Cómo curar y evitar el herpes genital

0 1.646

El herpes genital una enfermedad sumamente común en la población y a la cual se le puede tener mucho miedo de no ser tratada a tiempo. Enfrentarse contra este tipo de enfermedad es romper una serie de paradigmas que aun en la actualidad son generados por la falta de conocimientos entorno a la sexualidad.

Una de las cosas que se debe tomar en cuenta con este tipo de herpes, y con todos los que existen, es que muchas personas desconocen que son portadores del virus ya que en ocasiones no presentan síntomas evidentes, pero igualmente está en su interior. De allí la importancia de la conservación de una misma pareja y de la protección en las relaciones sexuales.

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una enfermedad que se contrae mediante el contacto sexual de un individuo con otro contagiado. Esta es causada por el virus del herpes simple el cual afecta directamente a los órganos genitales, tanto el pene del hombre como la vagina de la mujer y todas las zonas cercanas a estas.

Contagio del herpes genital

Como te mencionábamos en un principio uno de los peligros más latentes del herpes genital es que puede ser contagiado así la persona no presente síntomas externos, haciéndola difícil de identificar y por consecuencia de detectar. Esto se debe a que el cuerpo intenta eliminar el virus sin producir síntomas evidentes.

Otro factor importante que se debe reflexionar es que a medida que la enfermedad tiene más tiempo en el interior de la persona esta se vuelve más asintomática.

Algo que debes tener presente es que el herpes genital no se contagia por vías que no sean de contacto directo. Esto significa que no es común su transmisión mediante la ropa o por el uso de toallas comunes. El motivo de que no ocurra es porque el virus herpes simplex no sobrevive o sobrevive muy poco tiempo en el ambiente, lo que disminuye las posibilidades de contraerlo por estas vías.

En cuanto a las altas probabilidades de contagio de esta enfermedad pueden darse al tener lesiones activas. Esto se refiere a que puedan notarse pequeñas burbujas que son síntoma evidente de que existe un tipo de infección en los genitales correspondientes. Igualmente ocurre cuando en vez de burbujas conseguimos la siguiente fase, estas son las ulceras ocasionadas por el rompimiento de las mismas.

A pesar de que el herpes genital y el oral no son en las mismas zonas del cuerpo, pueden llegar a trasmitirse mediante las relaciones sexuales orales. El contagio ocurre desde la boca hasta los genitales, ya sea de la mujer o del hombre, y esta es un de las fuentes de contagio más comunes dentro de la población.

Síntomas del herpes genital

Los síntomas se pueden ver desde dos puntos de vista. Inicialmente de forma general, es decir los que afectan a todo el organismo.

Fiebre y dolores musculares

Entre los síntomas primeros en aparecer podemos mencionar la fiebre, ya que estas ante una infección; el dolor de cabeza constante, en ocasiones bastante intenso; los dolores en las zonas musculares, sobre todo en la zona de los glúteos, la región lumbar e igualmente las rodillas y los muslos; para finalizar podremos sentir con los ganglios inflamados y sensibles.

Ampollas

En el caso particular del herpes genital habrá síntomas más específicos que tendrán como eje principal esa zona del cuerpo en particular. El más notorio y por el que se reconoce más fácilmente la enfermedad es por la manifestación de ampollas que pueden llegar a ser muy dolorosas a pesar de su tamaño tan reducido.

En las mujeres se podrán visualizar en los labios vaginales y cuello uterino, también alrededor del ano y hasta en los muslos y nalgas. En los hombres en el ocurre casi las mismas zonas, con la diferencia de que se presentaran en el pene y también en el escroto.

Úlceras

Otro síntoma característico de la herpes vaginal es la aparición de úlceras posterior al rompimiento de las ampollas.

Dolor al orinar

Igualmente puede darse dolor al orinar que si consigue llegar a tener mucha intensidad es capaz de impedir la realización de dicha acción requiriendo la utilización de una sonsa. Todos estos síntomas pueden venir acompañados por flujo vaginal en el caso específico de las mujeres.

¿Cómo se puede curar un herpes genital?

Aun en la actualidad no se puede hablar de una cura específica para esta enfermedad. De ahí la importancia de su prevención ya que no existe una cura, pero si existen las maneras de aminorar los síntomas y hacerla más llevadera con el paso de los años.

Lo primero que se debe hacer ante la sospecha de la existencia del herpes genital es consultar con el médico. Él te dirá el estilo de vida de vida que tienes que llevar de ahora en adelante, tanto en lo sexual como en los medicamentos que te corresponden seguir para mantener el padecimiento controlado sin ocasionar síntomas visibles.

Con la medicación recetada por los expertos en la materia, ya sea ginecólogo o urólogo, se puede comenzar a poco a poco ir reduciendo los síntomas. Ten presente que igualmente el virus no desaparecerá del organismo, es por ello que se tiene que seguir siendo precavido aunque no se sienta nada en particular que te haga pensar en la enfermedad.

Esta medicación en particular atacará primero a los brotes de los ampollas, reduciéndolos notablemente. También servirán para que puedas sentirte mejor en cuanto a los síntomas generales y finalmente se reducirá la probabilidad de contagio a otras personas.

Algo a lo que le desde de prestar mucha atención es a que existen muchos tratamientos caseros que prometen la cura de la enfermedad. No tomes nada, ni te auto mediques. Lo más importante es consultar todas las decisiones con el medico encargado de tu salud, él te dará las recomendaciones necesarias para salir adelante.

Tratamiento del herpes genital

El tratamiento es basado es algunos fármacos que te ayudarán a enfrentar la enfermedad y a disminuir la potencia de los síntomas progresivamente. Lo primero que te recetarán para el herpes genital serán los medicamentos antivirales, los cuales impedirán complicaciones de la enfermedad y te harán sentir mucho mejor progresivamente.

Entre los antivirales más utilizados conseguirás el Aciclovir, también el Famciclovir e igualmente el Valaciclovir. El tratamiento con este medicamento puede durar aproximadamente por unos 7 a 10 días, siendo administrados por vía oral. De no haber mejoras el medico puede considerar extenderlo por un periodo más largo. Esto en lo que se refiere a la primera etapa de la enfermedad que suele ser la más complicada.

En el caso de que ocurran rebrotes con el paso del tiempo, los medicamentos para la herpes genital serán administrados por menos tiempo, aproximadamente 5 días. Esto dependerá mucho de la aparición de ulceras y sobre todo de que si la persona tiene una pareja que quiera proteger del contagio, siendo los antivirales la mejor forma de prevenirlo.

Otra fase del tratamiento, esta vez para pacientes que tengan más de 6 brotes anuales, la indicación es de terapias que implican la supresión con el uso diario de la medicación regular pero en dosis bajas y de forma más continua para evitar recaer sin tener en claro por cuánto tiempo se tomara esta medida.

Se debe tener presente que cada uno de estos tratamientos pueden generar efectos secundarios en el organismo. Estos pueden implicar fatiga acompañada por vómitos, dolores de cabeza, convulsiones, temblores en algunas zonas del cuerpo y hasta salpullido. Los efectos pueden variar de paciente a paciente por ello tenerlos presente es una forma de estar prevenido al respecto, aunque no son muy frecuentes ni comunes. En la mayoría de los casos si son administrados adecuadamente no tendrán consecuencias negativas o no deseadas.

Cuidados del herpes genital

Lo primero que tenemos que mencionarte en cuanto a cuidados es la importancia de la higiene personal. Tengas o no esta enfermedad se debe tener muy presente la limpieza y aseo del cuerpo, sobre todo si se lleva una vida sexual activa. En el caso del herpes genital se debe tener mucho cuidado con las ampollas y úlceras ya que podrían generar infecciones mayores de no ser tratadas adecuadamente sobre todo por la zona en la que se encuentran.

Por ello es importante que cambies tu ropa interior diariamente, que no utilices las toallas de otras personas y que mantengas zonas como el baño en un buen estado de limpieza. Con esto te estarás cuidado a ti mismo y a las personas que están a tu alrededor.

También existen remedios caseros que te permiten el cuidado y alivio del herpes genital, aunque no su cura. Aplicar compresas frías en las zonas afectadas por las ampollas ayudará a sanar el dolor y la picazón que estas puedan generarte. También puedes hacerte lavados de manzanilla o aplicar tibio en búsqueda de un alivio más natural.

Las personas que pasan por a herpes genital deben tener presente que hay que lavar suavemente las ampollas con agua y jabón y el secado debe hacerse de forma muy suave para no reventarlas y generar algún daño. También se debe evitar rascarlas, ni utilizar perfumes o cremas que puedan empeorar la situación.

Algo muy importante con respecto a los cuidados personales, y de las personas que se encuentran alrededor, es que cada vez que vayas a iniciar una relación sexual con alguien nuevo debes informa a esta persona de la enfermedad poniéndola alerta de la situación a la que se está enfrentando.

Alimentarse adecuadamente, dormitar lo suficiente, evitar los periodos altos de estrés y protegerse del clima en general serán cuidados que marcaran la diferencia y que ayudaran a que el control del herpes se haga de una forma más notoria.


Prevención del herpes genital

Lo primero es hacer el comentario que te explicamos en los cuidados acompañado de la utilización de condones o poliuretano que ayuden a evitar el contagio y la propagación de la enfermedad. Igualmente debes evitar las relaciones sexuales cuando tengas un brote en los genitales.

Si no tienes mucho tiempo conociendo a la persona con la compartirás relaciones sexuales debes protegerte. Independientemente de que no observes ningún signo de herpes genital, debes recordar que esta enfermedad puede ser asintomática lo que significa que no sabrás si esa persona está infectada o no tan solo por su exterior.

Para ambos sexos es importante obtener los conocimientos con respecto a las relaciones sexuales en general pero sobre todo sobre el herpes genital. Se debe estar informado de las consecuencias y lo doloroso que puede llegar a ser. El conocimiento es la primera herramienta de prevención.

El saber cómo tratar este tipo de enfermedades pero sobre todo como prevenirlas es fundamental en la vida de cualquier ser humano. Desde que se es muy pequeño hay que empezar a preparar el camino a la edad adulta obteniendo la información precisa sobre el herpes y cualquier otra enfermedad de transmisión sexual.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.