Lupus – Síntomas, diagnóstico y tratamiento

0 833

El lupus  o lupus eritematoso sistémico es una enfermedad donde el sistema inmunológico ataca al propio organismo de la persona. De ésta forma lesiona a sus propias células, tejidos y órganos, por lo que afecta prácticamente a todos los sistemas.

Lupus una enfermedad autoinmune

lupus

¿Qué ocurre en el organismo?

El sistema inmunológico del individuo es una red de células y tejidos responsables de defender al organismo de gérmenes invasores. Estos antígenos pueden ser cualquier agente que ingrese al organismo a hacerle daño, como las bacterias, los virus y hongos. Por el contrario, los anticuerpos son sustancias inmunitarias que reconocen a estos invasores y desencadenan una serie de mecanismos para destruirlos.

Sin embargo, en el lupus, que es un problema inmunológico, los anticuerpos reconocen a los propios tejidos orgánicos como extraños. Las células y los productos químicos que son producidos normalmente por el sistema inmunológico, en ésta enfermedad lesionan los tejidos. Entonces, la reacción que ocurre aquí, cursa con procesos de inflamación, tumefacción, enrojecimiento, aumento del flujo sanguíneo y destrucción tisular.

Se piensa que algunos de los anticuerpos que comúnmente luchan contra las enfermedades están fuera de control en el lupus. Es así, como los llamados anticuerpos antinucleares y anticuerpos antiADN, comienzan a actuar contra el núcleo de todas las células. Y como éste es la estructura que contiene el material genético, los ataques autoinmunes se dirigen directamente contra el ADN.

El lupus eritematoso sistémico se puede presentar en ambos sexos, aunque en mayor proporción en las mujeres que en hombres. A pesar de que puede presentarse en cualquier edad, la mayoría de las mujeres se afectan durante los años fértiles.

También, existe el lupus inducido por fármacos, que es producido por algunos medicamentos, como la hidralazina que se usa para la hipertensión y la procainamida que se utiliza para arritmias cardíacas. Algunos medicamentos, pueden producir síntomas similares a los del lupus que generalmente desaparecen cuando se deja de tomar la medicación.

Causas y sintomatología

En la actualidad, el agente causante del lupus eritematoso sistémico no se conoce. Sin embargo, el hecho de que una mayoría de afectados sean mujeres, ha motivado la inquietud de investigar si existe alguna relación o influencia de las hormonas femeninas. También, se cree que el lupus pueda tener un origen genético en donde se encuentre implicado más de un gen. En el desarrollo de la enfermedad los síntomas pueden empeorarse de forma brusca dando lugar a los brotes o crisis. Después de exposición a luz solar, a los alimentos como alfalfa,  a medicamentos, y algunos factores ambientales como tóxicos químicos.

La sintomatología es muy variable con el tiempo, existen etapas donde se presentan síntomas leves o seguidos de reagudizaciones clínicas. Además, se van haciendo cada vez más graves, durante las crisis y se expanden a nuevos órganos o sistemas.

Los síntomas que se presentan con mayor frecuencia en el lupus eritematoso sistémico son:

  • Fiebre.
  • Fatiga o cansancio.
  • Dolor muscular o mialgias.
  • Debilidad
  • Disminución o pérdida del apetito, que puede persistir y acompañarse de pérdida del peso.
  • Esplenomegalia o inflamación del bazo y adenomegalia o inflamación de los ganglios linfáticos, que por lo general son dolorosos.

A medida que la enfermedad avanza y evoluciona, los síntomas van a depender de los órganos afectados y de acuerdo a ello aparecerán las diferentes manifestaciones clínicas:

  • Artralgias o dolor articular

Indican afectación de las articulaciones y la asociación de otras enfermedades, como artritis, artrosis, entre otras que son muy frecuentes. Aproximadamente un 90% de los afectados con lupus eritematoso sistémico presentan este tipo de síntomas, lo que los hace característicos

  • Erupciones cutáneas

Aparecen como manifestación clínica dermatológica, que pueden ser variables, como la erupción en forma de alas de mariposa en cara. Las alas de esta mariposa aparecen en las mejillas y el cuerpo se encuentra en el puente de la nariz. También, aparecen erupciones en forma de moneda que producen enrojecimiento y descamación en mejillas, nariz, cuero cabelludo, pecho y espalda. Además, afecta las regiones distales o extremas de brazos y piernas, pueden aparecer ulceras o llagas en paladar y boca. Por otro lado, es bastante común la caída de cabello y la fotosensibilidad, que desencadena lesiones como las quemaduras solares.

  • Tos y disnea o dificultad para respirar

La afectación pulmonar es muy frecuente, por la inflamación de los tejidos que recubren los pulmones y la cavidad torácica. Posteriormente, como consecuencia y/o complicación, se puede producir pleuritis con acumulación de líquido en los pulmones.

  • Pericarditis y miocarditis

Ocurre con la inflamación de los tejidos que rodean al corazón, se produce pericarditis y la inflamación del propio corazón causa miocarditis. Se trata de la aparición de latidos cardíacos anormales o arritmias, que se va complicando, provocando la dificultad para bombear la sangre o insuficiencia cardíaca y muerte súbita. Con frecuencia se forman coágulos de sangre en los vasos sanguíneos, los que puede ocasionar diversas complicaciones.

  • Síntomas neurológicos y del entorno psicológico

Son frecuentes el dolor de cabeza, luego pueden aparecer las convulsiones, los cambios de personalidad y pensamiento confuso, psicosis, entre otros.

  • Afectación del funcionamiento renal

Se puede ver afectada la estructura del tejido renal, hasta con manifestaciones graves que amenazan la vida del que padece de lupus. Ya que, va disminuyendo progresivamente la capacidad de filtración glomerular de los riñones, lo que puede desencadenar una insuficiencia renal.

  • Síntomas gastrointestinales

    Los afectados de lupus pueden presentar náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal. La membrana que recubre el abdomen puede inflamarse y causar peritonitis.

  • Ojos enrojecidos, dolorosos y secos

Los ojos pueden enrojecerse, presentar mucho dolor e inflamación, debido a la irritación de los nervios responsables de la visión. Lo que puede ocasionar problemas de visuales, que en peor de los casos puede provocar ceguera, como consecuencia además de la vasculitis o inflamación de los vasos sanguíneos de la retina.

Detección y diagnóstico

Hacer la detección o establecer el diagnóstico de lupus eritematoso sistémico puede ser una tarea difícil. Debido a que no hay pruebas concretas, definitivas para diagnosticarlo, muchos síntomas y resultados de analíticas de laboratorio de los enfermos, son parecidos a los otras personas con otras enfermedades, como la artritis reumatoidea, la esclerosis múltiple y múltiples padecimientos del sistema inmunológico, nervioso y la sanguíneo. 

El análisis de laboratorio para hacer el diagnóstico de lupus debe incluir la rutina normal común con analítica para determinación de los anticuerpos antinucleares, anticuerpos anti-ADN, entre otros que el médico considere necesario, porque suelen encontrarse aumentados en los afectados. Se puede realizar la prueba para detectar el lupus eritematoso sistémico, pero ésta es positiva en aproximadamente un 70% a 80% de los que padecen la enfermedad. Éstos tienden a tener anemia o disminución de los niveles de glóbulos rojos y leucopenia o bajo recuento de algunas series de glóbulos blancos. La velocidad de sedimentación globular o VSG aumentada de forma significativa, éste valor es un parámetro para medir la inflamación presente en el organismo. Por último, se pueden extraer muestras de tejido mediante biopsias de la piel y los de los riñones, cuando el médico tiene la certeza de que éstos estén afectados por la enfermedad.

Un largo camino por recorrer en la ciencia & lupus

Lupus

Criterios establecidos

Los médicos han tratado de unificar los criterios, que de alguna manera ayudan a los pacientes y al resto de las personas a establecer la orientación diagnóstica. En tal sentido, se ha llegado a la conclusión de que se tienen al menos 4 a 11 criterios diagnósticos. Y que, ante la presencia de ellos, de manera simultánea o progresiva, son indicadores de la presencia de lupus eritematoso sistémico:

  • Erupción cutánea en alas de mariposa en la cara.
  • Erupciones cutáneas discoides en el resto del cuerpo.
  • Fotosensibilidad o sensibilidad a la luz.
  • Ulceras o vesículas cutáneas.
  • Artritis reumatoidea.
  • Inflamación  de la pleura, membrana que recubre los pulmones o de la membrana que rodea y protege el corazón.
  • Lesión de los riñones, que se puede detectar por la presencia de proteínas u otras sustancias anormales denominadas cilindros, en una analítica de laboratorio con un examen simple de orina.
  • Convulsiones o psicosis.
  • Síndrome anémico y leucopenia o bajos niveles de determinados tipos de glóbulos blancos.
  • Células inmunitarias presentes, anticuerpos anti-ADN o una prueba con un falso positivo de sífilis.
  • Presencia de anticuerpos antinucleares.

Tratamiento

A pesar de que no existe una cura para el lupus eritematoso sistémico, si hay medidas y tratamientos curativos que pueden aliviar sus síntomas:

La medicina china ofrece

  • Acupuntura que puede aliviar el dolor en articulaciones y músculos.
  • Fitoterapia o terapia con plantas y hierbas medicinales que se eligen de acuerdo con sus principios químicos y los síntomas específicos del paciente. Una decocción sencilla para el tratamiento de los problemas articulares renales del lupus eritematoso sistémico es lei gong teng conocida como «viña del dios del trueno», ji xue teng o «tallos de Spatholobus o de Millettia» y gan cao o «regaliz». También, la capsaicina, pau d arco, pino, Triticum aestivum, Bupleaurum falcatum, ñame mejicano, ortiga, semilla de lino, cúrcuma y borraja.
  • Alimentación sana y dieta equilibrada en el lupus eritematoso sistémico, es importante beber suficiente agua al día,  por lo menos 8 vasos y comer alimentos saludables, naturales, no procesados, ni envasados, bajos en grasas y ricos en fibra. Por ejemplo, pescados como caballas, sardinas y salmón que contienen ácidos grasos omega 3. Se debe evitar la cafeína, el azúcar, el alcohol, las carnes rojas, los lácteos y la alfalfa. El lupus eritematoso sistémico puede estar relacionado con las alergias alimentarias, por lo que es importante adoptar un estilo de vida saludable para poder determinar los alimentos alergénicos como el trigo, la soja, la leche y derivados productos lácteos.
  • Los masajes pueden ayudar al alivio del dolor o reducir el estrés.

La medicina occidental utiliza:

  • Deshidroepiandrosterona (DHEA) que parece mejorar la enfermedad y disminuye la necesidad de utilizar corticoides.
  • Enzimoterapia con preparados de enzimas digestivas como lipasa, amilasa y celulosa para ayudar a la digestión de los alimentos, según la teoría de que un trastorno intestinal puede causar el lupus.
  • Ejercicio físico para disminuir la fatiga, la debilidad, contribuir a ganar peso e incrementar energía,  estabilidad y confianza.
  • Tratamiento probiótico con Lactobacillus puede ayudar a recuperar el equilibrio de las bacterias intestinales.
  • Controlar el estrés, con estrategias como la meditación, las imágenes dirigidas, Pilates, hipnoterapia y yoga, entre otras. Pueden ayudar a minimizar la aparición de reagudizaciones, brotes o crisis del lupus eritematoso sistémico.
  • Suplementos de vitaminas B, C y E, betacarotenos, bioflavonoides, selenio,zinc, magnesio, un suplemento completo de elementos traza, glutamina, butirato, fructooligosacáridos y ácidos grasos omega 3. Ademas, se piensa que la vitamina A mejora las erupciones cutáneas discoides.
  • Apoyo o contención psicológica para los afectados con lupus y sus familiares ayuda a mantener el equilibrio emocional, familiar y social.

Prevención

No se conoce una manera conocida de evitar el lupus, pero si es posible evitar las reagudizaciones o recaídas de la enfermedad. Para ellos es importante reducir la exposición al sol, dormir bien, tener una alimentación saludable,  disminuir el estrés y realizar algún tipo de ejercicio físico regularmente.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.