Pruebas de amor para validar la solidez de una relación de pareja

0 204

Realmente, no existe una receta a seguir que nos indique las pruebas de amor para validar la solidez de una relación de pareja. Pues, la verdad es que las mejores y mayores pruebas de amor son las basadas en nuestros sentimientos sinceros. Así, como el resto de nuestras relaciones interpersonales necesitamos tener valores. Los cuales nos rijan como principios inquebrantables. Es decir, si tenemos como código establecer una relación seria, eso  son pruebas de amor. Si tenemos bien estructurados los conceptos de sinceridad, lealtad, humildad, amor, solidaridad, respeto, confianza, tolerancia. Entonces, esos son pruebas de amor. Y de las de primera calidad. En definitiva si nos queremos nosotros mismos. Siendo honestos con lo que hacemos y con la manera en como actuamos en la vida. No habrá manera de faltar a esas pruebas de amor.

Además, estaremos en capacidad de visualizar las pruebas de amor que nuestra pareja nos ofrece. Al mismo tiempo, que desde un principio seremos capaces de elegir la pareja correcta. La cual se ajuste a nuestros intereses. Cuyos principios coincidan con los nuestros. Sin necesidad de pretender que esa otra persona sea igual a nosotros. Por el contrario, estaremos claros desde un principio que todos somos diferentes. Sabiendo, que cada cabeza es un mundo y que debemos aprender a vivir con ello. Claro está, con intereses, gustos y metas en común que nos unan desde un inicio. Entendiendo, que todo ello forma parte de ese amor que una vez comenzamos a sentir.

Día tras día forma parte de un aprendizaje mutuo. Además de equilibrado que debemos cultivar con mucha inteligencia emocional. Llevándonos de la mano por el camino de la vida. Recorriendo experiencias que nos corroboran que las mayores pruebas de amor son el propio reto de permanecer unidos.

Hay unas normas básicas que son excelentes pruebas de amor

  1. Expresemos siempre nuestro afecto. Lo que implica que decirnos “te amo” es muy importante. Sin guardarnos esas dos palabras ni una sola vez. Teniendo en cuenta que debe ser mutuo, que debe haber reciprocidad y espontaneidad de ambos. Puesto, que no vale que lo exprese solo un miembro de la pareja. Porque no existiría el equilibrio. Es decir, el amor, debemos sentirlo y expresarlo los dos. Esto se logra de mil y una maneras. Pero, es indispensable e interesante que nos lo digamos siempre. Entonces, como bien dice el dicho “ni escondamos los te quiero, ni nos neguemos los te espero”. Ya que, ser pareja es transitar de ahora en adelante juntos. Por los caminos que nos ponga en frente la vida.
  2. Abrazarse, besarse y acariciarse siempre, todos los días es de vital importancia. Pensando que esas expresiones que son las más sublimes pruebas de amor. No nos quitan ni siquiera muchos minutos de nuestro tiempo. El cual además debe valer en primera instancia es para amar y ser amados. Por lo tanto, no hacerlo, nos mata la verdadera esencia del amor. Al mismo tiempo, que nos priva, niega y apaga el estímulo que nos hizo enamorarnos.
  3. Abrir nuestro corazón para dejar fluir libremente los sentimientos. Representa un ejercicio de expresión que nos hará mantener siempre una sonrisa. Viendo el mundo  y asumiendo nuestra relación con optimismo.
  4. Soñemos siempre sin temor a parecer locos. Ya que, el solo hecho de estar vivos es un verdadero milagro. Por lo que mientras tengamos sueños, tendremos ilusiones. Fomentando constantemente nuestra capacidad de amar.
  5. Logremos ser un equipo. Tal vez, sea esta una de las pruebas de amor más difíciles. Porque nos da el trabajo de compenetrarnos y conjugarnos como un todo. Poniendo los objetivos siempre en común.

Pruebas de amor

¿Cuáles son las mejores pruebas de amor para validarnos como pareja?

Simplemente, los valores morales que nos estructuren como seres humanos. Por eso, dicen por ahí que enamoramos con nuestras acciones. Entonces, cuando besamos lo hacemos con verdadero sentimiento. Ya, cuando abrazamos vamos con nuestro cariño. Pensando siempre con  el corazón puesto en la razón. Y cuando amamos lo hacemos con el alma. Pero, ¿cómo sabemos que en nuestra relación de pareja hay reciprocidad? O bien, que ambos nos validamos mutuamente, dando y recibiendo nuestras mejores pruebas de amor. Pues, muy sencillo, quien te ama no te obliga a hacer algo que no deseas. Tampoco te irrespeta ni te humilla. De por sí, no hay espacio para el maltrato y la violencia.

Mucho menos, las pruebas de amor pasan por pedir o exigir sexo. Por el contrario, a como desde se ha estado muy de moda desde tiempos antiguos; no se trata del acto sexual o de entregar la virginidad. O bien, de aminorar al hombre hasta reducirlo al punto de un esclavo. Sino que se trata de establecer una relación perdurable y grata que nos haga felices. Incluso, al pasar el tiempo. Por eso, es justo que recordemos también: que las pruebas de amor no las vamos a dar o a recibir en un cuarto de hotel. Tampoco en ningún altar. Aunque este último sea simbólico y represente la bendición de Dios sobre nuestra relación de pareja. Lo que define en realidad las pruebas de amor es nuestra capacidad de ser incondicionales, conocer y entregarnos amor mutuo.

Vale la pena, recordarnos lo valiosos que somos. Tanto hombre, como mujer. Buscando siempre el equilibrio de la felicidad. Y lo más importante cultivarlo. Manteniéndolo vivo todos los días. Asimismo, pasa por la autoestima individual que tenemos. Luego, saber potenciarnos en una autoestima compartida. Por eso, las mejores pruebas de amor son:

1. El amor es la más exacta de las pruebas de amor

Aunque suene redundante, el amor es de seguro la mayor de las pruebas de amor. Porque el amor verdadero se prueba a sí mismo. Sin exigir pruebas. Atrayendo, dando y recibiendo. Por eso, es suficiente sentir amor. Porque cuando  dos personas desean estar juntas. Sin condiciones lo lograrán. Allí, no tendrán importancia los obstáculos, las distancias, ni el tiempo. Simplemente, la voluntad de amarse mutuamente.

2. La responsabilidad

Lleva implícita muchos otros valores. Por ejemplo, la puntualidad, la incondicionalidad, la honestidad. En fin, la responsabilidad implica asumir el compromiso de andar hacia adelante con la relación de pareja. Lo que significa decisión y cumplimiento a la meta de crecer juntos que nos hemos planteado.

3. El respeto

Resulta fundamental respetarnos mutuamente. Una de las reglas que define una de las más asertivas pruebas de amor. Pues, quien ama vive con su pareja sin quitarle su libertad. A veces, un concepto que nos cuesta entender equilibradamente. Sin irnos de un extremo a otro. En todos los sentidos. Conservando nuestra propia integridad física, emocional y mental. Partiendo del mismo principio y aplicarlo con equidad con esa otra persona que es nuestra pareja.

4. La comunicación

Es vital, porque lo primero que nos une es la comunicación. Sin comunicarnos, no ha podido ser posible nuestra relación de pareja. Pero, lo que nos puede resultar ser un verdadero reto es el mantener, afianzar y profundizar los lazos de comunicación. Suelen vehiculizar todo y cuanto queremos. Además, que esperamos en nuestra relación. Desde lo más simple y cotidiano, hasta lo más complejo. Incluye llegar siempre a un acuerdo. Independientemente de las diferencias. Al mismo tiempo que involucra, mantenernos informados de todo lo que nos pasa. Y de cuánto sentimos. Considerando la preocupación que debe sentir siempre el uno por el otro. De una manera mutua.

5. El compartir

Puede resultarnos fácil en la teoría decir que lo que es de uno es de ambos. Pero, en la práctica debemos estar seguros de que así sea. Sin perder el equilibrio y sin que la balanza pese más de un lado que del otro. Tomando en cuenta que cuando hablamos de compartir. No solo nos estamos refiriendo a cosas materiales. Sino que estamos haciendo hincapié en los sentimientos, expectativas, metas y proyectos de vida. Haciendo alusión a eso que es más importante. Pero, que a veces como seres humanos al fin, podemos olvidar. Porque no se ve, no se palpa y no tiene precio. Y esos son nuestros sentimientos, nuestras experiencias y nuestras vivencias.

6. La sinceridad

Vale más que oro una relación de pareja libre de engaños y mentiras. Al final de cuentas, ser honesto no cuesta nada. Pero llena nuestra alma, da validez a nuestra relación. Siendo una de esas pruebas de amor a la que más importancia damos. Porque a partir de ella se estrechan lazos fuertes de sentimiento, de unión y de estabilidad. Derivando con mucha fortaleza la confianza.

7. Tolerancia

Debemos ser tolerantes. Sin dar terreno a las disputas. Comprendiendo que somos seres humanos imperfectos. Y que cualquiera de los dos podemos equivocarnos, en un momento dado. Aprendiendo a conservar nuestra propia paz interior. Respetando las diferencias y el propio espacio individual que muchas veces necesitamos. Para continuar siendo nosotros mismos. Al mismo tiempo que permitimos ser a nuestra pareja única y auténtica.

8. La confianza

Saber que podemos contar el uno con el otro. Porque siempre llegará nuestro ser querido. Estaremos presentes siempre que nos necesitamos. Sintiéndonos libres, seguros de nosotros mismos y de la persona que tenemos por pareja. Pero, al mismo tiempo acompañándonos.

¿Qué pruebas de amor debemos brindarnos mutuamente como pareja?

  • Oremos por nuestra pareja amada. Pues, un rocío de bendiciones sobre él o ella siempre nos retornará multiplicado.
  • Demos siempre los buenos días con un beso al levantarnos. Ya que, es el mejor inicio para un día lleno de éxitos para ambos.

Pruebas de amor

  • Apoyémonos en los proyectos de cada uno. Trabajando por el triunfo de ambos.
  • Tengamos siempre un halago presente para expresarnos.
  • Besemos a nuestra pareja en los labios. Respondiendo con ternura apasionada. Expresando lo mucho que nos gusta.
  • Nunca le digamos a la otra persona “te lo dije”. Dejando entrever que nos la sabemos todas. Porque no es así, cada ser humano es distinto y es imperfecto.
  • Seamos agradecidos el uno con el otro. Ya el simple hecho de estar juntos es una verdadera bendición. Eso nos asegura tener a alguien que nos ama y que amamos.
  • No critiquemos. Cada quien tiene sus propias razones. Aplicando una regla matemática, el orden de los factores no altera el producto. Entonces, nuestro producto debe ser el amor y la felicidad de ambos.
  • Perdonemos y seamos pacientes. Porque no existe la relación perfecta y siempre debemos guardar la calma.
  • Soñemos juntos. Porque es la única manera de certificar cuantas metas juntos somos capaces de alcanzar.
  • Escuchemos a nuestra pareja. Entonces seremos capaces de saber lo que realmente queremos.
  • Dediquémonos tiempo. Fundamentalmente de calidad. Más que de cantidad. Eso fortalece toda relación y descubriremos que cada día nuestras pruebas de amor son mayores.
  • Hablemos siempre de nuestras necesidades como seres humanos que deseamos amar y sentirnos amados.
  • Vayamos a dormir juntos sin estar enojados. Recordando resolver cualquier diferencia antes con paciencia tolerancia, respeto y amor.
  • Abracémonos, mirémonos a los ojos y caminemos juntos de la mano.
  • Enamorémonos más cada día de todo lo bueno que nos hizo unirnos desde la primera vez…

 

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.