que son típicos de la enfermedad. Afecta indiferentemente, por igual a hombres y mujeres entre la segunda, tercera y en la sexta década de la vida. La enfermedad de Crohn, ocasiona úlceras en la pared intestinal o áreas de desprendimiento del tejido, consecuencia de la inflamación. Es más frecuente en personas de raza blanca y en aquellos que tienen historia de familiares con enfermedad inflamatoria intestinal.

Entonces, la inflamación que se produce en la enfermedad de Crohn no es continua, son zonas de llamadas enteritis regionales. Esas áreas que están afectadas en el intestino, están separadas o interrumpidas por segmentos de tejido normal que está sano. Además, el proceso inflamatorio, en la enfermedad de Crohn en profundidad, afecta a todas las capas de la pared intestinal. Lo que la diferencia de otras enfermedades intestinales inflamatorias, como la colitis ulcerosa que solo afecta a la capa mucosa.

La enfermedad de Crohn es una patología crónica, es decir, dura toda la vida y su tratamiento va orientado fundamentalmente a mejorar los síntomas.

¿Cómo es la enfermedad de Crohn?

Enfermedad de Crohn

Agentes causales

Actualmente, se desconocen causas de la enfermedad de Crohn, no hay agentes virales, bacterianos u otros microorganismos identificados como causantes. Lo que hay es algunas evidencias científicas, de que la inflamación producida está asociada a problemas del sistema inmunitario. Se cree que en la enfermedad de Crohn se activa una respuesta autoinmune errónea que ataca al propio cuerpo; causando la patología que se establece de manera crónica y no se cura, lo que explica que las personas con éste padecimiento también desarrollen: úlceras en la boca y en la piel, artritis (inflamación de las articulaciones), espondilitis (inflamación de las vértebras), inflamación ocular, inflamación en hígado, vesícula y vías biliares.

Síntomas

  • Alteración marcada del ritmo defecatorio

    Variable en consistencia y en frecuencia haciéndose por lo general, mayores durante el día.

  • Diarrea

    Puede presentarse frecuentemente, como consecuencia de la variabilidad de las variaciones en la consistencia de las deposiciones.

  • Pérdida del apetito

  • Dolores abdominales

    Son por lo general, inespecíficos, frecuentes con sensación de retorcijones. Cuando éste dolor se hace tan intenso y/o repentino, que despierta por las noches se convierte en síntoma de alarma. Es grave, ser despertado por un dolor y es muy diferente a sentir dolor en la noche, el primero es causa inmediata de visita al médico.

  • Síndrome de  intestino irritable o nervios en el estómago

  • Obstrucción intestinal

    Bloqueo del intestino, que evita el paso del contenido intestinal más allá del punto bloqueado, complicando la enfermedad. Se debe al engrosamiento ocurrido en la pared intestinal, producto de la inflamación y su complicación puede perforar el intestino. Lo que posteriormente causa infección en otras partes del cuerpo, resultando grave y pone en riesgo la vida del afectado.

  • Vómitos

  • Estreñimiento

    Puede ser indicación de la presencia de obstrucción intestinal, consecuencia del avance del proceso inflamatorio en la pared intestinal.

  • Pérdida de peso

    Muchas veces es referida sin causa justificada, relacionada frecuentemente con restricciones voluntarias de algunos alimentos que la persona afectada comienza a evitar. Y siempre es un signo que hay que vigilar inmediatamente, acudir al médico para que realice los exámenes necesarios. La enfermedad de Crohn, limita al intestino para que absorba los nutrientes por lo que avanza la malnutrición a desnutrición.

  • Sangre en heces, sangrado rectal y/o proctorragia

    Pueden aparecer, pero es raro que los pacientes la refieran en sus deposiciones.

  • Fiebre

    Cuando tiene tres o más días de evolución, también es un síntoma de alarma que debe generar preocupación inmediata. En la enfermedad de Crohn se puede deber a que se afecte la región perianal formación de abscesos o fístulas.

  • Debilidad general o fatiga

  • Cálculos biliares y cálculos renales

    Se pueden aparecer posteriormente a la alteración que se produce en los mecanismos de absorción intestinal.  Se relaciona con el mayor tiempo de evolución de los procesos inflamatorios de la enfermedad.

  • El riesgo de cáncer intestinal

    Está aumentado en personas que sufren enfermedad de Crohn con respecto a personas que no la han sufrido.

Medidas para curar la enfermedad de Crohn

Enfermedad de Crohn

Tratamiento

  • Plan alimentario y nutrición

    Debe ser orientado al aporte de las propiedades medicinales de los alimentos en las comidas. Para que éstos cumplan una función dentro del organismo, de mejorar los síntomas, la inflamación, el dolor, diarrea, vómitos, etc. “Somos lo que comemos”, ese es un principio fundamental para estar sano y mantener el equilibrio de nuestro cuerpo.

     

De éste modo se trate de una verdadera terapia nutricional, para ello hay principios que

se deben tener presente:

  1. Garantizar el consumo diario de alimentos crudos para aprovechar al máximo sus cualidades curativas, por ejemplo remolachas, zanahorias, jengibre, hinojo, perejil, cilantro, etc.
  2. Cocinar al vapor para conservar los nutrientes de una manera liviana para la digestión las patatas, boniatos, calabaza, brócolis, etc.
  3. Comer al menos 3 raciones diarias de frutas o más (manzana, pera, kiwi, plátanos, bananas o cambures, etc.)
  4. Beber de 8 a 12 vasos de agua al día, equivalentes a 2 litros, sin contar la ingerida combinada en infusiones, sopas, zumos, etc. Ayuda a aliviar los síntomas, particularmente la inflamación, mejora con tejidos bien hidratados y la pared intestinal se mantiene húmeda.
  5. Comer alimentos naturales de todos los grupos para proveer una alimentación balanceada con todos los nutrientes, carbohidratos, proteínas y grasas.
  6. Eliminar de la dieta los productos envasados, hay que recordar que no cumplen ninguna función beneficiosa en el organismo. Por el contrario, están cargados de preservativos, sustancias y aditivos químicos perjudiciales, que agravan los síntomas de la enfermedad de Crohn.
  7. Evitar las comidas y preparaciones irritantes del sistema gastrointestinal, como frituras, alimentos grasos, embutidos, snacks, gaseosas, instantáneos, entre otros.
  8. Eliminar los lácteos y derivados de la dieta diaria.
  • Actividad física

El ejercicio físico de bajo impacto o prácticas de relajación, como yoga o Pilates, contribuyen a prevenir y mejorar síntomas. Porque reducen el estrés y la ansiedad, que repercuten negativamente sobre el sistema gastrointestinal desequilibrando su regulación neuroendocrina y psicológica. Que contribuye a generar mayor cantidad de problemas digestivos, secreción de ácidos en las paredes gastrointestinales que aumentan la inflamación.

Proporcionan equilibrio, reconocimiento del propio cuerpo y basan su terapia en la conexión cuerpo, mente y espíritu que sirven de autoayuda. Por otra parte, establecen el control de la actividad muscular y funcionamiento de los sistemas del cuerpo, para aliviar enfermedades.

  • Remedios caseros y plantas medicinales

Durante el inicio de la enfermedad, sin complicaciones, son útiles las infusiones tibias o frías de:

  • Menta.
  • Sauce blanco.
  • Ulmus rubra.
  • Malvavisco.
  • Hierbabuena.
  • Manzanilla.
  • Jengibre.
  • Regaliz.
  • Remolacha. Cruda, tanto su raíz tomada en zumos como sus hojas en las ensaladas y sopas.
  • Acupuntura

    Realizada por un profesional que trabajará el área del meridiano del intestino grueso.

  • Imágenes dirigidas

    Suponen la creación de una imagen mental visual del dolor propio en la mente del enfermo.

  • Tratamiento médico

Como su nombre indica, deben ser prescritos por el médico, que decidirá el tratamiento luego de evaluar exhaustivamente al paciente:

Medicamentos antiinflamatorios.

Quimioterápicos como el metotrexate para evitar las recaídas.

Hormonas como por ejemplo la hormona del crecimiento para reducir los síntomas.

Antibióticos en caso de ser necesarios ante la presencia de infecciones con la debida determinación del germen causal.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.