Cuáles son los besos que más excitan

0 178

Los besos que más excitan son una expresión de muchos sentimientos, emociones o sensaciones, ya que involucran a más de una persona. Aunque, el acto de besar puede realizarse sobre nuestro propio cuerpo o sobre algún objeto o superficie. La intencionalidad del beso, es de vital importancia, porque define cuáles son los objetivos a alcanzar. Dicho de otro modo, define qué tipo de sentimiento, emociones o sensaciones se quieren expresar con el beso. Entonces, podríamos decir que hay tres maneras de cómo podemos caracterizar los besos:

  • Por cordialidad.
  • Sexuales.
  • Por empatía.

Los besos por cordialidad, son aquellos que se expresan socialmente, en ocasión hacer sentir nuestro agrado. Este tipo de beso es aquel que se da cuando conocemos a otras personas. También, cuando nos encontramos en lugar público y queremos expresar nuestra felicidad de coincidir con esa o esas personas. O bien para despedirnos gentilmente de la persona que nos agrada. Adicionalmente, este tipo de beso se genera también en el ámbito familiar. Cuando besamos a nuestros hijos antes de dormirlos o a nuestros padres al despedirnos.

Besar por empatía, es cuando dirigimos nuestros besos en especial a las personas que nos agradan, gustan y/o que percibimos le somos agradables. Los besos por cordialidad, están asociados a la cultura y a la educación. Mientras que, el beso por empatía está asociado específicamente con el agrado particular, que sentimos hacia otra persona. La diferencia entre el beso por cordialidad y el beso por empatía es el tono que se le imprime al beso al momento de darlo.

Los besos de índole sexual, son aquellos dirigidos a propiciar el encuentro sexual. Así, que los besos que más excitan no sólo indican empatía entre quienes lo dan o reciben.

El flirteo y los besos que más excitan

La excitación, es el proceso mediante el cual los seres humanos nos preparamos para asistir plenamente al acto sexual. Para que procedamos a sostener relaciones sexuales, lo ideal es que estemos excitados. Esto se da producto de una serie de estímulos, nuestra mente y cuerpo se sincronizan con el fin de sostener relaciones sexuales. Esta sincronía está asociada a los dos tipos más comunes de excitación:

  • La Excitación mental.
  • Excitación corporal.

La excitación mental, es aquella con la que alcanzamos el aumento de las pulsaciones a través de caricias no físicas. Se refiere al tipo de excitación alcanzado sin necesidad de acudir a tocar puntualmente en las denominadas zonas erógenas. La excitación mental, es el resultado del aumento de los latidos del corazón a través de la utilización de:

  • Imágenes.
  • Olores.
  • Evocación de encuentros sexuales anteriores.
  • visualización de encuentros sexuales idealizados.

los besos que más excitan

Para algunas personas la excitación mental puede darse cuando estamos con nuestra pareja en un lugar acogedor. Por cuanto, recordar lo que sentimos en alguna oportunidad y la posibilidad de volver a sentirlo, permite alcanzar la excitación.

Otro ejemplo clásico de excitación mental, lo constituyen las fantasías y las imágenes idealizadas. Más concretamente la excitación alcanzada a través de imágenes pornográficas; o bien los denominados fetiches. En ambos casos, la excitación se hace presente, como un promotor del encuentro, antes de consumarse el propio acto sexual.

Por el contrario, la excitación corporal, es aquella en la que empleamos en mayor medida el tacto para excitarnos. Esta, puede además incluir en este proceso a la excitación mental, como parte del juego sexual. Es durante la excitación corporal o física donde usamos los besos que más excitan como mecanismo de estimulación. De acuerdo a la intensidad, se convierten en un elemento importante antes, durante y después del acto sexual.

Cómo dar un beso excitante

Los besos, forman parte fundamental de lo que se ha llamado el juego previo. Ellos permiten a la pareja intercambiar algo más que saliva. Por eso cuando hablamos de besos para excitar, sabemos que tiene intención sexual. De allí que para aprender a besar de una manera excitante debemos considerar:

  • La intensidad del beso.
  • El lugar donde da el beso.

La intensidad del beso define la intención del mismo, la forma de dar el beso imprime el grado de pasión. En ese sentido, los besos que más excitan, deben contener elementos de ternura y pasión en perfecto equilibrio. Esto es, demasiada ternura no promueve la excitación. Al contrario, promueve otras sensaciones igualmente agradables pero que no conducen tan prontamente al acto sexual. Mientras que los besos apasionados llevan directamente al deseo. Entonces, los besos que más excitan están caracterizados por el uso de la lengua e incluso dientes. Ya que, preparan al receptor para un satisfactorio acto sexual. Debido a que cuando una persona está bien excitada, el acto sexual es totalmente satisfactorio.

El lugar de los besos que más excitan está asociado a las zonas erógenas. Sin excluir a las zonas no erógenas. Es decir, habiendo identificado la personalidad y gustos de la pareja, besar donde sienta mayor placer será una tarea excitante. Además, los besos sirven para conocer los sitios dónde estimular a nuestra pareja. No será igual besar los genitales que las mejillas, por lo tanto el lugar del beso marca su potencial excitante.

La importancia de la intensidad del beso

El beso, es un tipo de caricia o contacto que nos permite expresar de acuerdo a su intensidad, nuestros deseos. Toda vez que nuestro deseo apunte al acto sexual, será de gran utilidad que los besos que más excitan dados o recibidos conduzcan a un final feliz de satisfacción completa. Vale decir, a ese estado mental y físico en el que nos acerquemos a la consumación del acto sexual.

Cuando queremos usar los besos como partida para la excitación, es importante que reconozcamos cuáles son los más excitantes. Reconocer los besos que más excitan, pasa también por determinar qué tipo de beso agrada más a nuestra pareja. Por cuanto, en el amplio abanico de gustos, puede que aquellos besos que resulten excitantes para algunos, desagraden a otros. Por ejemplo, para algunas personas es excitante que su pareja bese sus pies, pero éste no resulta estimulante para todos.

Otro elemento a considerar en cuanto al tipo de besos que más excitan, es la intensidad. Esta es de vital importancia, debido a que, marca el grado de deseo que sentimos por nuestra pareja. Un simple beso en los labios, se puede transformar en un detonante para las relaciones sexuales. Cuando posterior al encuentro de los labios, las lenguas se entrelazan la otra persona sabrá lo que queremos. Si además procedemos a succionar con la intensidad y tiempo necesario, ocasionaremos un proceso de excitación inmediato.

La intensidad está estrechamente ligada a la localización. De manera que no es lo mismo un beso en la mejilla, que en la comisura del labio. El mensaje enviado no será el mismo, y en ambos casos se estará dando un beso.

El lugar del beso

Cuando se trata de los besos que más excitan, la revisión de las denominadas zonas erógenas es de gran utilidad. Debido a que el conocimiento de la ubicación de estas zonas permite posicionar los besos en las zonas estratégicas.

La boca es considerada una zona erógena, debido a que los labios representan una zona de gran sensibilidad. Desde luego, los labios son la puerta de los besos. Por lo tanto, se convierten en una zona de interés cuando de excitación de se trata. Además, al ser los labios el instrumento emisor, son también un objetivo excelente para la estimulación sexual.

Los labios proporcionan un tipo de caricia muy versátil, con ellos podemos proporcionar roces muy sutiles. Con ellos y con la ayuda de la lengua, podemos elevar el grado y tipo de sensaciones en nuestra pareja. Estos permiten acariciar, orejas, cuello, pechos, hombros, desde luego zonas genitales, espalda. Es decir, prácticamente cualquier parte de la anatomía del cuerpo humano.

Es importante recordar, que aun cuando existen zonas erógenas, no todas las personas reaccionamos igual. Por ejemplo de los besos en el abdomen, para algunas personas son altamente satisfactorios, y les causa excitación. El hecho de ver a la pareja o acompañante sexual acercándose a su torso, le proporciona un grado de excitación. Si adicionalmente su pareja recorre a besos su abdomen hasta su pecho, esos besos con toda seguridad, serán excitantes.

Por el contrario, para otras personas los besos en el abdomen son garantía de risas, más no de excitación. Por lo tanto, para estas personas, los besos que más excitan, son aquellos dados en las típicas zonas erógenas. Desde luego, acompañados de un preámbulo de besos de boca, que dejen ver o sentir el deseo de su pareja.

Los besos que más excitan a las mujeres

Las mujeres somos más perceptivas y por lo tanto más sensibles a la pasión. Dar un beso en los labios, habiéndolo deseado conduce a una gran excitación. Entonces, la intensidad, cuando besamos a una mujer es fundamental. Los besos que más excitan a una mujer son los que damos en el cuello y en los pechos. Una excelente estrategia, es recorrer el cuello con suaves besos, haciendo uso de la lengua. Mientras tanto, podemos proporcionar caricias en cualquier otra parte del cuerpo. Esto, es sin duda uno de los clásicos dentro de los besos que más excitan.

Los besos en los senos son los siguientes en la lista de la excitación. Este tipo de besos es un ejemplo de la perfecta mezcla entre ternura y pasión. Cuando recibimos pequeños besos en toda el área de los senos, sentimos gran excitación. Además, si está seguido de besos con lengua y pequeñas succiones en la areola y pezón, incrementamos el placer. Si acompañamos de pequeños mordiscos, las terminaciones nerviosas allí situadas, proporcionan gran placer y por ende gran excitación.

Los besos en las rodillas, también forman parte de la lista, aunque la zona no es considerada de gran atractivo. Brindar besos, en la parte posterior de las rodillas femeninas, es detonante de excitación. Por lo tanto si queremos excitar a una mujer con besos poco convencionales, debemos ir directo a sus rodillas. Más específicamente la parte posterior, acariciando la parte frontal. En este caso, no es recomendable emplear los dientes con gran intensidad, mientras que si se recomienda usar la lengua.

Finalmente, los besos que más excitan a las mujeres y las hacen sentir guapas, se dan con pasión, ternura, deseo y entrega. Independientemente del lugar, cuello, pechos, rodillas, labios vaginales, espalda, el beso apasionado y con entrega, es el más excitante.

los besos que más excitan

Algunos de los besos que más excitan a los hombres

Los besos en la boca y orejas del hombre, están considerados como los besos que más le excitan. Un detonante para la excitación de un hombre, puede ser un casto beso en los labios. Acercarnos con sutileza a la boca del hombre y proporcionarle un inocente beso, es una manera de excitarlo. Esto, excitará aún más si lo acompañamos de una mirada seductora.

Los besos en las orejas, son un clásico en la lista de los besos que más excitan a los hombres. De nuevo, éste tipo de besos acompañados de caricias en su zona genital, son un aliado perfecto en el juego previo. Para ello debemos emplear la lengua en el pabellón de la oreja, dejando el lóbulo de la misma a los dientes. Esta picara mezcla entre suavidad y dureza, proporciona un elemento de excitación al hombre.

Otros besos muy excitantes son los que damos en la espalda. Siendo que la piel contiene un sinfín de terminaciones nerviosas, es lógico pensar que, a mayor extensión besada, mayor sensación. Se puede producir mayor excitación si se estimula una zona amplia del cuerpo. Pues bien, en el caso de los hombres, esa amplia zona de excitación está ubicada en la espalda. Recorrerla de manera sensual con nuestras manos y acompañar estas caricias con besos, con y sin lengua, logra excitarlos. Así mismo, rozar su espalda con nuestros pezones mientras besamos sus orejas y cuello, es una garantía de goce.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.