Cómo limpiar la sangre

0 3.534

Tener salud es una de las preocupaciones de la humanidad y saber cómo limpiar la sangre es fundamental para ello. Desde la antigüedad, se ha asociado la salud al estado de la sangre. A tal punto, de tratar enfermedades mediante la succión de la sangre del cuerpo. Hoy en día las prácticas de sacar sangre para sanar se han limitado, aunque no se descartan.

La pureza de la sangre es indispensable para la salud. Es fabricada por el organismo a partir del aire y los alimentos alcalinos. La circulación de la sangre es una de las funciones vitales del organismo. Para que el ser humano conserve su calor natural es necesario el riego sanguíneo de manera continua. Donde circula la sangre hay calor y vida, cuando hay perturbaciones a la sangre se generan muchas dolencias.

Entonces, no se trata sólo de que la sangre circule, es también importante el tipo de sangre que recorre nuestro cuerpo. La condición de la sangre y  la forma en que circula por el cuerpo es señal de buen funcionamiento del cuerpo. La piel, los riñones y los otros aparatos excretores se ven afectados por el mal estado de la sangre.

Estando en boga la medicina alternativa, son muchas las razones para desintoxicar o limpiar la sangre. En primera instancia, la medicina holística considera que el cuerpo tiene la capacidad de regenerarse. Pero curarse a sí mismo, parte de órganos libres de toxinas y sangre estable.

Para limpiar la sangre es vital conocer su funcionamiento

Limpiar la sangre

Tiene que ver con la forma en cómo el cuerpo la elabora. Este es un proceso completamente continuo e interno. Un adulto promedio puede tener entre 4 y 6 litros de sangre. Sabemos que no es necesario extraer sangre para que nuestro organismo fabrique más. Las células sanguíneas tienen un ciclo de vida y constantemente nacen y mueren, en un proceso oculto a los ojos de la humanidad.

Como estos procesos son internos y muchas veces no los tenemos en cuenta en nuestra realidad. Por eso es que debemos reconocer cuáles son los insumos que usa nuestro organismo para hacer su fluido más relevante:

  • Aire limpio. El oxígeno y demás gases presentes en el aire son vitales para la elaboración de la sangre
  • Vitaminas y minerales presentes en los alimentos.
  • Medios celulares. Si observamos el cuerpo como una gran fábrica de sangre, se requiere que dicha planta se encuentre ordenada. Un medio alcalino es el propicio para que se pueda elaborar la sangre.

La velocidad de fabricación y circulación de la sangre, depende de la capacidad del organismo de mantenerla limpia. Siendo cíclicos, cuando la sangre está intoxicada recorre más lento y mientras más lento recorre se intoxica.

¿Qué intoxica la sangre?

Cuando hablamos de limpiar la sangre es porque asumimos que está sucia o llena de toxinas. Pero cómo se ha llenado de tóxicos la sangre, de qué forma se ha hecho inapropiada. Cómo contribuimos con nuestros hábitos a que la sangre no se encuentre apta o no circule adecuadamente. Es que el cuerpo funciona de manera armónica con lo que le suministramos. Mientras, consumimos lo necesario para la elaboración de la sangre ésta será limpia. Pero si adoptamos estilos de vida ajenos a los insumos para que el cuerpo fabrique sangre entonces se contaminará. Los hábitos que dañan, ensucian y contaminan la sangre son:

  • Consumir poca agua.
  • Estar en medios con aire contaminado.
  • Adicciones al tabaco, drogas, alcohol.
  • Alimentos de pH ácido o que acidifican nuestro organismo.

Como es un proceso completamente interno, nuestras acciones afectan al momento de intoxicar y de limpiar la sangre.

Cómo saber si debemos limpiar la sangre

¿Cuándo debemos limpiar la sangre?, no es una pregunta sencilla. Pero, la respuesta es simplemente debemos velar por llevar un estilo de vida que mantenga limpia nuestra sangre, siempre. Reconocer que estamos con la sangre intoxicada o que debemos limpiarla es cuestión de atención. En general, si estamos sanos es orientador de que nuestra sangre está limpia. Sin embargo, para verificar la condición de nuestra sangre es bueno fijarse en lo siguiente:

  • Que tengamos buen color de piel. La palidez es signo de enfermedad y de mala circulación de la sangre
  • Si tenemos los pies calientes y la cabeza fresca. La temperatura de los pies, es básica para conocer el estado de la circulación. Tener permanentemente los pies fríos indica congestión de órganos internos y es signo de intoxicación en la sangre.
  • Dolores de cabeza constante. Cuando algo funciona mal en el organismo, la cabeza se congestiona. En caso de la sangre intoxicada puede haber enfermedades cuyo síntoma es el dolor de cabeza.
  • Piel reseca o erupciones. Cuando la sangre no se encuentra en buen estado no fluye adecuadamente y por lo tanto evita el intercambio de nutrientes en las células. Esto hace que la piel no se hidrate correctamente, produciendo erupciones purulentas y resequedad.
  • Mala excreción de desechos. Desde la dificultad para respirar hasta el estreñimiento. Los órganos y función excretora del organismo se afectan ante cualquier suciedad de la sangre. Por eso, pueden darse diarreas, erupciones, sudores, estreñimiento, falta de micción, etc.

Otro mecanismo para identificar si necesitamos limpiar la sangre es mediante el examen médico. Siempre que tengamos valores de triglicéridos, colesterol, hemoglobina, leucocitos o plaquetas anormales, necesitamos limpiar la sangre.

Algunos procedimientos sugeridos para limpiar la sangre

El milagro de la vida y de la salud es completo. Por lo tanto, no importa el estado de la sangre siempre se puede limpiar. No importa qué tan intoxicados estemos, el organismo siempre estará funcionando para auto limpiarse. Sin embargo, es vital que adoptemos conductas que ayuden a nuestro organismo. Para limpiar la sangre podemos usar diversos métodos.

Limpiar la sangre

La donación para limpiar la sangre

Un mecanismo inmediato para limpiar la sangre es la donación. Sea que donemos sangre o plasma sanguíneo, el resultado es positivo. Positivo por cuanto se limpiará la sangre de manera inmediata y positiva, por cuanto esta sangre y este plasma son usados en la fabricación de medicinas. Para quienes no les gusta el desvanecimiento que se siente por donar sangre, pueden optar por donar plasma sanguíneo.

Donar plasma disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol de manera inmediata. Y como sólo se usa el suero sanguíneo, no se sienten efectos secundarios. Las normas para donar sangre y plasma son similares, pero las de donación de plasma sanguíneo son menos rigurosas. En ambos se requiere:

Pero hay condiciones que son estrictas para donar sangre y que no son tomadas en cuenta cuando se va a donar plasma:

  • El tiempo de donación de sangre es 1 vez al año, para donar plasma puede ser hasta 3 veces al año.
  • Haber tenido hepatitis impide donar sangre, pero no es limitante para donar plasma.

Una vez que se realiza donación de sangre o plasma se recomienda pasar un día tranquilo y consumir abundantes líquidos.

Limpiar la sangre con alimentación

Una buena alimentación es vital para un cuerpo sano y la sangre no es la excepción. Una excelente dieta para limpiar la sangre en pocos días consiste en restringir y aportar. Restringir los alimentos dañinos y aportar los nutrientes que le provean el medio necesario para limpiar la sangre.

Plan de 21 días para limpiar la sangre

Qué podemos restringir en la alimentación para limpiar la sangre, dieta de 21 días:

  • No consumir ningún lácteo: leche completa o desnatada, yogurt, quesos de todos tipos, mantequilla, crema.
  • Eliminar totalmente los azúcares refinados.
  • No fumar y eliminar por completo café y alcohol.
  • Elimine los productos envasados, enlatados, embutidos, pasteurizados e industrializados. Sean para condimentar o sean alimentos en sí mismos.
  • No comer harinas refinadas y los derivados del trigo. Harinas, panes, pastas, etc.
  • Elimine el aceite vegetal saturado para freír y las mantecas vegetales.
  • Evite quemar o tostar los alimentos que se van a consumir.

Dieta para limpiar la sangre

  • Un vaso de leche vegetal, preferiblemente preparada naturalmente. Consuma diariamente al menos 3 veces al día antes de cada comida. Elaborarla artesanalmente es muy sencillo, a base de semillas de lino, sésamo, nueces, almendras, alpiste y avena.
  • Consuma zumos con limón en ayunas y en cada merienda.
  • Carnes dos veces por semana y si decide hacer una alimentación vegetariana es una buena opción.
  • Haga una comida vegetariana al día todos los días.
  • Consuma vegetales y verduras diariamente en cada comida.
  • Comer pescados 2 o 3 veces por semana.
  • Realice por lo menos 5 comidas con granos y legumbres en la semana. Recuerde siempre someter los granos a un remojo de 8 horas antes de su preparación.

Zumos para limpiar la sangre

Adicional a la dieta balanceada, es importante saber que la sangre se puede limpiar en corto tiempo con zumos. Los mejores son:

  • Zumo de limón.
  • Zumo de áloe vera.
  • Zumos mixtos.

El zumo de limón se debe consumir en ayunas. Exprimir un limón en un vaso de agua y consumirlo en ayunas ayuda a limpiar la sangre.

La segunda opción es el zumo de áloe vera. Un poco de gel de áloe vera en un vaso de agua se consume en ayunas. Se limpiará la sangre con el poder del áloe.

La tercera opción es muy deliciosa, los zumos mixtos. La base de estos zumos son el limón y el aloe vera. El zumo de un limón se mezcla con la misma cantidad de gel de aloe vera. A esta mezcla siempre debes agregarle alguna fruta limpiadora, junto con un vegetal y un ramo. Con un vaso de zumo mixto con cada comida se estará adoptando uno de los mejores métodos para limpiar la sangre.

Las frutas limpiadoras por naturaleza son la manzana, pera, mandarina, arándanos, sandía, melón, níspero. Los vegetales que limpian la sangre son la familia del rábano, nabos, zanahoria y todas las especies de remolacha. Finalmente los ramos no son más que vegetales, como celery, perejil, cilantro, entre otros. Es recomendable que cuando se preparen estos zumos sean consumidos frescos de manera inmediata para aprovechar todos sus nutrientes.

Hábitos para limpiar la sangre

Para limpiar la sangre es importante adoptar hábitos saludables que proporcionen al organismo el medio necesario. Entre esos hábitos se encuentran:

  • Respirar aire puro. Para ello, evita el uso desmedido de la calefacción. Disfruta de paseos y ejercicios al aire libre. Evita en la medida de lo posible los lugares altamente contaminados. Si trabajas en una industria, es vital que incorpores una rutina en algún parque una vez por semana. En caso que habites en una ciudad con mucha polución entonces organiza visitas al campo cada vez que puedas.
  • Practicar actividades relajantes. Es propicio realizar meditación, relajación o cualquier otra actividad como el yoga o Pilates. Además de ayudarte a respirar te permitirá nutrir la sangre.
  • Relájate. Regálate constantemente momentos de quietud. El estrés acidifica la sangre y por lo tanto la intoxica. Por lo tanto, las actividades de relajación te permitirán un medio alcalino para que el organismo pueda limpiar la sangre.
¿Te ha gustado?
16 usuarios han opinado y a un 93,75% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.