Cómo besar a una chica

0 119

Seguramente, todo hombre se preguntó alguna vez cómo besar a una chica y no fallar en el intento. Porque esta acción forma parte del instinto natural de relacionarse estableciendo un contacto íntimo que involucre el disfrute de sensaciones. Por supuesto, todas de placer que es el padre de los mecanismos poderosos y eficaces al relacionarnos. Para un hombre, besar a una chica tiene que empezar por ser una actividad que guste y que sea valorada de manera positiva. Además, de ser la apertura a profundizar una relación de pareja y/o de intimidad. Con lo cual, es necesario que tenga un buen inicio y centrar todos nuestros sentidos a la misma dirección.

El placer es una vía fantástica para despertar nuestros mejores sentimientos y experiencias vitales. Asimismo, besar a una chica forma parte de ese conjunto de eventos sensoriales que podemos educar y saber a sentir. Por eso, aprender a besar a una chica es una de esas experiencias de placer. Lo que amerita de un poco de información y práctica que es simple pero excitante. Ya que, el conocimiento de estos pequeños detalles, aumenta nuestra sensibilidad y nuestra vivencia a ser felices. Ya que, es una forma de disfrutar de uno de los aspectos del erotismo. Mientras mejor podamos hacerlo, mayor será la experiencia placentera para ambos.

Los besos, forman parte de nuestra necesidad de contacto y de nuestra sexualidad. Por ello, al besar a una chica, participa la experiencia de los placeres sexuales.  Al mismo tiempo, se activa nuestro entorno emocional, sensorial, cognitivo, neurológico y muscular. Es decir, un beso estimula completamente a la persona. Por lo que aprender a besar a una chica es una conducta instintiva que se aprende, se afina y beneficia a todo nuestro organismo.

Recorrer el placer de besar a una chica

Besar a una chica

Recorrer el placer que produce besar a una chica, pasa por entender todo el mecanismo fisiológico de muchas cosas que nos producen sensaciones de confort, excitación, felicidad y bienestar. Si hiciéramos un listado con todo aquello que nos permite experimentar placer en la vida diaria; tendríamos que empezar por describir y comparar lo rico que es besar con la experiencia que nos brinda contemplar un hermoso paisaje, escuchar detenidamente una excitante pieza de música, la satisfacción que nos produce el roce con una persona amada, hasta el mismo placer que nos produce darnos un buen baño y relajarnos. De tal manera, que cualquiera que sea el placer que sintamos, la intensidad con que la vivamos, es generada de nuestros 5 sentidos. En consecuencia, el bienestar corporal que nos produce besar a una chica proviene del arte y la sensibilidad que nosotros mismos le agreguemos.

Experimentar placer al besar a una chica, consiste en generar conscientemente una percepción sensorial y agradable. Allí, interviene el sentido cenestésico íntimo que es el encargado de informar al área cognitiva de nuestro sistema nervioso, información como nuestra posición y el movimiento. Para ello, el estímulo del beso procedente del exterior es recibido por los cinco sentidos de la persona. Luego, se transmite por medio de las vías del sistema nervioso central hasta la corteza de nuestro cerebro. Inmediatamente, este interpreta la estimulación que se está recibiendo con todas las sensaciones que nos produce.

Ese mismo placer de besar a una chica necesita de nuestra decisión personal. Es decir, debemos tener la determinación de sentir con pasión ese beso por nosotros mismos. Además, debemos estar claros que es una forma de comunicarnos íntimamente con la otra persona. Sin necesidad de palabras debemos entregarnos al placer con auténtica espontaneidad y vivirlo de manera intensa.

Los juegos sexuales & besar a una chica

Besar a una chica

Saber besar a una chica en la etapa adulta hace referencia a una vida sexual activa de elevada calidad. Aunque no lo parezca, eso necesita de tiempo, dedicación, estabilidad mental y emocional. Al mismo tiempo, que amerita un cuerpo equilibrado y en sintonía con la creatividad y la imaginación. Por otro lado, para besar a una chica, lo mejor es propiciar un ambiente que sea acogedor y con privacidad. Podríamos valernos de un poco de música suave que estimule e incite nuestros sentidos y el de nuestra chica. Si no, simplemente insonoro será igualmente perfecto. Además, demos un tiempo para acomodarnos y aterrizar ambos de cualquier prisa o compromiso externo que nos sean inoportunos. Esto nos permitirá lograr un excelente espacio erótico que nos permita avanzar, incluso aún más. Dado que la satisfacción sexual necesita concentración. Es decir, que reunamos toda nuestra energía mental que pueda estar dispersa.

Los besos son un accesorio indispensable en prácticamente todos los juegos sexuales. Así, que para llevarlos a cabo con éxito, es realmente una novedad que sepamos besar a una chica de mil y unas formas. Ya que, eso sin duda nos dará el trofeo de merecernos que caigan rendidas a nuestros pies. Claro está, que no debe haber monotonía, ni una fórmula básica por el cual guiarnos para besar. Pues, todos los besos son distintos, el momento y la duración en que los damos también lo son. Además, que cada persona en el mundo es única. Aunque quisiéramos hacer el mismo procedimiento, cada quién lo hará inevitablemente diferente poniéndole su toque de exclusividad. Lo que es generalmente involuntario y característico de su propio estilo. Por ejemplo, un inesperado y salvaje arrebato puede ser una sorpresa maravillosamente excitante.

El arte del beso, la respiración y la satisfacción sexual

Besar a una chica forma parte de la alegría natural de la vida de un hombre. Como norma general, hay un cierto precepto que nos sirve de guía. Y es que respiramos de la misma manera en que vivimos. Lo que quiere decir, que una persona llena de estrés, ansiedad y nerviosismo respira de ese modo; con un ritmo respiratorio acelerado, rápido, superficial y con reducción de la ventilación o ingreso de oxígeno a su organismo. Pues, su patrón de respiración, también será estresado y ansioso. Por el contrario, quienes respiran mejor y llevan de la forma más adecuada oxígeno a sus tejidos a través del intercambio gaseoso en sus pulmones, son aquellas personas equilibradas, calmadas, llenas de paz interna y que tratan de percibir su entorno de manera positiva. De allí, que respirar tenga también un papel vinculante y proveedor de equilibrio entre nuestras funciones motoras, psíquicas y emocionales.

Ya se sabe, que oxigenamos nuestros tejidos a través de la respiración. Y que para ello utilizamos la sangre como el medio de transporte de ese oxígeno a los tejidos. De los cuales, el cerebro es el principal consumidor. Por otra parte, nuestra conciencia y la respiración cumplen un rol determinante en nuestra experiencia sexual y en actividades como besar. Tanto, que es un signo y un síntoma señalizador  de excitación y de placer. A su vez, nos sirve de punto de partida para sincronizar el inicio de un beso y de acelerador mientras avanzamos.  Del mismo modo, que cuando la experiencia placentera se bloquea, la respiración se detiene.

Entonces, cuando vamos a besar una chica debemos escuchar y sentir nuestra propia respiración. Al mismo tiempo, que estamos atentos a la respiración de ella. Debemos permitir que nuestra respiración fluya rítmicamente sin detenerse. Para disfrutar la experiencia de besar.

Aprendemos a besar como aprendemos a vivir

Un beso es una experiencia llena de creatividad y de imaginación. Asimismo, es el sentimiento, una vivencia llena de complejidad influida por factores sensoriales, emocionales, cognitivos y neuromusculares. Así, como aprendemos a emocionarnos y a sentir, aprendemos a besar en relación directa con el estilo con que acostumbramos a vivir. Pero, en nuestra sociedad aparecen interferencias como tabúes, traumas y frustraciones que nos bloquean.  Lo que hace que no aprendamos a besar a una chica, ni a muchas personas ni siquiera para saludar. Mucho menos, nos permite amar, creándonos bloqueos emocionales que a veces nos marcan. Hasta de una forma imperceptible, pero nos niega sentir y ser felices.

Entonces, aprendemos a disimular o a ocultar nuestros sentimientos. Negándonos a experimentar las emociones agradables y mucho peor a no distinguirlas de aquellas que nos son desagradables. En consecuencia, aprendemos a vivir reprimiendo nuestros sentimientos. Por ende, nos coartamos la posibilidad de sentir al máximo potencial, todas las experiencias sensoriales que se despiertan al dar y al recibir besos.

Es indispensable que aprendamos a gobernar limpiamente nuestros pensamientos, sentimientos y emociones. Dejemos que la experiencia de relacionarnos a través del beso nos invada conscientemente. Y expresemos nuestros mejores atributos humanos al besar a una chica. Lo primero, es sentirnos libres de miedos y ataduras emocionales. Luego, observaremos el mundo de una manera distinta, el beso, el abrazo e incluso el sexo desde otra óptica. Mucho más profunda, apasionada y sensible. Finalmente, comprenderemos, porqué en este artículo no nos hemos encontrado con una receta mecánica que diga rígidamente como mirar, como sacar o no sacar la lengua o pegar la boca como un chupón de la chica que nos gusta. Sencillamente, tratemos de recordar qué es vivir libres, reconociéndonos nosotros mismos, expresar nuestros sentimientos y necesidades de compartirnos con otra persona.

Cómo besar a una chica y no fracasar en el intento

Ya hemos visto que besar es una actividad que involucra a muchas de nuestras funciones. Además, activa prácticamente a todo nuestro organismo. Debido a la gran cantidad de estímulos y sensaciones que despierta. Por eso, si  queremos dar un beso grandioso que nos haga vibrar a ambos. Luego de haber preparado el lugar y el momento propicio. Analizando un poco esos aspectos cognitivos y propios del funcionamiento de los seres humanos que definen nuestro erotismo. Fundamentales para darnos cuenta que cada beso es diferente y que no puede existir un manual para besar. Sino que concienticemos la necesidad que tenemos de vivir intensamente cada día como que si fuera el último. En resumen, dado que quien siente transmite, besemos, sintiendo, sintiendo y sintiendo aún más cada experiencia sensorial que vivamos. Entonces, cuando nos dispongamos a besar a una chica.

  • Cerremos los ojos

Al mismo tiempo, incitemos a que ella también lo haga, nos permitirá dar rienda suelta a nuestra imaginación. A su vez ganar más concentración para disfrutar el momento y resultará ser todavía más excitante.

  • Acerquémonos muy despacio pero con gracia y sensualidad

Además, concentrados en transmitir el deseo de fusionarnos con ella. Esto es muy importante, porque las mujeres son muy sensoriales. Lo que hace que el deseo sexual y las emociones, en ellas puedan activarse desde cualquier parte de su cuerpo. Por eso, el hecho de que cuando vamos a besar a una chica, vayamos seguros de nosotros mismos. Sintiendo con pasión y amando lo que hacemos, como cualquier labor que lleva implícito el sello del éxito, es vital.

  • Nuestra actitud es importante

A toda mujer le derrite y le desarma sentir que es deseada y que disfrutamos estar con ella. Se trata de que la hagamos sentir especial sin una sola palabra.

  • Sincronicemos la respiración

Debemos estar relajados, seguros y calmados, nada de prisas ni desesperos. Entonces, respiremos con suavidad y profundamente. Incluso, podemos disfrutar de su perfume y/o del aroma que previamente preparamos para el momento, si fuera el caso. Lo importante es que la respiración consciente y concentrada oxigenará nuestros sentidos. Aparte contribuirá a transmitirle a ella profundidad, llevándola a ceder e ir por más.

  • Besemos y jugueteemos con sus labios, sus sentidos y los nuestros

Eso eleva el erotismo y las sensaciones despertadas con el beso.

  • Disfrutemos y hagamos disfrutar el momento

Ya allí, en ese preciso instante existen diferentes tipos de besos y podemos valernos de ello. Alternando, besos sutiles, beso con lengua, beso y mordisquillos sensuales, besos con labios, besos profundos, beso y olfatear sensualmente; ojo con esto nada de comenzar a oler como perro sabueso, no se trata de eso, sino de aumentar la sensualidad del momento. Al mismo tiempo, variar la intensidad de muy suave a fuerte y viceversa, da un toque de emocionante diversión apasionada. En fin, demos nuestro particular toque de magia y estilo propio.

¡En fin, besar a una chica se trata de descubrir y transmitir la magia única del contacto con nuestros labios, debemos vivirlo intensamente para experimentarlo!

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.