Cómo usar la sauna para adelgazar

0 2.308

Usar la sauna para adelgazar tiene su origen en costumbres primitivas antiguas. Así fue como nacieron de los baños de vapor en aguas volcánicas. La sauna tiene origen finlandés, como una habitación sagrada en los patios de las casas. Donde se daban baños de vapor caliente en medio del frío nórdico, dando golpes con ramas de abedul. Tenía el objetivo de purificar a la persona, por los vapores volcánicos que se creían sagrados. El baño turco por su parte es un baño de vapor de agua libre. Su finalidad también es la de purificar, aunque no desde el punto de vista sagrado.

En la medicina el baño de vapor se popularizó en el siglo XIX. Por su capacidad de disolver los productos extraños estancados en el organismo. Se le atribuye la capacidad de curar diferentes enfermedades. Igualmente, por acción del calor se estimula la capacidad nerviosa y circulatoria de la piel. Por ello su principal función es la transpiración. Por los poros abiertos se arrojan las sustancias tóxicas al tiempo que los órganos internos se deshacen de ellas.

El baño de sauna hoy en día toma lo sagrado de la práctica primitiva para enfocarlo a la salud. La sauna se indica para tratar diferentes afecciones de la piel como el acné o las manchas. Pero su uso se extiende incluso a enfermedades renales, artritis, osteoporosis, ciática, edemas y procesos inflamatorios. Esto la hace ideal para mejorar las condiciones generales de las personas y adelgazar.

Para una preocupación actual

Usar la sauna para adelgazar

Usar la sauna para adelgazar soluciona a tiempo

En el mundo actual adelgazar se ha convertido en una prioridad. El estilo de vida acelerado, el consumo de productos refinados o procesados de manera extrema. Son los desencadenantes de grandes cantidades de personas que sobrepasan su peso adecuado. Entonces, adelgazar es más que una cuestión de estética, es también, una prioridad de salud. En tal sentido, es vital perder peso con una alimentación saludable para lograr un cambio positivo, permanente en nuestro estilo de vida.

Usar la sauna para adelgazar entonces, es un excelente estrategia ya que no va dirigida a perder peso. Al ser la eliminación de toxinas y estimular la circulación, la sauna aporta salud al proceso de adelgazamiento.

Sin embargo, es importante destacar que la sauna o cualquier terapia por sí sola no conllevan a la salud. Cada individuo es único, pero forma parte integral de un todo que es el universo. Por lo tanto, para alcanzar la salud es vital adoptar nuevos estilos de vida. La sauna no es más que uno de los pasos para la nueva persona que surge al adelgazar.

Cómo usar la sauna para adelgazar sin efectos adversos

Antes de empezar a usar la sauna para adelgazar hay que tener en cuenta las recomendaciones básicas. Para evitar efectos indeseados o atentar contra nuestra salud.

  • Debe usarse la sauna siempre fuera de la digestión. Una o dos horas antes y después de las comidas.
  • Para estimular la transpiración es conveniente beber el zumo de una fruta jugosa antes de ingresar. Se puede mezclar con el zumo de un limón para facilitar el quemado de toxinas.
  • Una ducha de limpieza antes del baño de sauna es recomendable para dejar la piel libre de impurezas.
  • Cubra el cuerpo con una toalla o ropa íntima mínima de algodón. Se desaconseja el uso de traje de baño ya que absorbe la sudoración. El uso de ropa en la sauna puede causar irritación y eczema.
  • Las mujeres no deben usar la sauna durante el embarazo y la menstruación.
  • La sauna está contraindicada en ancianos, personas con enfermedades del corazón y enfermos nerviosos graves. Tampoco deben usar la sauna pacientes con cáncer, abscesos en órganos internos y hemorragias internas o externas.

Cómo usar la sauna para adelgazar de forma correcta

Usar la sauna no es sólo ingresar y sentir el vapor caliente. Hay que estar conscientes de que el baño de sauna consiste en cambios de temperatura. Por lo tanto, se debe disponer de tiempo y cumplir los pasos necesarios para un baño de sauna correcto.

En primer lugar se debe dar una ducha para ingresar a la sauna con la piel limpia. Luego se alterna el baño de vapor con duchas de agua templada y descanso. Cada fase es importante y debe durar entre 10 a 15 minutos, alternando un máximo de dos veces. Esto es:

  • Ducha de limpieza.
  • Vapor de sauna 15 minutos.
  • Ducha templada 5 minutos.
  • Descanso cubierto o expuesto 10 minutos.
  • Vapor de sauna 15 minutos.
  • Ducha templada 5 minutos.
  • Descanso cubierto o expuesto 10 minutos.
  • Retiro.

Una vez dentro de la sauna hay que mantenerse tranquilo, respirando y meditando. Los primeros 5 minutos en cada ocasión deben ser sentados. Luego, se puede estar echado en posición horizontal. Y antes de salir se debe pasar nuevamente unos minutos sentado para la correcta adaptación del cuerpo. Ya en las duchas posteriores, es importante saber que es normal que se corte bruscamente la respiración. Se deben evitar en todo momento los movimientos bruscos. Los descansos se pueden hacer al aire libre o en la habitación cerrada. Se puede optar entre quedarse envuelto en la toalla o dejar el cuerpo al aire libre. Evite caminar o estar de pie dentro de la sauna y durante el descanso.

Se debe evitar en todo momento usar cremas, geles o aditivos en la sauna, la ducha intermedia o el descanso. Para lograr efectividad la piel debe estar completamente libre de aditivos.

Se puede usar la sauna para adelgazar una o dos veces por semana

Usar la sauna para adelgazar

Por qué usar la sauna para adelgazar

Con el uso de la sauna se nota una pérdida aparente de peso de manera inmediata. Pero esta se debe a la eliminación de toxinas, grasas y transpiración. Pero si se sabe cómo usar la sauna para adelgazar sus efectos pueden ser permanentes. Y es que el uso de la sauna aumenta la elasticidad muscular, mejora la función cardiovascular y la respiración. Esos beneficios, además de la estimulación de las funciones excretoras del cuerpo la convierten en aliada para adelgazar.

Sólo debes tener en cuenta las terapias integrales, pudiendo por ejemplo realizar un masaje reductor antes de la sauna. Este masaje con aceites esenciales ayuda a disolver los cúmulos de grasa localizada. Así, acelera la hidroforesis causada por la sauna y se eliminan con más facilidad. Además, con la apertura de los poros, los aceites esenciales usados en el masaje tienen mayor efecto. Sólo debes realizarlo siempre con anterioridad y seguir las recomendaciones.

La sauna, al tener función relajante permite que la persona se conecte con sus sentidos. Puede surgir el deseo de realizar estiramientos y ejercicios leves. Que acompañados con la elasticidad muscular estimulada, ayudan a adelgazar. Igualmente si ya se practican ejercicios, lo que falta es tener cómo usar la sauna para adelgazar. Pues al mejorar la función cardiovascular se incrementa la capacidad metabólica de los ejercicios.

Adicionalmente, el cuerpo tiene capacidad regenerativa. Por lo tanto, cuando se inicia la eliminación de toxinas, se rechazan naturalmente los productos que pueden contenerlas. De esta forma, podrás observar una disminución del deseo de comer productos altamente tóxicos como refrescos y bollería. Por consiguiente, la sola eliminación de toxinas en la sauna no adelgaza pero sí los efectos posteriores a esta eliminación.

Cómo usar la sauna para adelgazar, con terapias alternativas

Adelgazar de manera rápida y sin sacrificios es la meta de todos. Por ello la sauna es vista como una alternativa, ya que se ven disminuciones de peso inmediatas. Sin embargo, estas reducciones no son permanentes, pues se deben a la eliminación brusca de líquidos y toxinas. Para que sean permanentes los efectos, debes saber cómo usar la sauna para adelgazar, con pequeñas acciones adicionales.

  • El masaje o la caminata previos. Para disolver los cúmulos de grasa y acelerar su eliminación es importante ir de forma localizada sobre ellos. Un masaje reductivo copioso con aceites esenciales es ideal antes de usar la sauna. Incluso, se puede realizar sesiones diarias o inter diarias de masajes reductivos, mientras se usa la sauna para adelgazar. De esta forma se mantendrá el cuerpo y las células de grasa en movimiento. Si no puedes realizarte el masaje o auto masaje, entonces vuelve al principio. Nuestra actividad más básica es caminar. Realiza una caminata de media hora antes de usar la sauna para adelgazar. O lo que es mejor incorpora 5 minutos más de caminata cada día como ejercicio.
  • Con el día a día olvidamos nuestros músculos y articulaciones. Si no tienes tiempo para los masajes, las caminatas y los ejercicios. O si sólo estas dispuesto a usar la sauna para adelgazar, los estiramientos pueden estar hechos para ti. Antes de ir a dormir o de levantarte de la cama, dedícate unos pocos minutos.

Comienza con un estiramiento de todo el cuerpo, siente como se alarga tu talle y vuelve a la posición inicial. Luego ve prestando atención a cada parte del cuerpo, estirando con fuerza. Los dedos de los pies, los tobillos, las pantorrillas, las rodillas, el abdomen y espalda hasta la cabeza. Relájate y estírate al menos una vez al día.

Frutas, bebidas y macedonias aliadas de la sauna para adelgazar

Cuando se usa la sauna para adelgazar, se incrementa el calor corporal y la excreción de líquidos. Por ello es conveniente y hasta necesario incrementar el consumo cotidiano de bebidas. Pero no cualquier bebida es buena para potenciar los efectos de la sauna, las mejores son las macedonias de frutas y zumos. Siempre has de preferirlos sin azúcar o endulzantes artificiales, si tu debilidad es lo dulce usa la miel pura de abejas.

Prepara tu cuerpo antes de usar la sauna para adelgazar, con un zumo de fruta de agua. La sandía, el melón, el kiwi, el níspero, el pomelo y el limón son ideales para tomar en cualquier forma. Consume el zumo de un limón en cada macedonia de frutas y toma al menos 4 zumos o bebidas al día. Una en ayunas y una con cada comida. También el té verde es un excelente estimulante y puedes agregarle siempre el zumo de un limón.

Otra de las bebidas fundamentales para adelgazar usando la sauna son las leches vegetales. Con base en agua de avena. Las semillas de lino, el sésamo y las almendras resultan efectivos, deben ser considerados al momento de usar la sauna para adelgazar.

Una buena rutina de bebidas consiste en:

  • Zumo de limón en ayunas.
  • Smoothie de sandía, pepino y limón con el desayuno.
  • Té verde en la merienda.
  • Smoothie de pomelo, nabo, calabacín y limón con el almuerzo.
  • Un vaso de leche vegetal antes de cada comida.
  • Smoothie de níspero o kiwi con limón en la cena.

Para aprender a preparar las leches vegetales, basta remojar una cucharada de cada semilla más una de copos naturales de avena. Licuar hasta que las semillas se mezclen de forma homogénea en el agua y adquiera consistencia blancuzca. Luego, colar y agregar 1 litro de agua.

¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 90,91% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.