Cómo dar besos negros

0 155

Dar besos negros es practicar el anilingus, lo que literalmente significa dar un beso con lengua en el ano. Práctica que tiene su técnica que consiste en introducir la lengua profundamente en el ano de la pareja. Por lo tanto es una de las variadas maneras de practicar sexo anal de forma oral. Ciertamente, el ano es una parte con sensibilidad erógena del cuerpo. Sin embargo, no es una de las estructuras de mayor erotismo, porque el órgano más erógeno es el cerebro. Y es quien crea los estímulos e incluso, crea secundariamente a través de la percepción, otros órganos a los que erotiza y en ello se incluye el ano. Aunque,  indudablemente tiene una importante cantidad de terminaciones nerviosas que recogen y transmiten sensibilidad. Dada su función natural por excelencia y su estructura anatomofisiológica de esfínter.

Riesgos reales que corre tu salud por dar besos negros

El anilingus o beso negro es una de las prácticas sexuales que mayores riesgos directos involucra para la salud. Realmente, la susceptibilidad a contraer múltiples infecciones es enorme por la forma de la práctica. Funcionalmente, eso tiene su explicación fisiopatológica clara, justificada por la misma estructura anatómica y fisiopatológica de esa parte del cuerpo. Pues, ya todos sabemos que la función natural principal del ano es la de evacuar el contenido fecal. Por ser la estructura que se encuentra en la porción terminal del tubo digestivo. De tal manera, que su acceso a gran cantidad de microorganismos es muy florida. Allí, suelen alojarse variedad de virus, parásitos y bacterias, aparte de su propia flora residente normalmente. Por otra parte, la configuración morfológica del ano, lo hace ser la desembocadura final del conducto; que cierra con un mecanismo de esfínter contenedor que tiene a su alrededor las márgenes del ano. Estos son pliegues mucosos distensibles que se convierten por su estructura misma en reservorios ideales de infinidad de microbios. Adicionalmente, considerando que luego de una evacuación, si la zona perineal y el ano, no son lavados con agua y jabón, quedan depositados residuos de heces en dichas márgenes. En definitiva, es una zona anatómica que va a estar siempre impregnada y en contacto con el material fecal. Ya sea, en menor o mayor medida. Aunque dar besos negros puede resultar muy excitante para muchas personas. Para otras no lo es. Pero, es una realidad que para darlos obligatoriamente lleva implícito la adopción de hábitos coprofágicos. Es decir, dar besos negros te ponen en contacto con la ingestión directa de partículas fecales. Independientemente de su visibilidad macroscópica, al mismo tiempo que te conecta con infinidad de gérmenes. Por eso son canal directo para que puedas enfermarte. Dar besos negros

Otras consideraciones de riesgos curiosos

A eso se le puede añadir la influencia no muy positiva de algunos hábitos higiénicos culturales. Por ejemplo, la manera de limpiar o asearse el ano al evacuar. Esto en las culturas o países occidentales se hace con papel higiénico. Cuya fabricación se hace generalmente a partir de materia prima vegetal o madera. Pero, con la intervención de procesos químicos y semiquímicos, necesarios para que se obtenga el papel con el aspecto, la textura suave y el color que conocemos en el mercado. Utilizando compuestos como la soda caustica, el bisulfito de sodio, cloro y derivados, peróxido de hidrógeno entre otros. De allí, lo interesante es que nuestro ano también está en contacto con estos químicos cuando usamos papel para limpiarlo luego de cada evacuación o micción. Algunos de ellos, relacionados incluso con la incidencia de cáncer colorectal y anal. Entonces, son otro factor más al que se está expuesto al dar besos negros. Aparte de las infecciones de transmisión sexual y de otros procesos infecciosos de etiología distinta. En definitiva, hay que tener claro que dar besos negros, no es una forma muy higiénica o saludable de mantener sexo. De allí, probablemente reciba su nombre de “besos negros”, asociándose a ensuciarse y contaminarse. A lo que hay que sumarle el hecho de que cualquiera de los dos miembros de la pareja. Tanto el que da el beso negro como el que lo recibe, tengan algún tipo de lesiones o heridas. Ya sea, en la región anal y/o perineal. O bien, en la cavidad oral. Porque, con ello aumentarían considerablemente el riesgo de enfermedad y de complicaciones. Aunque, igualmente es una decisión que toma cada quien.

Enfermedades que puedes adquirir al dar besos negros

Es importante que conozcas todos estos riesgos, que para nada son tabúes. Sino por el contrario, son una realidad que debe tenerse presente. Y que debe formar parte de la responsabilidad que cada quien debe prevenir y asumir en cada uno de sus actos como norma general en la vida. Las siguientes son solo algunas de las enfermedades que integran una larga lista. Además, debes tener presente que estas patologías pueden afectarte sin manifestarse síntomas. Con lo cual puedes llegar a estar enfermo sin que te des cuenta. Es decir, pueden llevarte a ser un portador silencioso porque pareces saludable. Pero, un foco infeccioso de diseminación para producirle la enfermedad a otras personas.

  • HIV – SIDA.
  • VPH o virus de papiloma humano.
  • Hepatitis A, Hepatitis B y Hepatitis C.
  • Parasitosis intestinales (Ascaridiasis, oxiuriasis, Trichuriasis, amebiasis, blastocytosis, entre otras).
  • Clamidias.
  • Herpes virus.
  • Gonorrea.
  • Escherichia coli.
  • Candidiasis oral y/o genital y otras micosis.
  • Diarreas virales, por rotavirus, arbovirus, entre otras.
  • Cáncer de la cavidad oral generalmente como complicación secundaria. En la actualidad, hay muchos estudios científicos serios en donde se ha demostrado la relación directa del cáncer de vía oral y garganta con el VPH, el sexo oral y el anilingus, que se ve aumentado en cifras escandalosas, por los hábitos de parejas múltiples y la promiscuidad.

Cómo dar besos negros

Si aún, forma parte de tus preferencias sexuales dar besos negros sin tabú. Pero, con responsabilidad y conocimiento de los riesgos reales. Entonces, una forma excitante de hacerlo:

  1. Lo más recomendable para comenzar

Es asegurarse que tanto el que lo provee y aún más el que los recibe, están limpios y aseados. Una buena idea es ducharse bien con agua y jabón antes del contacto sexual. Sin tabú y con precaución para que el encuentro pueda ser placentero. Asimismo, es de vital importancia que la persona que recibirá el beso negro tenga impecables sus partes íntimas. Por ello, la depilación en toda la zona es una condición obligatoria para el disfrute y el respeto por la pareja emisora. Entonces, paso a paso, el lavado y la limpieza, acompañados de una excelente depilación de la zona, son necesarios totalmente para plantearse un beso negro. Porque, eso permitirá prepararse adecuadamente para dar besos negros excitantes. Y cualquier detalle que falte es indispensable hablarlo previamente con la pareja, de esa manera todo se hará bajo acuerdo mutuo.

  1. Ubica a la pareja de forma adecuada

Para poder dar besos negros es indispensable colocar a la pareja que los recibirá en la posición correcta. Las mejores posturas son la ginecológica, en cuatro patas, la proctológica, génito supino y todas aquellas que exponen completamente el ano al descubierto. Preferiblemente si son posiciones acostados o tumbados. Facilitando así su abordaje, para el que va a besarlo. Además, favoreciendo que la persona proveedora utilice la boca, lengua, dientes, manos y tenga acceso a visualizar todo lo que va haciendo.     Dar besos negros

  1. Juegos sexuales previos en el área perineal

El hecho de acariciar y jugar con el periné, los genitales y el mismo ano previamente, es una preparación. Antes de empezar a dar los besos negros, ayuda a crear el ambiente y las expectativas propicias. Para que tanto nuestra pareja como nosotros, lo disfrutemos. Recordemos que la boca y la lengua son los protagonistas que estimularán completamente la región anal. Pero, los juegos sexuales previos van proporcionando relajación de todo el cuerpo y particularmente del ano. Preparándolo así, para recibir un profundo beso negro e incluso para una posterior penetración.

  1. Masturbar el ano

Realizar la auto masturbación delante de la pareja que va a dar besos negros, es una buena estrategia. Estimulante para ambos. Masturbarse en pareja la región anal es todavía mejor porque involucra a los dos miembros de la pareja. Y masturbar el ano de la pareja a la que se le dará el beso negro. Mientras que ésta permanezca pasiva, también es otra variable. Lo cierto que masturbar el ano en cualquiera de sus formas. O bien, combinando y alternando todas las técnicas de masturbación anal, es una herramienta previa que hace querer más, preparando el terreno adecuadamente.

  1. Ahora ir directo al grano

Es el momento oportuno para comenzar a besar como usualmente se hace en cualquier otra parte del cuerpo. Con mucha sutileza pero constancia. Vas haciendo sexo oral al ano y sus alrededores, combinando movimientos y sensaciones. Hasta dedicarle un rato particular al ano, que ahora debes masajear y chupar simultáneamente. También puedes ir alternando con masturbación y estímulos. Es importante que vayas de lo suave a lo intenso, de lo leve a lo fuerte. Para ello, la excitación que vas observando en tu pareja es el mejor indicador de como debes hacer las cosas. Y de cuando es el momento ideal para los mayores impactos de excitación que proporcionarás al ano. Mete la lengua lo más adentro que puedas, da mordisquillos que no lesionen, sino que estimules y continúa besando.

Algunas medidas higiénicas y preventivas

Recordemos, que dar besos negros es un trabajo para nada pulcro. Donde la propensión a contraer enfermedad de transmisión sexual o cualquier otro tipo de enfermedades está siempre presente. Entonces, si a pesar de ser conscientes de todo, queremos dar besos negros. Podemos tomar algunas medidas preventivas algo paliativas, como:

  • Usar barreras de látex para la cavidad oral. Estas, se pueden colocar tanto en la boca como directamente en el ano. Su objetivo es bloquear el contacto directo de la boca con el ano. Sin embargo, es bueno tener presente que no son totalmente seguras. Aunque su objetivo sea impedir el contacto con los fluidos genitales.
  • Evita la promiscuidad. Lo mejor, es que si tomas la decisión de dar besos negros. Seas precavido de no tener más de una pareja simultáneamente. O bien, de no cambiar de pareja con frecuencia. Sino, que el hecho de tener una pareja estable, que conozcas, te garantiza un buen nivel de seguridad. Al mismo tiempo que reduce en un 250% la probabilidad de contagio de enfermedades. Con lo cual, el tema de saber a quién le vas a dar besos negros es realmente protagónico.
  • Desparasítate y hazte profilaxia periódicamente. Si eres consciente de dar besos negros a menudo. Una recomendación muy útil es que tú y tu pareja tomen medidas profilácticas para estar libres de parasitosis. Ya sea, tomando directamente un antihelmíntico y/o derivado imidazólico una vez al mes. O bien, consultando a tu medico el mismo lapso de tiempo para que éste te lo indique. Además, la ventaja de que sea el especialista quién te haga el tratamiento profiláctico es que pueda darte algunas dosis del antibiótico y/o el antimicótico de elección.

           

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.