Cómo ser femenina

0 748

En la actualidad, ser femenina es muy importante, más cuando la sociedad le ha dado la mujer muchos roles, desde cuidar de los hijos hasta trabajar fuera. Ya no es extraño conseguir mujeres en trabajos que antes eran destinados solo a los hombres. La mecánica, la fontanería, la política, el control del orden público, entre otros, ya son dominio femenino. Incluso, actividades como conducir un coche, eran actividades consideradas masculinas en otros tiempos. Para alcanzar estos puestos muchas veces, la mujer ha tenido que masculinizarse. Entonces, no es extraño ver que para formar parte de un determinado grupo, la mujer abandone su feminidad.

Ser femenina es parte de ser mujer y viceversa. No hay porque renunciar a la feminidad conforme se obtienen cargos o se asumen situaciones particulares. Tampoco, significa andar siempre en vestido y tacones. Ser realmente femenina significa tener inteligencia y saber actuar ante determinadas circunstancias. Por eso, es que para la mujer de hoy, polifacética, es importante saber cómo ser femenina y no perderse. Para ello, hay que tener en cuenta los 5 pilares de la feminidad:

  • La actitud.
  • Los modales.
  • Las relaciones.
  • El cuerpo.
  • La imagen.

Ser femenina, es útil para tener relaciones saludables, sobre todo para reconocerte y ser feliz como mujer.

Ser femenina una cuestión de actitud

Ser femenina

Con autoestima e iniciativa propia

Una cosa es conducir un vehículo pesado y otra es comportarse como conductor de vehículos pesados. La actitud femenina está siempre llena de dulzura, de alegría y delicadeza. También, es estar siempre pendiente de los detalles y buscar primero reflejar una hermosa presencia interior hacia el entorno. La limpieza, la pulcritud en su sitio de labor, sea cual sea.

La mujer es signo de delicadeza y no de tosquedad, por lo tanto, ser femenina significa reflejar esa actitud delicada. Pero, no se debe confundir ser delicada con ser inútil o no poder hacer nada. En la sociedad actual se muestra a la mujer como un ser autosuficiente. Nada más alejado de la realidad y de la feminidad. Pues, seguimos necesitando ayuda para cargar objetos pesados y por qué no para espantar bichos desagradables.

Una actitud femenina entonces significa estar siempre dispuesta a:

  • Tratar los problemas con tranquilidad.
  • Llevar alegría a cualquier lugar, con una sonrisa.
  • Pedir y estar siempre dispuesta a recibir ayuda.

Mantenerse ante los problemas con tranquilidad. Una marca de feminidad es mantener la calma para apoyar a los suyos. Analizar bien y ayudar a quienes están a su alrededor a mantenerse calmados aún en situaciones fuertes. La feminidad se pierde por completo cuando por impulso perdemos el control de nuestras emociones.

El mayor símbolo de feminidad es la sonrisa como muestra de alegría. Como mujeres somos quienes hacemos florecer el ambiente,  por lo tanto una actitud seria o molesta resta feminidad. Pero, no debemos confundir esto con una personalidad totalmente relajada o sin responsabilidad. Sonreír es tomar la vida con alegría, reconociendo además los momentos adecuados.

Pedir ayuda y saber recibirla es un signo de feminidad

La sociedad ha dado tanto, el mensaje de una mujer autosuficiente que pareciera anular la feminidad. Ser femenina es diferenciarse de un hombre y al ser diferente habrá cosas que no podremos hacer y ellos sí. Entonces, no está mal recibir ayuda. Incluso, en posición de princesa en peligro. Saber pedir ayuda, recibir ayuda y saber recibir obsequios, es algo que la modernidad ha quitado a la mujer.

Por lo tanto, empieza por cambiar de actitud frente a la ayuda. Comprende que no eres autosuficiente y que a veces, aunque puedas hacer algo está bien que lo haga un hombre:

  • Deja que él conduzca. Si el auto es de los dos o de la familia, es una actitud femenina dejarlo conducir.
  • No cargues objetos pesados. Siempre que se trate de cosas pesadas, aunque puedas cargarlas, pide ayuda. Pierdes feminidad al cargar todos los objetos tu sola. Además, con ésta acción también estarás cuidando la salud e integridad de tus huesos, articulaciones y el resto de tu cuerpo.
  • Pide ayuda en las reparaciones. Sobre todo cuando estás en la calle o cuando hay chicos en casa. Procura que los caballeros te ayuden en las cosas de mecánica, fontanería y pintura pesada. Aún cuando sepas lo que se debe hacer, apoya y pide ayuda en los detalles. De ese modo, estás brindando confianza y dando importancia a los hombres, quienes también necesitan estímulo y cumplir roles en la sociedad.

Recuerda, que ser femenina no es ser autosuficiente.

Modales y cortesía 

Aun cuando desempeñes oficios fuertes, no tienes por qué traspasar esa hosquedad a los modales. Ser femenina es tener modales delicados, ser cortés con todos. Más que retornar o mantener una moral estricta sobre los modales, se trata de mantener una conducta femenina. Adecuar la cortesía, los modales y la forma de hablar al lugar y al oficio que se realiza. Cuida tus modales en los momentos más notorios de la feminidad.

  • Come lentamente, disfrutando cada bocado, con la boca cerrada y manteniendo conversaciones agradables.
  • Mantén un tono de voz adecuado en todo momento. Evita gritar o hablar muy rápido. Pero ten cuidado de no parecer insegura con una voz demasiado baja.
  • Ten un vocabulario acorde a las personas con las que conversas. Y sea donde sea evita decir tacos y evita mantener un vocabulario vulgar.
  • Evita golpear o palmear a las demás personas mientras hablan o al presentarse. Estos son gestos muy alejados de la feminidad.
  • Da la mano de manera firme pero con la suavidad de una mujer.
  • Cubre tu rostro al toser o estornudar, usa pañuelo.
  • Siéntate de forma adecuada. Evita estar con las piernas abiertas o los brazos ampliamente extendidos en los muebles.

Otro aspecto importante a considerar, son los gestos. Reflexiona, obsérvate a ti misma y procura tener una gestualidad delicada. Tu mirada, sonrisa y movimientos de las manos deben reflejar dulzura y delicadeza. Recuerda que una mujer con gestos toscos pierde feminidad. Una excelente estrategia es observarte y comparar tus gestos con los de quienes consideres muy femeninas. Pero recuerda ser genuina, ser tú misma, con gestos que reflejen tu personalidad.

Cómo ser femenina en las relaciones con las demás personas

Dejar la huella de feminidad en las relaciones con las demás personas es sumamente importante. La clave para ello es conocerse a sí misma y reconocer las propias emociones. Ser femenina, es ser estable emocionalmente, evitar las explosiones inesperadas en público. Evitar las escenas y peleas callejeras están muy alejadas de lo que es femenino.

Tener tu opinión propia y defenderla es fundamental para ser femenina, tanto como ser tolerante. La intolerancia resta feminidad y te hace ver como un ogro en lugar de cómo una señorita. Defender tu opinión e incluso discutir sobre una idea es válido, pero ten cuidado de no caer en peleas estériles. Cuando se eleva el tono de una discusión es una señal de que tal vez no vaya a ninguna parte. Relacionarse con una mujer femenina debe ser como cantar siempre una canción agradable.

Ser femenina, además, es cultivar y tener buenas amigas. Todo un despliegue de feminidad es el que se derrocha cuando un grupo de amigas que disfrutan de un dulce juntas. Tener amigas, además de hacerte saludable emocionalmente te contagia de gestos y formas de cómo ser femenina.

Más que un estilo de vida

Ser femenina

Cuidar y conocer tu cuerpo para ser femenina

En ocasiones se piensa que para ser femenina es necesario tener cuerpo perfecto. Un cuerpo lleno de curvas o una mujer de senos grandes o cintura pequeña no necesariamente es femenina. Para ser femenina es necesario reconocer que cada mujer es diferente y que las formas de tu cuerpo son únicas. No tiene que ver con las proporciones, tiene que ver con el autoconocimiento  y la confianza.

Conocer tu cuerpo es saber cuáles son tus puntos más fuertes y resaltarlos. Darle a tu belleza natural su justa apreciación. Saber cuidar tu cuerpo es dar señales de feminidad con tu propia naturaleza. Para ser femenina conociendo y cuidando tu cuerpo es importante:

  • Mantener un aseo adecuado.
  • Cuidar las áreas más visibles.
  • Mantener una postura adecuada.

Para ser femenina es crucial ser limpia, evita andar llena de grasa o polvo en tu cuerpo o en tu ropa. Aun, cuando tu trabajo lo amerite, aséate adecuadamente. Dentro del aseo es vital mantener todas las áreas depiladas. Para ser femenina es depilar piernas, axilas, línea de bragas y vikini. El exceso de vello es muchas veces, característico de los caballeros. Igualmente, debes cuidar el exceso de vello en el rostro. Delinear tus cejas, cuidar los desagradables vellos que salen de la nariz debe estar en tu rutina de feminidad.

Así, como cuidas de tu aseo en todo el cuerpo, debes prestar especial atención a tus cartas de presentación. El rostro, las manos y pies merecen mayores cuidados. Ser femenina es mantener manos suaves, uñas limpias, un rostro limpio, cuidado, pies sin vellos, limpios y suaves. Para ello recuerda una rutina quincenal que estas zonas te agradecerán:

  • Exfoliación.
  • Humectación.
  • Tonificación.

Cómo ser femenina, cuidando de ti misma

De las cosas que se elimina cuando se pierde la feminidad es la capacidad de cuidar de tu propio cuerpo. Tener tiempo para atender todo lo externo, dejando de lado el cuidado propio. Para ser femenina, dedícate tiempo. Separa un momento para reconectarte contigo misma. Y no debe ser necesariamente una meditación. Un buen día de spa te conecta inmediatamente con tu feminidad y te renueva.

Regálate un día a la semana para cuidados de tu piel, cuidados de tu cabello y para arreglar tus uñas. En fin, dedica tiempo a recobrar semanalmente tu feminidad. No puedes saber cómo ser femenina si no te conoces o no te obsequias momentos contigo misma. Este tiempo te permite reconocer tu cuerpo, alimentar tu estima y hacerte aún más femenina.

Cómo ser femenina por fuera. Imagen de la feminidad

Proyectar una imagen femenina, no depende sólo de cómo te sientas o de cuáles sean tus modales. Si bien es cierto, los aspectos de tu personalidad son cruciales, la guinda para ser femenina va por fuera. La vestimenta, el maquillaje y la postura corporal son el punto en la «i» de la feminidad.

En cuanto a la vestimenta hay varios aspectos a considerar:

  • La ropa.
  • El calzado.
  • Los accesorios.

Todos en conjunto generan tu imagen femenina, así que considera que para este caso no siempre mas es mejor. Por lo tanto para ser femenina no tienes que sobrecargarte de accesorios, con tacones inmensos y ropa descubierta. Escoge tu look como un gran conjunto que hablará de ti. Obviamente no puede faltar ninguno de los elementos. La ropa que denote tu personalidad y realce tus puntos más hermosos. Los accesorios que complementen la ropa y te brinden adornos. Siempre debes usar pendientes, estos son la base de tus accesorios. Y los zapatos que te brinden comodidad, pero que combinen con tu ropa y te faciliten una postura estilizada.

La postura corporal de una mujer femenina está relacionada a hacer saber sus atributos. Erguida con el cuello extendido. Los tacones son una excelente ayuda para lograr una postura femenina, pero no son para todos los días. Y una vez que sabes cómo ser femenina, los zapatos planos te harán ver igual o aún más sexy.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.