Tratamientos del acné vulgaris o vulgar

0 1.229

El acné vulgaris o vulgar es una enfermedad de la piel, incómoda condición que afecta la piel fundamentalmente del rostro. Es muy frecuente en la adolescencia, se relaciona con cambios hormonales y alimentación, no discrimina género, edad o clase social. La manifestación clínica característica del acné, es la aparición de pápulas, pústulas rojizas o sucios puntos negros en la piel.

En el acné vulgaris o vulgar hay inflamación de glándulas sebáceas y folículos filosebáceos, también puede aparecer en la espalda. Sin embargo, con mayor frecuencia aparece en el rostro, pómulos, barbilla, nariz, frente, parte del cuello o toda la cara. La zona donde se ubica, orienta para saber la causa y aplicar el mejor tratamiento del acné vulgaris o vulgar.

Las causas son variables, problemas dermatológicos, endocrinos, metabólicos, hereditarios, mala alimentación, elevado consumo de lácteos, deficiencias hepáticas, estrés, entre otros. Son múltiples las lesiones que se manifiestan, barros, espinillas, quistes sebáceos, pápulas y comedones, pústulas purulentas y no purulentas. Las complicaciones del acné vulgaris o vulgar son consecuencias en ocasiones imborrables, manchas, marcas en el rostro, desfiguraciones y cicatrices.

Múltiples tratamientos del acné vulgaris o vulgar

Acné vulgaris o vulgar

Una enfermedad de la piel con afectación estética

Cuando aparece el acné en nuestro rostro inmediatamente queremos desaparecerlo y cometemos uno de los peores errores con nuestra piel; tratamos de extirparlo o extraerlo con las manos, aplicándonos productos inadecuados o irritantes, produciendo inflamación, cicatrices e infecciones por contacto. Si quieres que los tratamientos del acné vulgaris o vulgar no dejen sus huellas, empecemos por no tocar el acné. 

Para prevenir y como norma general para preservar la salud y la belleza del rostro, no debemos usar jabón común. Para que los tratamientos del acné vulgaris o vulgar tengan resultados no debemos usar el jabón que utilizamos par ducharnos. Y como norma general de cuidado del rostro jamás debemos usar jabón en esta zona. En caso de quienes se maquillan usa un desmaquillante no grasoso, preferiblemente jabonoso neutro.

Aplicaciones locales y tratamientos contra el acné vulgaris o vulgar

Los 4 mejores tratamientos de aplicación local para el acné vulgaris o acné que te puedes hacer en casa:

  • Mascarilla de avena. En un cuenco coloca avena en hojuelas y cúbrela con el doble de agua. Guárdala en la nevera y aplica una cantidad a diario con tus manos sobre la cara o zona con acné. Si lo tuyo son pústulas o dolorosos barros entonces coloca encima de ellas un conjunto pequeño de hojuelas húmedas. Deja secar sobre la cara y enjuaga sólo con agua dando una fricción muy suave. Puedes tener esta rutina antes de dormir o al levantarte.
  • De los pies a la cabeza. Sí, el polvo ortobórico que usamos para desodorizar los pies, el que contiene ácido bórico, alcanfor y óxido de zinc. Es ideal como tratamiento del acné vulgaris o vulgar, seca y además es antiséptico. Coloca en un cuenco y coloca unas pocas gotas de agua hasta hacer una pasta. Coloca esta pasta directamente sobre las pústulas y deja actuar por al menos 20 minutos. Aclara o enjuaga con abundante agua fría y vas a sentir la frescura del mentol. Esto puedes usarlo hasta 3 veces por semana en caso de acné muy fuerte.
  • Finalmente, miel pura de abejas te servirá como limpiadora especial. Aplica miel sobre todo tu rostro o espalda, donde tengas el acné y deja actuar durante 3 a 15 minutos. Enjuaga con abundante agua.
  • Loción de tomillo. Es excelente, se prepara con todas las partes de la planta de tomillo una infusión con agua y se aplica todos los días como antiséptico.

Estos tratamientos del acné vulgaris puedes aplicarlos en conjunto o por separado. Si los aplicas en conjunto el orden debe ser el polvo, la avena y la miel para finalizar.

Resultados inmediatos de los tratamientos

Una vez que inicias tu tratamiento local verás que las pústulas comienzan a secarse y los puntos negros se asoman. Se pueden formar costras sobre lo que eran espinillas o barros, pero, no temas, esos son efectos normales del tratamiento. En el acné vulgaris o vulgar, existen mecanismos de limpieza del cuerpo y el poder de las mascarillas es maravilloso.

En todo caso apenas observes que esto ocurre no intentes arrancarlo. Es decir, por fea que se vea la costrita no debes arrancarla, debes dejar que por acción de las mascarillas caerá sola. La diferencia es que si la arrancas dejarás una mancha y al dejarla caer, dejas que la piel cumpla su regeneración. Entonces por incomoda que te pueda causar, deja que la naturaleza y tus sabias células de la piel hagan lo suyo.

En cuanto a los puntos negros “asomándose” cuando inicias los tratamientos del acné vulgaris o vulgar, tampoco debes intervenir. Ellos, aunque te hagan parecer peluda eventualmente o te hagan sentir el rostro mal, caerán solos. Irán saliendo y desapareciendo con el uso continuado de los tratamientos para el acné vulgaris o vulgar.

Limpieza casera de cutis como parte de los tratamientos del acné vulgaris o vulgar

Las limpiezas de cutis o peeling son tratamientos del acné vulgaris o vulgar, efectivos y muy recomendados. Cuando tenemos brotes de acné somos capaces de pagar mucho dinero por verlo desinflamar o disminuir. Pero, podemos lograr resultados magníficos haciéndolo en casa con productos naturales:

  • Paso 1. Exfoliación. Mezcla bicabornato de sodio con zumo de limón y azúcar blanca o sal molida. Luego que calme la efervescencia aplícala en todo el rostro o espalda con suaves masajes. Debes sentir como especie de sensibilidad o picor sin cambios sobre la piel. Aclara o enjuaga con abundante agua fría. No debes tardar más de 5 minutos en este paso y lo puedes realizar estrictamente una vez al mes.
  • Paso 2. Vapor. Durante el paso 1 pon a hervir agua con unas ramitas de romero. Retira del fuego y siéntate con el rostro a 30 cm del vapor. Puedes cubrirte con una toalla para aprovechar todo el vapor en la cara. Si el acné es en la espalda puedes dejar que refresque, humedecer una toalla y colocarla tibia sobre el cuerpo. Este paso debes realizarlo durante 15 minutos y lo puedes hacer cada 8 días.
  • Paso 3. Mascarilla. Con arcilla negra o barro volcánico, aplica una mascarilla sobre la zona del acné. Déjalo actuar por 30 minutos y retíralo con abundante agua fría. Puedes hacerlo una vez a la semana.
  • Paso 4. Refrescante. Para desinflamar y refrescar de manera antiséptica, coloca miel sobre toda la zona tratada. Déjala actuar por 30 minutos y retira con abundante agua fría. Esta la debes realizar una vez a la semana.
  • Paso 5. Tónico. Finaliza todos los tratamientos tonificando la piel, con la loción de romero y rosas casera. Aplica directamente sobre la piel o frota suavemente un algodón embebido en loción y déjala sin aclarar o enjuagar.

Todo en una loción

acné vulgaris o vulgar

Tratamientos del acné vulgaris o acné

Aunque no existen las recetas mágicas, sí existen plantas mágicas y recetas muy beneficiosas en los tratamientos del acné vulgaris o acné. Este es el caso de la loción de rosas y romero, fácil de hacer y todo un prodigio de la naturaleza. No sólo te ayudará con el acné, sus beneficios son incalculables, te contamos:

  • Se puede usar en toda la piel y el cabello, para fortalecerlos y rejuvenecerlos.
  • Ayuda en los procesos de regeneración celular de la piel.
  • Hidrata, da brillo y suavidad.
  • Tiene un maravilloso aroma, por lo que puedes usarla cotidianamente como una loción perfumada.

Preparación

Coloca los pétalos de 5 rosas y 5 ramitas de romero en 1 litro de agua. Luego ponlos a hervir a fuego muy lento, hasta que haya hervido y se haya reducido a la mitad. Cuela y guarda en un frasco de vidrio, en la nevera, aplícala con un algodón dando toques sobre la piel. Esta loción puedes usarla sobre el rostro, el cabello y todo el cuerpo diariamente, también, puedes dejarla antes de dormir. Además, sirve como loción antes de maquillaje, para salir o como desmaquillante y es perfecta en todos los tratamientos del acné.

Como nota extra puedes obtener más beneficios si recolectas las rosas y el romero antes de las 9 de la mañana. Si la preparas inmediatamente que la recojas tendrás todo el poder de sus aceites esenciales en la loción. Si no puedes recolectar de la naturaleza y lo adquieres del mercado cuida que sean los más frescos.

El acné entra por la boca

No podemos hacer tratamientos del acné vulgaris o vulgar sin revisar una de sus causas principales. Y es,  dime lo que comes y te diré cuál es tu acné. Así es, dependiendo de nuestros hábitos alimenticios el acné se ubicará en un lugar. Y conforme lo que comamos el acné será seco o purulento.

Entonces antes de iniciar los tratamientos, debemos identificar los tipos de acné vulgaris o vulgar:

  • Seco con puntos negros en la barbilla. Se debe fundamentalmente al consumo de pastas de trigo refinado, pan blanco y productos con levadura.
  • Acné seco, con espinillas, puntos negros en la frente y pómulos. Crece por deficiencia de alimentos crudos.
  • Acné purulento, barros y pústulas en los pómulos. Es característico del exceso de grasas saturadas y productos químicos grasosos en la comida. Es el acné de la comida chatarra y las frituras.
  • Lesiones purulentas, barros y pústulas en la barbilla y la frente. Su alimento de origen son la leche bovina y los derivados lácteos.

Qué comeremos durante los tratamientos del acné vulgaris o vulgar

Eliminar esta molesta condición con una alimentación sana no se trata sólo de hacer una dieta estricta durante el tratamiento. Se trata de adoptar hábitos saludables en la comida de por vida para los tratamientos del acné vulgaris o vulgar.

Recomendaciones generales

  • Incorpore frutas crudas de temporada y vegetales de hojas verdes crudos en todas sus comidas.
  • Elimine por completo los lácteos y sus derivados.
  • Disminuya las harinas refinadas y pan blanco.
  • Evite por completo las salsas y aderezos industriales. Preparalos en casa con aceites vegetales crudos a tu gusto. Los ideales son el aceite de oliva, de sésamo o de uvas, puedes agregar ajo, perejil, tomillo y otras hierbas para condimentar.
  • Prefiera las comidas asadas y al vapor sobre las fritas. Aunque al inicio de los tratamientos del acné vulgaris o vulgar elimine por completo las frituras.
  • Tome al menos 8 vasos de agua al día.
  • Realice alguna actividad física.

Alimentos y bebidas para los tratamientos del acné vulgaris o vulgar

  • Beber el zumo de un limón en un vaso de agua en ayunas. Es un hábito sano para toda la vida.
  • Tomar leches vegetales preparadas en casa, las ideales son con avena, sésamo y semillas de lino. Aunque no debes descartar las leches de almendras y nueces. Tres vasos al día de estas leches son excelentes para proteger el sistema inmune.
  • Zumos verdes y smoothies. Puede ser de perejil, pepino, kiwi y el zumo de un limón, colocar una cucharada de miel para ayudar a los tratamientos del acné vulgaris o vulgar. Puedes crear tus propias bebidas, siempre con el zumo de un limón y tomarlos dos o tres veces al día.

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.